BIENVENIDOS

¿Es la primera vez que visita nuestro blog? Entonces ¡Sea usted muy bienvenido! Este es un blog netamente religioso, dónde publicamos todas las actividades de Nuestra Sociedad Religiosa y algunas noticias de la Iglesia en general.

Is it this the first time visiting our blog? You are very Welcome! This is a religious blog in where we publish all our Religious Society activities and some news from the Church in general.

lunes, 5 de enero de 2009

EL EVANGELIO DE NUESTRA SALVACIÓN

El conocimiento, estima y amor al Evangelio son notas distintivas de los verdaderos discípulos de Jesucristo. Pero ¿qué es el Evangelio?... 1- "El Evangelio del reino de Dios", "el Evangelio de Dios", o simplemente "el Evangelio", no es otra cosa que el mensaje de la salvación anunciado a los hombres por Jesucristo.El término, de origen griego, significa buena nueva. Y ¿qué noticia mejor, qué mensaje más alegre podría traerse a los hombres, perdidos por el pecado, que el de su salvación en virtud de la llegada del reino de Dios? Por eso es el Evangelio de nuestra salvación (Ef 1,13). Y también el Evangelio del reino (Mt 4,23).El profeta anunciaba con gozo: "¡Qué hermosos son sobre las montañas los pies del mensajero que anuncia la paz, que trae buenas nuevas, que anuncia salvación. El ángel dijo a los pastores de Belén: "No temáis, porque os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy en la ciudad de David un Salvador, que es el Cristo Señor" (Lc 2,10-11).2- El Evangelio de Dios y de su reino es también el Evangelio de Ntro. Sr. Jesucristo. Y esto no ya tanto porque El lo trajo al mundo por encargo de su Padre, sino porqué la salvación que se nos anuncia es en realidad el mismo Jesucristo, "muerto por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación" (Rom 4,25).El contenido del Evangelio es Jesucristo. Creer en el Evangelio es creer en Jesucristo, aceptar el Evangelio es aceptar a Jesucristo. San Pablo cundo nos habla del Evangelio, de hecho nos está hablando del misterio de Cristo. Tiene conciencia de haber sido elegido, llamado y enviado para anunciarlo a los gentiles (Rom 1,1 Ef 3,1-8).3- En sus escritos, los evangelistas nos refieren los comienzos de la predicación del Evangelio como hecho histórico cierto que tuvo realidad a continuación de la predicación de San Juan Bautista (Mt 4,12-25; Mc 1,14-15; Lc 4,14-15).El primer heraldo del mensaje de la salvación ha sido Jesucristo, el cual asoció a su empresa evangelizadora a sus apóstoles (Mt 10,1-10; Lc 9,1-2). Al dejarlos definitivamente, les dio este encargo: "Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará" (Mc 16, 15-16).La Iglesia recibió de los Apóstoles este mandato de Cristo: "De aquí que haga suyas las palabras del Apóstol: '¡Ay de mí si no evangelizo!' (1 Cor 8,16). Por lo que se ocupa incansablemente de enviar evangelizadores hasta que queden plenamente establecidas nuevas comunidades católicas y éstas continúen su obra de evangelización.Por todo esto, los católicos fieles debemos tener siempre muy presente en nuestro accionar, la invitación de nuestro amado Redentor Jesucristo: "Arrepentíos y creed en el Evangelio" (Mc 1,15). No basta, no, con oír el Evangelio; hay que vivirlo(Mt 7,24-27; Lc 8,9-15). El hombre, si quiere alcanzar la salvación, ha de obedecer al Evangelio (Rom 10,16; 2 Tes 1,8; 3,14). En una palabra, vivir cristianamente es "andar de una manera digna del Evangelio de Cristo" (Flp 1,27).

No hay comentarios:

Publicar un comentario