BIENVENIDOS

¿Es la primera vez que visita nuestro blog? Entonces ¡Sea usted muy bienvenido! Este es un blog netamente religioso, dónde publicamos todas las actividades de Nuestra Sociedad Religiosa y algunas noticias de la Iglesia en general.

Is it this the first time visiting our blog? You are very Welcome! This is a religious blog in where we publish all our Religious Society activities and some news from the Church in general.

lunes, 16 de febrero de 2009

NO SE PUEDE AMAR LO QUE NO SE CONOCE

El axioma es siempre válido ¿Cómo se puede amar la Verdad Católica, el Magisterio perenne de los Santos Padres, el Magisterio inmutable de la Iglesia, si no se los ha conocido primero? ¿Cómo se ha de iniciar una cruzada sin saber por qué se lucha? ¿Cómo se ha de aceptar el martirio, sin saber por qué se muere?
Las palabras de los Santos Padres, de los Papas legítimos, de los estudiosos y de los místicos ya no resuenan en nuestros oídos. Pero sobreviven en los libros. Y desde allí siguen siendo fuente de vida y de conocimiento.
Muy pocos editores y libreros han elegido su campo de batalla. Contra la nueva barbarie que nos amenaza, emerge un nuevo aspecto de la Cruzada: la difusión del libro católico, la transmisión de las nuevas generaciones de ese depósito inconmensurable creado por el intelecto del hombre, iluminado por la fe divina y sometido a su único Señor y Rey, Jesucristo.
Recomendamos, pues, el estudio y también la colaboración con aquellos que, silenciosamente, libran su combate, que es también el nuestro.

sábado, 14 de febrero de 2009

CRÓNICAS DE UN BAUTISMO

El pasado Sábado 24 de Enero en la ciudad de Junín Pcia. de Bs.As., recibió las aguas regeneradoras del Santo Bautismo el niño Andrés Murgia, hijo del Matrimonio integrado por Manuel Ignacio Murgia y María Paula Dani, ellos fieles, amigos y benefactores de nuestra Soc. Religiosa. El Sacramento fue administrado por el Padre Mauricio María y se realizó en las instalaciones del sindicato de la salud sito a las afueras de Junín; fungieron como padrinos el Sr. Esteban Acosta y la Sra. María Julieta Cuadrado.
Durante la ceremonia, el P. Mauricio nos exhorto a vivir plenamente nuestra dignidad de cristianos y no dejarnos engañar por un mundo que combate contra Dios y las buenas costumbres por medio del naturalismo religioso que niega el pecado original y todo otro pecado haciéndonos creer que el hombre nace bueno, pero que es la sociedad quien lo corrompe (como si la sociedad estuviese formada por ángeles); finalizada la ceremonia se compartió un rico “lunch” entre amigos y familiares de Manuel y María Paula.

Las de siguientes son algunas fotos tomadas durante la ceremonia:











lunes, 2 de febrero de 2009

LA COBARDÍA DE LOS BUENOS FOMENTA LA AUDACIA DE LOS MALOS

A lo largo de los siglos, la Santa Iglesia Católica enseñó cuan imperioso es para los cristianos el deber de combatir con altivez la inmoralidad y la impiedad y como yerran los que, bajo la apariencia de una falsa prudencia, se niegan a hacerlo.
Santo Tomás de Aquino enseña: “que no se opone a la virtud de la Paciencia el rebelarse cuando es necesario contra quién practica el mal, una vez que, como dice San Juan Crisóstomo al comentar el texto: Aléjate de Mí, Satanás” de que nos habla el Evangelio de San Mateo cuando nos dice: Soportar pacientemente las injuria proferidas contra nosotros es digno de alabanza, pero soportar pacientemente las injurias contra Dios, sería el colmo de la impiedad” (Suma Teológica, 2-2, q.136, a4 in BAC, pág 847).


El Papa León XIII decía que: “Cuando la necesidad lo exige, la defensa de la Fe no es obligación exclusiva de los que mandan, sino también como dice Santo Tomás, todos y cada uno están obligados a manifestar públicamente su Fe, sea para instruir y confirmar a los demás fieles, sea para reprimir la audacia de los infieles. Apartarse frente al enemigo o callar cuando por todas partes se levanta un incesante clamor para oprimir la Verdad, es actitud propia de hombres cobardes o de hombres inseguros de la verdad que profesan. En ambos casos esta conducta es en sí misma vergonzosa y además de lo más injuriosa para con Dios. La cobardía y la duda son contrarias a la salvación del individuo y a la seguridad del bien común, y provechosa únicamente para los enemigos del Cristianismo, porque la cobardía de los buenos fomenta la audacia de los malos” (Sapientiae Christianae, 10-1-1890).