Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

jueves, 15 de septiembre de 2011

FALSOS OBISPOS, NINGÚN SACERDOTE, NINGUNA MISA

P: En varios estudios publicados en el blog sursumcorda, especialmente los del R.P. Anthony Cekada ustedes señalan que el nuevo rito de consagración episcopal es inválido ¿Qué consecuencias trae eso?.


R: Si el rito de consagración es inválido (como bien señala el R. P. Anthony Cekada), los “obispos consagrados” no son verdaderos obispos. Al no ser verdaderos obispos, estos no pueden ni ordenar sacerdotes validamente, ni tampoco consagrar obispos nuevos.


P: ¿Quiere decir que en la Iglesia Conciliar ya no hay sacerdotes?


R: Si, aquellos que fueron ordenados por obispos consagrados antes del Pontifical de Pablo VI y aquellos sacerdotes que son consagrados por obispos válidos siguiendo el ritual tradicional son verdaderos sacerdotes católicos.


P: Si no hay verdaderos sacerdotes ¿Hay Misa válida?


R: No, porque el ministro de la eucaristía es un sacerdote validamente ordenado, y a él solo lo puede ordenar un obispo con ordenes válidas. Como los obispos consagrados desde fines de la década del ’60 hacia aquí no fueron realmente consagrados, estos no han ordenado verdaderos sacerdotes, por consiguiente, estos no tienen el sacramento del orden.


P: ¿Y que pasa con los que fueron ordenados, dentro de la Iglesia Conciliar, por estos “nuevos obispos”?


R: No son más que simples laicos disfrazados, al igual que los “sacerdotes” anglicanos.


P: ¿Y los sacerdotes de ordenes o sociedades "tradicionalistas" reconocidas por el actual Vaticano?


R: En su mayoría no son verdaderos sacerdotes, porque son ordenados por falsos obispos de la Iglesia Conciliar ó Modernista... aún cuando estos sigan el ritual tradicional, al no ser los obispos verdaderos obispos, no pueden transmitir el Espíritu Santo. Estos “sacerdotes” son similares a los pastores anglicanos de la Iglesia Alta, de culto anglo-católico, pero que no tienen verdaderas órdenes. Sin embargo,, algunas sociedades tradicionalistas solicitan a obispos con sucesión apostólica válida, como es el "cardenal" de la Iglesia Conciliar Castrillon-Hoyos o a Monseñor Rifan (consagrado por los obispos de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X) que les ordenen a sus sacerdotes. Pero son una minoría.


P: ¿Que pasa entonces con las Misas tridentinas dadas por estas sociedades y comunidades religiosas?
R: Lo más probable es que sean inválidas. como dice el Padre Cekada, los laicos solo reciben pan.


P: Los fieles ¿qué opción tenemos?


R: Asistir a misas válidas, otorgadas por sacerdotes válidos. Gracias a Dios hay muchos, están tanto los sacerdotes de la FSSPX, como los sacerdotes "Sedevacantistas" ó Independientes que dan la Misa Verdadera y forman parte de la Resistencia Católica.


Visto en nuestro Blog amigo: http://sursumcordablog.blogspot.com/

10 comentarios:

  1. Así es, de tal manera han alterado los ritos despues del Vaticano segundo que ha logrado invalidar los sacramentos y las consagraciones de obispos; al demonio no le interesa tanto el latin, ni los oramentos y el incienso, lo que él repudia es la consagración del pan y del vino en presencia real de Jesucristo para ser alimento de las almas, es por eso que los neuvos curas por mas que celebren la misa tradicional, al no ser curas válidos no consagran nada.
    Marcelo

    ResponderEliminar
  2. Ayer, jueves 15 de septiembre, la ciudad de Salta vivió la renovación del Pacto de Fidelidad del Pueblo de Dios hacia el Señor y la Virgen del Milagro, que contó con la participación del arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello, y el gobernador provincial Juan Manuel Urtubey. Unas 650.000 personas participaron de la procesión y del pacto de fidelidad, durante el que monseñor Cargnello dio un mensaje. “En el corazón de una sociedad que le tiene miedo a la vida y pretende limitarla de tantas maneras, nuestra Iglesia particular experimenta el llamado a salir de nosotros mismos y a anunciar el valor de la vida en todas sus etapas”, señaló el prelado.

    ResponderEliminar
  3. La Fraternidad Sacerdotal San Pío X –que reúne a los seguidores de Lefebvre- debe aceptar unas condiciones mínimas que aseguren su fidelidad al Magisterio para volver a la comunión de la Iglesia Católica, informó la Sala de Prensa de la Santa Sede en un comunicado oficial, en el que explica que el grupo recibió un documento llamado Preámbulo doctrinal con estas exigencias. El vocero vaticano, P. Federico Lombardi, explicó que si acepta las condiciones expuestas en dicho Preámbulo doctrinal, el status jurídico de la Fraternidad podría ser el de Prelatura personal, una jurisdicción eclesial sin límites geográficos para iniciativas pastorales.

    ResponderEliminar
  4. Si con el vaticano segundo no hay obispos,sacerdotes ni misa valida,entonces porque los tradicionalistas lefebristas y no lefebristas se ponen bien la sotana,se dejan de joder y salen a misionar por toda la argentina que tan carente de fe esta.Clemente.

    ResponderEliminar
  5. We have much confusion in the minds of many in the Church today. The reality is that no such organization as a "sect of Vatican II" exists, just as certainly as no such group called "traditionalist" exists. What we have is simple: good Catholics, and bad Catholics, or more correctly "dead" Catholics in the sense that sin cuts our relationship off from grace etc. Any Catholic, be they a self-described "traditionalist" or a "modernist" who is in the state of grievous sin, is a dead Catholic.

    Most "Catholic" bishops, priests, religious today are in fact such "dead" Catholics. They are cut off from the means of sanctifying grace, and this, because they (mostly) no longer have the true and valid Sacraments which are the means of that grace. Secondly, even if some in the "Novus Ordo" manage to have valid Sacraments through a validly ordained older priest, their state of personal sin comes into question, especially when so many deny de fide doctrine. What a terrible nightmare heresy, or even being tainted with here, is!

    With those who belong to the infiltration into the Mystical Body (the disease of Modernism: the Novus Ordo Missae, the new rites etc), for all the "cleaning up" they attempt to make the Novus Ordo "look & sound better" -the fact is, because they adhere to doctrinal errors against the faith (against the Mass also), we can have absolutly nothing to do with them, nor should we. We can only pray that God would bless the efforts of those who stand for Catholic doctrine & Sacraments, that our good works and efforts will incease, and pray that the "Novus Ordo" disease die on the vine.

    This is the great problem today,the great error
    we see the SSPX guilty of: if they truly believe in the position taken by Archbishop Lefebvre, they could not possibly continue to "dialogue" with modernist Rome. The modernists, as I said, are dead Catholics, confused, demented (lunatics through heresy?) and so forth. Do they really think they can treat these mental patients and cure them of heresy? After all, mental illness is mostly not recognized first, by the patient who has it! So SSPX thinks they will convince Rome that they are mentally ill as regards the faith? Is that what they are even attempting to do?

    Sadly, the "traditionalists" are most bitter and divided. Most of the "Sede Vacante" bishops could not get along together in the same room for a cup of Coffee (maybe they should have a beer?) let alone cooperate among each other. And these poor men honestly think they can do anything for Our Lord and His Church? Are the "works" of the "Sede Vacante" bishops even of the Catholic Church, or do they just represent so many sad personalities? Division, bitter words, dissension...these are the mark of good bishops and priests of Jesus Christ?

    Let the real Catholics start standing up and understand that we can do nothing about Rome, nor could we ever think to engage in any foolish dialogue with any heretically deranged Churchmen. We can only pray for them, pray that they wake up and come to their senses someday, while the good God might still grant them time for that. But for us, for whatever positions we take to defend the faith (keeping intact the doctrine first and always) we should continue to build up the Church, nourish the Catholic faithful who come to us for the true Mass and true Sacraments. That's important, the only important thing: the faith, the morals, doctrine and liturgy. We can do nothing about the rest, unless one wishes to be a funny type of anti-pope.

    Maybe some who read this wonderful site of the Society of St. Louis might be willing to encourage priests to join together for a yearly meeting for prayer, study, reflection and the support of our brother priests (and bishops).
    with prayers,
    Fr. Brown
    Our Lady of the Holy Rosary Chapel

    ResponderEliminar
  6. No hay obispos, no hay sacerdotes, no hay misa; en definitiva no hay Iglesia... salvo uds claro, los cuatro gatos locos que se dieron cuenta de todo y tienen comunicacion directa con el Espiritu Santo.
    Por ende las Promesas de Cristo a Pedro y sus sucesores fueron mentiras y cada cual esta en su derecho de hacer su "iglesita" propia, fuera de la cual no hay salvacion...
    ¡¡por favor!! dejen de delirar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú deja de delirar, no entiendes bien lo de la promesa de Cristo, ni la situación actual de apostasía http://wwwmileschristi.blogspot.mx/2013/12/la-madre-iglesia-es-una-santa-catolica.html

      Eliminar
  7. Considero que la crisis que golpea a la Iglesia es mucho más grave que el
    cuestionamiento de sus principios jerárquicos. Sabemos que, por promesa divina, la
    Iglesia se mantendrá hasta la Parusía. Lo que no sabemos, y no está prometido, es
    cómo permanecerá o en qué estado perseverarán sus miembros. En realidad,
    tenemos palabras proféticas que nos habla de sólo un “pequeño rebaño” o
    interrogantes acerca de si el Señor, en su segunda venida, encontrará fe sobre la
    tierra.
    Considero que es necesario analizar con madurez la crítica situación que
    atraviesa la Iglesia en la actualidad, evitando los extremismos integristas pero también
    las “episcopolatrías” o “papolatrías” ingenuas. Simplemente llamaré la atención sobre
    un aspecto, a mi entender el más importante, de la crisis.
    Hoy nos encontramos con lo que podemos llamar una “iglesia lenificada”,
    convertida en muchos casos en una ONG y, por cierto, la más poderosa de ellas en
    cuanto a la cantidad de miembros y de recursos que maneja. Uno de los síntomas más
    evidentes de tal situación es el lenguaje eclesial contemporáneo. Gran parte de los
    obispos utilizan de un modo casi exclusivo un lenguaje sociológico. Hoy ya no hablan
    de lo sobrenatural y de eternidad, sino que sus prédicas consisten en anunciar los
    perdidos paraísos terrenales.
    (CONTINÚA)

    ResponderEliminar
  8. Y así, discurren en interminables críticas sociales, en continuos llamados de
    atención hacia los pobres, en organización de campañas solidarias, y en otras muchas
    actividades terrenales, buscando construir la sociedad perfecta. Pero no se escucha
    hablar del cielo -única ciudad perfecta posible-, ni del infierno, ni de la de eternidad.
    En muchas ocasiones, su rol silencioso en este mundo agotado en la nueva
    temporalidad se reduce a constituirse en una sucursal de las Naciones Unidas
    encargada de ordenar éticamente la temporalidad y, por tanto, es la abanderada de la
    no-violencia, de los derechos humanos, del encuentro fraternal y del diálogo.
    Vale la pena detenerse a analizar un poco más la profundidad de este cambio.
    En el anuncio existe un término a quo, quien anuncia, y un término ad quem, quien es
    anunciado. Dios que anuncia, y el hombre que se deja anunciar por Dios. Dios que
    desciende al hombre y lo diviniza. Dios que se hace hombre para hacer al hombre
    semejante a Dios. El diálogo en cambio, implica dos términos iguales, donde el
    principio de la acción es compartido. Entonces, no es ya Dios que desciende al
    hombre por medio de la Iglesia y lo diviniza, sino el hombre que asciende a Dios para
    ser divinizado. La acción pertenece al hombre, quien pasa de la actitud pasiva y
    contemplativa de ser divinizado, a la actitud activa de divinizarse.
    14
    Y de este modo, entonces, el lenguaje apropiado para este diálogo continuo
    con el mundo es el de la sociología, pues el mundo ya no comprende o no acepta el
    lenguaje que habla de lo sobrenatural o que habla de eternidad.
    En definitiva, la perspectiva que la Iglesia católica desarrolló en las últimas
    décadas indica que, si no se producen los ajustes necesarios, terminará por disolverse
    en los ámbitos organizacionales propios de la temporalidad y, de ese modo, la
    predicción del dossier que comentamos se cumpliría cabalmente.
    Lejos de poseer pretensiones proféticas, esta contribución procura
    simplemente llamar la atención y leer con inteligencia cristiana algunos
    acontecimientos del mundo contemporáneo. No está en nosotros afirmar si el katejon
    ha sido ya retirado, si los tiempos de la gran tribulación están próximos, si vivimos en
    el kairós de la manifestación del Inicuo. Sí está en nosotros, en cambio, estar atentos
    a los signos de los tiempos, leer dentro de la realidad y prepararnos para los
    acontecimientos futuros. Actuar de otro modo no sería inteligente e, incluso, no sería
    evangélico.
    EL APOKALEPTA

    ResponderEliminar
  9. Pero ¿por qué Darío Castrillón-Hoyos? Si fue consagrado en 1971 ¿qué no lo fue con el nuevo rito inválido?

    ResponderEliminar