Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

miércoles, 12 de octubre de 2011

LA SEÑAL DE LA SANTA CRUZ

Para iniciarnos en la Fe Católica es preciso saber como persignarse, ya que la señal de la Cruz es un testimonio visible de nuestra Fe, y una consagración a la Santisima Trinidad.
En la Iglesia Católica la señal de la cruz ha sido un uso distintivo de los Cristianos creyentes en las Tres Divinas Personas en Dios y del Bautismo.
Forma de hacerlo
En la Iglesia Latina o Romana suele colocarse los dedos de diferente forma para hacer la señal de la cruz. Por ejemplo, los latinos empleamos la mano derecha, colocando los dedos índice doblado detrás del pulgar, para formar una cruz. Y los tres dedos restantes se dejan extendidos y juntos, los cuales representan a la Santísima Trinidad a la cual adoramos y encomendamos nuestras vidas.
Al iniciar con la señal de la cruz, empezamos en la frente que significa santificar nuestra mente, y que seamos preservados de los malos pensamientos. Inmediatamente en la boca, para que todo lo que salga de nuestra boca sea para la Gloria de Dios, y seamos preservados de maldecir al prójimo. Luego sigue el Pecho, que es para santificar nuestros sentimientos interiores, nuestro corazón y seamos preservados de guardar odios y rencores.Después Hombro, derecho, y después al Izquierdo, para santificar nuestras formas corporales, y Cristo sea el camino que nos guié en los cuatro puntos cardinales de nuestras vidas.
UNA TRADICIÓN INMEMORIAL
La Señal de la Cruz es una práctica de todos los cristianos, desde los primeros siglos tanto en Occidente como en el Oriente. Esta manera antiquísima en el seno de la Iglesia Católica expresa de manera simple y lógica la doctrina trinitaria, puesto que el cristiano cuando pone sus dedos en la frente al pecho, lo hace diciendo en nombre del Padre, cuando se dirige al hombro derecho, "del Hijo", y al hombro izquierdo "del Espiritu Santo". La vida de un cristiano siempre debe estar marcada por la señal o el signo de la cruz. Los primeros cristianos se bautizaban persignándose. De hecho, el Santo Apóstol Juan antes de su muerte dibujó una cruz sobre su cabeza con la mano. En las actas de San Afri se relata que cierta vez un pagano le dijo a San Narquis y a su diácono: "Sé que son cristianos ya que con frecuencia signan su frente con la cruz. "Era de esta manera que de una forma externa transmitían su fe en la salvación obtenida gracias a la muerte de Jesucristo en la cruz. Ya en tiempos de los apóstoles se comenzaba todo acto con la señal de la cruz. Al entrar al templo, los cristianos se persignaban. Hacían lo mismo al comenzar y al finalizar las oraciones. El sacerdote se persignaba al comenzar el sermón. Con la señal de la cruz se comenzaba cualquier oficio de la Iglesia: la bendición, la santificación, etc. Tertuliano en el año 250 DC., escribe que los cristianos se persignaban durante todas sus ocupaciones.

7 comentarios:

  1. est si que nunca l habia ni leido ni explicado los tres dedos extendids representan la Sta Trinidad , gracias todos los dias se aprende algo nuevo .Maria del Carmen

    ResponderEliminar
  2. INTERESANTE RESEÑA SOBRE LA SEÑAL DE LA CRUZ, YO HE VISTO TAMBIEN EN LAS IGLESIAS ORTODOXAS QUE SE HACEN COMO TRES VECES LA SEÑAL DE LA CRUZ Y SINO ME EQUIVOCO LA HACEN AL REVÉS DE COMO LA HACEMOS LOS CATOLICOS.
    ME GUSTA ESTE BLOG PORQUE TRAEN DIVERSOS TEMAS Y NO SE QUEDAN CON SER SOLO UN SANTORAL COMO LA MÚCHOS BLOG TRADICIONALISTAS, SE VE QUE TIENEN POCA IMAGINACIÓN.
    HUGO

    ResponderEliminar
  3. SOBRE LA FORMA DE PERSIGNARSE DE LOS ORTODOXOS, ES LA SIGUIENTE: LOS DEDOS INDICE Y MEDIO DE LA MANO DERECHA SE UNEN AL PULGAR, FORMANDO ASI LA TRINIDAD. LUEGO LOS DEDOS ANULAR Y MEÑIQUE SE QUEDAN DOBLADOS HACIA LA PALMA, SIGNIFICANDO LAS 2 NATURALEZAS DE CRISTO: DIVINA Y HUMANA, Y QUE DEL CIELO BAJÓ A LA TIERRA. Y NOS PERSIGNAMOS 3 VECES PRECISAMENTE POR LA TRINIDAD. POR ULTIMO, SE PONE LA MANO PRIMERAMENTE EN EL LADO DERECHO DEL PECHO, SIGNIFICANDO QUE CON LA MANO DERECHA SE LANZAN LAS ACUSACIONES A LOS PECADORES Y DELINCUENTES, Y ENTONCES PEDIMOS A DIOS QUE CUANDO CON SU MANO DERECHA NOS VAYA A ACUSAR EN EL TRIBUNAL FINAL, SIENTA MISERICORDIA DE NOSOTROS Y NOS JUZGUE CON EL AMOR DE SU CORAZÓN. POR ESO PRIMERO SE COLOCA LA MANO EN EL LADO DERECHO Y LUEGO EN EL IZQUIERDO DEL PECHO.

    ATTE.
    EL ORTODOXO

    ResponderEliminar
  4. Así es María del Carmen, uno no termina nunca de entender -por lo menos en esta vida- los misterios insondables de Dios y las riquezas de Cristianismo.
    Hugo es verdad lo que dices, en el internet hay muchos blog muy elaborados y pensados (aparte de este je-je), búscalos que valen la pena.
    Ortodoxo, muchas gracias por tu aporte, quiera Dios que un día estemos todos unidos bajo un solo Pastor.
    P.Mauricio

    ResponderEliminar
  5. Para avivar nuestra devoción y recordarnos que el Sacrificio de la Misa es el mismo que por nosotros ofreció Jesús en el Calvario.
    *
    Desde el principio hasta el Evangelio hace cinco cruces. Parte superior de la Cruz.
    Desde el Evangelio al Ofertorio hace otras cinco. Parte izquierda del travesaño.
    Del Ofertorio al Sanctus, otras cinco. Parte derecha del travesaño.
    Del Sanctus a la Consagración, inclusive, hace diez cruces. Parte inferior de la Cruz.
    De la Consagración a la Comunión, hace el Sacerdote veintidós cruces.
    De la Comunión hasta el fin, hace cinco. Son las que se señalan en la parte inferior.
    Las Misas sin Gloria ni Credo tienen dos cruces menos. Las de Requiem cuatro menos.
    Las Misas solemnes tienen en conjunto doce cruces más.
    Las cruces de la Misa rezada con Gloria y Credo son cincuenta y dos, como el número de domingos que suele tener el año.
    Tengamos viva fe en el Sacrificio de la Cruz, que se renueva de una manera mística, pero real, en el santo Sacrificio de la Misa.

    ResponderEliminar
  6. MUY BUENA TODAS LAS EXPLICACIONES FANTASTICO Y MUY DIDACTICO

    ResponderEliminar
  7. "Cuando haces el signo de la Cruz con Fe y amor, con cuidado y respeto, los demonios huyen, ya que ven la espada con la que fueron heridos y derrotados (San Juan Crisóstomo)."

    ResponderEliminar