Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

lunes, 31 de octubre de 2011

UNA DOSIS DE ANTI-CLERICALISMO EN ARGENTINA ES BUENO PARA LA SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL

Por el Padre Leonardo Castellani S.J.

En la Argentina no hemos tenido pastores santos, si se exceptúa el bondadoso y un poco corto Mamerto Esquiú. Hemos tenido en cambio pastores malnacidos, pastores cobardes, pastores avarientos, pastores iletrados, pastores simoníacos, pastores embusteros, pastores calumniadores, pastores concubinarios; y los peor de todo, pastores villanos, estúpidos o idiotas. Yo lo pongo en tiempo pasado, S.E. es muy posible que pueda conjugar el tiempo, si, como creo, no pertenece a ninguna de esas categorías. El diablo conoce muy bien aquello de “heriré al pastor y se dispersarán las ovejas” . En nuestro país ha hecho una obra fina; y a consecuencia de ella, la Iglesia Argentina es un montón de ruinas, donde se esconden no pocos bichos, algunos venenosos.
Carta al nuncio Zanin (1954)

6 comentarios:

  1. Se ve que el mal viene desde lejos, yo creía que era cosa del vaticano segundo con los lagunas, bergoglios y demás mamarrachos.
    El Observador

    ResponderEliminar
  2. Sabias palabras del p.castellani, cuantas veces nos da ganas de decir de que el 90% de los curas son unos hijo de p... pero no nos animammos, bueno aqui lo dijo este que era un cura ja-ja.
    Juan Carlos

    ResponderEliminar
  3. UN CAPO EL PADRE CASTELLANI, CUANTAS VERDADES EN POCAS PALABRAS, TAMBIÉN LE PEGA ESTO ALOS CURAS "TRADICIONALISTA" Y NO LES VENDRÍA MAL LEER "CRISTO Y LOS FARISEOS"
    GERMÁN

    ResponderEliminar
  4. Castellani sabía de lo que hablaba, no parece hijo de san Ignacio ni del farisaico clero argentino, a este sí que no le daban letra...
    Mariela Gomez

    ResponderEliminar
  5. El Padre Castellani olvida al Cura BROCHERO COONVIRTIO ALOS GAUCHOS DE LAS SIERRAS CORDOBESAS

    ResponderEliminar
  6. Puede ser que no lo nombra porque era jesuita como él, pero en uno de sus libros tiene algo del cura Brochero, tambien aquí en el blog hemos publicado algo; en relidad debería haber nombrado a Brochero antes que Esquiú.
    Castellani fue un buen cura lo único malo es haber pertenecido a una Sociedad que tanto daño ha hecho a la Iglesia, en fin, no se puede ser perfecto en todo.
    P.Mauricio

    ResponderEliminar