Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

domingo, 27 de marzo de 2011

25 DE MARZO SOLEMNIDAD DE LA ANUNCIACIÓN





El pasado Viernes 25 de Marzo, la Sta. Iglesia conmemoró la solemnidad de la Anunciación de la Santísima Virgen María, en dónde se recuerda el acontecimiento más importante de la historia: la Encarnación del Hijo de Dios en las entrañas virginales de María.


El ángel Gabriel bajó en medio de una luz celeste. La luz envolvió a la Virgen, el ángel tenía un vestido luminoso que no puedo compararlo a nada parecido sobre la tierra. Cuando ella vio la luz que brotaba de su cuerpo, se puso de pie presa de temor. Pero al ver al ángel reconoció en su rostro el reflejo de su castidad.Ella seguía de pie en una actitud de modestia, oyéndolo atenta con todos sus sentidos. El Ángel la saludó y le anunció la voluntad de Dios, sus palabras complacieron a María, llenaron y abrasaron su alma, sin embargo su pudor virginal y su amor a Dios la empujaron a pedirle una explicación.Cuando la tuvo, se dio con toda la bondad de su corazón y se arrodilló diciendo: Yo soy la sierva de Dios que se haga en mí según Su palabra. Entonces la Trinidad toda entera con la potencia de la Divinidad, la voluntad de la Humanidad y la nobleza del Espíritu Santo penetró todo su cuerpo virginal. Beata Matilde de Magdebourg (†1282)


Las que siguen son imágenes de la Primera Comunión de Clara Inés María y de Dolores María que recibieron a Jesús en la Eucaristía`por primera vez el pasado Viernes 25.






viernes, 11 de marzo de 2011

TRADICIONAL HIMNO DE CUARESMA

Escúchanos Señor y ten misericordia de nosotros, porque hemos pecado contra Tí. Este es un hermoso himno gregoriano en Latín, que deseamos compartirlo con ustedes para meditar en este tiempo penitencial.

domingo, 6 de marzo de 2011

PORQUÉ JUAN PABLO II NO PUEDE SER PROCLAMADO BEATO

Resulta que siete obispos ucranianos un poco díscolos y otro poco pasados de vuelta, que hace poco más de un año conformaron la iglesia católica greco-ortodoxa ucraniana, le han dirigido una carta al Santo Padre exponiendo una serie de razones por las cuales Juan Pablo II no puede ser proclamado beato.