Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

viernes, 28 de diciembre de 2012

GUARDAOS DE FALSAS PROFECÍAS PORQUE ASÍ SERÁ EL DÍA DEL SEÑOR

Y PENSAR QUE HACE YA UN AÑO ESCRIBÍAMOS: Como el mundo no se terminará en este 2012, como unos estúpidos hacen creer a otros más estúpidos que ellos, trate usted de ser mejor cristiano porque el Día del Señor vendrá como ladrón en la noche sin que nos de tiempo a nada y es mejor que nos tome preparaditos.

6 comentarios:

  1. ....que difisil se me hace en la parte que dice seran separados madre de hijos, hermano de hermano, etc. Pido a Maria Santa y al Espiritu Santo.....Fortaleza en esta vida de superar ese sentimiento y seguir en el Camino de DIOS!!!!
    Carla

    ResponderEliminar
  2. Carla se hace difícil si lo vemos con ojos humanos, pero cuando seámos seres espirituales vamos a superar todo eso, es algo así como que tu no dejarías tus hijos (si es que tienes) para volver con la muñeca que tanto amabas cuando tenías seis añitos...
    P.Mauricio

    ResponderEliminar
  3. Si Padre ya lo se......pero el sentimiento que me invade ahora.....es doloroso. Pero tengo que ser fuerte, aunque sea el 1% de lo que fue Maria Santa al lado de SU HIJO en la cruz!!!

    ResponderEliminar
  4. Así es, hay que pedir a Dios que nos aumente cada día más el amor hacia Él.

    ResponderEliminar
  5. Excelente video, la biblia es bien clara para los que desean aprender sobre los acontecimientos finales, nosé como muchos confían en los falsos profetas de calamnidades.
    Mariela Gomez

    ResponderEliminar
  6. Al inicio de cada año, nos encontramos para felicitarnos unos a otros diciendo: «¡Próspero año nuevo!», y muchas veces pasa el año sin sentir novedad alguna, pues se parece en todo a los anteriores: tuvimos momentos tanto de alegría como de tristeza; de hambre, y comimos; había algunos ricos y otros pobres; unos murieron y otros nacieron. Y sacamos la conclusión de que «nada nuevo hay bajo el sol» (Ecl 1:9).

    Entre tanto, leemos lo que san Pablo escribe a los corintios: «Todas las cosas son hechas nuevas» (2Cor 5:17). El Señor mismo nos dice en el Libro del Apocalipsis: «He aquí, yo hago nuevas todas las cosas» (Ap 21:5). ¿En que consiste esta novedad?

    Un día preguntaron a un monje acerca de cómo se protegía a sí mismo del fracaso. Él contestó que cada día, al levantarse, se decía: «Éste es mi primer día de monje.»

    Pues, la novedad no surge del ambiente exterior, ya que «nada nuevo hay bajo el sol», sino de nuestra visión hacia el mundo que nos rodea. En Cristo «todo es nuevo» porque los sentidos y las preguntas cambian:

    Sobre la felicidad: ¿cómo descanso?, se cambia por ¿para quién y con qué fin me canso?

    Sobre el dinero: ¿cómo lo aumento en la bolsa?, a ¿en qué lo estoy gastando?

    Frente a la muerte: ¿cómo alejo a este desconocido?, a ¿cómo me he preparado para enfrentar a este vencido?

    Preguntarme de tal manera no es sino el arrepentimiento, «el bautismo de las lágrimas» que me devuelve, como le hacía al mencionado monje, a mi primer día de ser cristiano, a mi bautismo donde, revestido de Cristo, me he vuelto «la nueva creación.»
    P.Jesús

    ResponderEliminar