BIENVENIDOS

¿Es la primera vez que visita nuestro blog? Entonces ¡Sea usted muy bienvenido! Este es un blog netamente religioso, dónde publicamos todas las actividades de Nuestra Sociedad Religiosa y algunas noticias de la Iglesia en general.

Is it this the first time visiting our blog? You are very Welcome! This is a religious blog in where we publish all our Religious Society activities and some news from the Church in general.

martes, 27 de agosto de 2013

DOCE NOS ORARE -Enséñanos a orar -

 «Toda apostasía en la religión tiene su origen en el abandono de la oración.»   Así escribía San Juan Berchmans. Y, consecuencia de lo que escribía, hacía su propósito :«Si hago bien mi oración, perseveraré en mi vocación. Si hago bien mi oración...: aquí está el secreto de mi perseverancia. Pero para hacer bien mi oración es preciso saber orar. Los Apóstoles habían sentido íntimamente la necesidad de hacer oración. ¡El Maestro se la había inculcado tantas veces! Y les daba constantemente ejemplo de ello. Oraba antes de hacer sus milagros. Y oraba después de ellos. Oraba en medio de las preocupaciones del día. Y se retiraba por la noche a orar en el silencio y en la soledad. Oraba siempre. Y oraba en todas partes. Y no se cansaba de repetir: Orad, orad siempre; es necesario orar y no desfallecer en la oración. Orad con constancia. Orad con confianza. Los Apóstoles se habían convencido de que era necesario orar. Y querían saber orar.

     Piden humildemente al Maestro que les enseñe.
     Yo tengo también, y mucho más que ellos, necesidad de orar.
     Yo también estoy íntimamente convencido de la necesidad de orar.
     Y yo también vengo a pedirte humildemente, Señor, que me enseñes a orar.
     Porque tengo todos los días señalado un tiempo para la oración.
     Hace ya muchos años que ese tiempo lo consagro fielmente, a pesar de las dificultades, a la oración. Pero tengo que confesar, Señor, que en tantos años no he aprendido todavía a orar.
     No sé orar. No sé aprovecharme, como es debido, de ese tiempo precioso que se me concede para la oración.
     Estoy aquí, en mi reclinatorio, arrodillado, y mi aspecto puede, quizá, parecer recogido y devoto. Mas yo bien sé, Señor, y Tú lo sabes también, que, en realidad, muchas veces no estoy allí más que con el cuerpo, mientras mi imaginación hace viajes fantásticos o, planea proyectos imposibles, o se entretiene en el recuerdo de cosas que hace ya tiempo pasaron...
     ¿Quién podrá decir, Señor, todo lo que esa «loca de la casa» hace y deshace mientras los minutos destinados a mi oración van pasando en el reloj?... Como el autor de la Imitación, tengo que decir: «Yo confieso, Señor, que acostumbro estar muchas veces distraído.»
     Esas distracciones me afligen, me atormentan, me desalientan.
     ¡Señor, enséñame a orar!
     En otras ocasiones, mientras creía dedicar a mi oración el tiempo señalado, me he encontrado con que no hacía otra cosa que estudiar un asunto que me parecía oscuro, o preparar un trabajo que traía entre manos... ¿Y el fruto de mi oración?
     Algunas veces tengo que luchar contra la pesadez de este cuerpo, soñoliento y perezoso; otras veces, el ruido de las calles llenas de movimiento en que me veo obligado a vivir; otras, las preocupaciones de mi trabajo..., y así, Señor, unas veces por una causa y otras por otra, mi oración, o, mejor dicho, el tiempo destinado a mi oración, se evapora como el humo..., y me parece que no ha dejado en mi alma ningún fruto.
     ¡Señor, enséñame a orar!
     Porque la oración me es necesaria.
     Sin ella no puedo perseverar.
     Ayuda mi debilidad. Ilumina mi entendimiento. Fortalece mi voluntad.
     Aparta de mí esas inquietudes que me perturban.
     Haz que en la soledad y en el silencio me consagre a hablar contigo, a contarte mis miserias, a hacerte participante de mis alegrías y de mis tristezas, a renovar delante de Ti mis propósitos, a pedirte por mí y por todos...
     ¡Enséñame a orar!
     Enséñame a meditar en los misterios de tu vida, en el ejemplo de tus virtudes, en tu amor para conmigo, en tus triunfos y en tus glorias... Enséñame a meditar en tu Madre Santísima María, en tus santos, en las verdades que Tú mismo nos predicaste.
     ¡Señor, enséñame a orar!

   

domingo, 25 de agosto de 2013

FESTIVIDAD DE NUESTRO SANTO PATRÓN LUIS IX REY DE FRANCIA

Queridos Fieles y Amigos en Cristo y María:
Hoy 25 de Agosto los miembros de Ntra. Soc. Religiosa estamos celebrando la Solemnidad de nuestro Sto. Patrón Luis IX Rey de Francia, también los miembros de la Tercera Orden Franciscana que lo tienen como Patrón y protector ya que San Luis fue Terciario Franciscano.
Muchas personas me han preguntado con cierto asombro del porqué nuestra Soc. Religiosa lleva el nombre de San Luis Rey de Francia, ya que les parece un poco raro, y yo solo me limito a contestarles que tres son los motivos por los cuales nuestra Soc. Lleva este nombre.
1º Porque es un Santo políticamente incorrecto, aunq
ue en gral. todos los santos lo fueron.
2º Porque es un Santo que “no vende” , sobretodo en la era de las “democracias”, las “libertades”, los “igualitarismos” y la “superación” del hombre frente a Dios.
3º Porque San Luis fue un modelo de varón  cristiano, de político católico, de esposo, de padre de familia y de apóstol de Ntro. Señor Jesucristo.
En este Domingo he deseado compartir con ustedes una pequeñísima semblanza de la vida de este hombre de Dios para que con su edificante vida podamos reavivar el amor a Dios, a la Iglesia y a la Patria.
Nace en Poissy el 25 de abril de 1214, y a los doce años, a la muerte de su padre, es coronado rey hasta 1234.
Hombre de gran talla espiritual, Luis IX, Rey de Francia, se muestra a la altura del papel que la Providencia le ha señalado, aprovechando las circunstancias históricas que le tocan vivir para llegar a ser santo. Su profunda religiosidad destaca en todo momento, apareciendo a los ojos de la Historia como un asceta que, a través del gobierno de su nación, llega a ser modelo de legisladores cristianos.
Padre de su pueblo, y sembrador de paz y de justicia, el reinado de San Luis se tiene, en lo humano, como uno de los más ejemplares y completos de la Historia. La idea de que el gobierno es ante todo un deber de servicio a los súbditos le hacía encaminar todos sus esfuerzos a conseguir la felicidad de éstos, ajustándose siempre a las normas más estrictas de la moral cristiana. Por ello, también en lo sobrenatural, su reinado es digno de admiración.
Sin duda, su madre, Doña Blanca de Castilla, influyó mucho en la formación de su personalidad. Mujer capaz y prudente, cuando a la muerte de su esposo Luis VIII, asume la regencia de Francia, no descuida la educación de su hijo. Y mientras se enfrenta enérgicamente con las dificultades del gobierno no se olvida de inculcarle los deberes propios de su futuro oficio, y ante todo va grabando en su alma el ideal de una vida al servicio de Dios. Más de una vez oirá el pequeño Luis de boca de su madre: «Hijo mío, prefiero verte muerto antes que en desgracia de Dios por el pecado mortal». El joven rey, a la sombra de su madre va creciendo en virtudes humanas y divinas.
Cuando Doña Blanca le considera con suficiente madurez para gobernar —está por cumplir los veinte años—, hace que le declaren mayor de edad. Ya rey, Luis IX no se olvida de seguir los consejos de su madre, a quien consulta siempre antes de decidir asuntos importantes.
Es por consejo de ella, que el mismo año contrae matrimonio con Margarita, la virtuosa hija de Ramón Berenguer, conde de Provenza. A partir de este momento el rey Luis no sólo es modelo de hijos, sino también de los esposos. El amor ardiente que tiene a su mujer es correspondido por ella, y Dios bendice aquella unión con el don de la fecundidad. Recordando ahora lo que antes hiciera con él su madre Doña Blanca, no descuida la educación de sus hijos, cumpliendo perfectamente los deberes de padre, a la vez que desempeña los de rey.
Hasta la muerte, San Luis halla en su esposa la comprensión y aliento necesarios para luchar sin tregua por el bien de sus vasallos. Todos los días administra justicia personalmente, atendiendo las quejas de los oprimidos y los desamparados. Busca la paz entre todos, pueblo y nobleza, y se esfuerza por desterrar la perturbación que sembraban algunos de sus nobles por ciudades y pueblos. Ello provoca la última rebelión feudal, en 1240, a la que se une Enrique III de Inglaterra. San Luis lucha contra ellos y vence a los ingleses en Saintes, en 1242, pero a la hora de dictar las condiciones de paz sigue únicamente los dictados de la misericordia.
Todos los medios a su alcance los pone al servicio del bienestar de su nación. Establece las grandes ordenanzas, promulga una ley sobre la moneda y la organización de los negocios. Erige fundaciones benéficas, como el hospital de los «Quinzevingt», para trescientos ciegos. Limita el derecho de desafío, prohíbe el duelo y lo sustituye por la prueba ante testigos y las negociaciones contradictorias, con lo cual opera una completa transformación en la jurisprudencia. Firma el tratado de Corbeil, con Jaime I el Conquistador.
En toda su actividad no olvida que el bienestar del país no será completo si a las mejoras materiales no van unidas también las sobrenaturales. Lucha denodadamente contra los blasfemos y perjuros, y lucha para que desaparezca la herejía entre los fieles, implantando para ello la Inquisición romana. Favorece a la Iglesia en la introducción de sus decretos sinodales, aunque a veces ha de intervenir contra los abusos a que se entregaban algunos eclesiásticos. Es fiel en todo momento al Romano Pontífice, y cuando hace de mediador entre Federico II y el Papa, defiende siempre a la Iglesia.
Personalmente da a su pueblo un gran ejemplo de piedad y devoción. Ama la penitencia y los sacrificios, y no ahorra cilicios, ni disciplinas. Sienta a su mesa a los pobres y desamparados, recorre hospitales y reparte limosnas. Se entrega largamente a la oración. Devoto de las sagradas reliquias, edifica en París la «Sainte Chapelle» para albergar dignamente la corona de espinas, y más adelante otras veneradas joyas.
En 1248 escucha el llamamiento de Inocencio IV, y se lanza a la reconquista de los Santos Lugares, ocupando Damieta en 1249; pero en el año siguiente cae prisionero en Mansurah, cautividad de la que finalmente puede salvarse. San Luis continúa luego, con los restos de su ejército, hacia San Juan de Acre, visitando Nazaret, el Monte Tabor y Caná, pero la muerte de su madre, en 1254, le hace emprender el regreso.
En 1270 emprende una cruzada en contra de los Musulmanes en defensa de los Santos Lugares y es víctima de la peste juntamente con muchos miembros de su ejército a quien él personalmente cuidaba, muriendo el 25 de Agosto de 1270 a los 55 años.
Es canonizado por el Papa Bonifacio VIII el 11 de Agosto de 1297.
Con esta breve semblanza deseamos rendir nuestro amor, admiración y devoción a Nuestro Santo Patron San Luis Rey de Francia, pidiendo siempre su santa protección.
Misa de esta mañana
Durante la Epístola
Durante la Reflexión Dominical
Elevación del Corpus Christi

sábado, 10 de agosto de 2013

NAGASAKI (JAPÓN) 1945


Con ocasión del aniversario de la bomba atómica sobre la ciudad de Nagasaki, en Japón, la web de la Schola Sainte Cecile trae estas fotografías, originarias de la revista Life, con la Santa Misa Pontifical al trono, celebrada en 1945 en las ruinas de la Catedral de Urakami, en Nagasaki.
Esta ciudad poseía un gran porcentaje de población católica, que había mantenido la fe desde las misiones de San Francisco Javier. La reliquia que aparece en las fotografías, es el brazo de San Francisco Javier, traído desde Roma.
El 9 de agosto de 1945 se lanzó sobre ella la segunda bomba atómica. El bombardero estadounidense "Bockscar", en busca de astilleros, en cambio encontró la fábrica de armas Mitsubishi. Sobre este objetivo dejó caer la bomba atómica Fat Man, la segunda bomba atómica en ser detonada sobre Japón y más poderosa que la de Hiroshima.








Visto en: http://www.schola-sainte-cecile.com

miércoles, 7 de agosto de 2013

EN LA FESTIVIDAD DE SAN CAYETANO (CONFESOR)

San Cayetano nació en Vicenza (Venecia) en el año 1480 en el seno de una familia noble, su padre era el Conde Gaspar de Thiene y su madre María di Porto, su padre fallece cuando sus hijos eran pequeños.
Estudió Teología y Derecho Civil y Canónico en la Universidad de Padua en 1504 y en 1506 se trasladó a Roma para realizar estudios sacerdotales, siendo nombrado secretario privado del Papa Julio II, quien muere en 1513 lo que decide a Cayetano abandonar el cargo y estudiar durante 3 años para ser sacerdote.
Funda en Roma una asociación de clérigos denominada Cofradía del Amor Divino y posteriormente regresa a Vicenza donde ingresa al oratorio de San Jerónimo para trabajar con las personas menos favorecidas, como los pobres y enfermos incurables del hospital. Lo mismo realizó en Venecia a la que se traslada en 1520, donde debido a que era un hombre de fortuna la cual compartía con los pobres, fue considerado fundador del hospital.
Debido al momento histórico que el pueblo cristiano estaba atravesando, como eran la corrupción en el seno de la Iglesia y la posterior aparición del protestantismo y la Reforma, Cayetano se dirige a Roma junto con el Obispo de Teato, Giampietro Caraffa, Bonifacio Colli y Pablo Consiglieri, con quienes funda una orden de clérigos regulares llamada la "Ordo Regularium Theatinorum" o Congregación de los Teatinos (el nombre de padres teatinos que se da a los miembros de esa congregación , viene de Chieti, la teate Marrucinorum de los latinos, uno de los episcopados de Giampietro Caraffa), que tenía como finalidad principal la renovación del clero, la predicación de la sana doctrina, el cuidado de los enfermos y la restauración del uso frecuente de los Sacramentos, siendo aprobada la creación de la orden por Clemente VII.
Luego de mucho esfuerzo y trabajo, Cayetano cae enfermo en el verano de 1547. Los médicos le aconsejan poner un colchón sobre su cama de tablas, el respondió: "Mi salvador murió en la cruz; dejadme pues, morir también sobre un madero".
Murió en Nápoles a la edad de 77 años, el domingo 7 de agosto de 1547.





lunes, 5 de agosto de 2013

¿QUE ES EL SEDEVACANTISMO?


El "sedevacantismo" es una posición teológica católica romana que considera la Sede Apostólica de Roma (tanto la diócesis de Roma como el Papado) vacante. Debe su nombre a esta postura.
Los motivos por los cuales se hace dicho planteo refieren a los sucesos acontecidos en la Iglesia Católica Apostólica Romana a raíz del Concilio Vaticano II, llamado abierto por Juan XXIII(Angelo Roncalli) continuado y cerrado por su inmediato sucesor, Pablo VI (G. Battista Montini)
Dicho concilio estipuló en sus actas la libertad religiosa (véanse las declaraciones Nostra Ætate y Dignitatis Humanæ), reformas eclesiásticas y eclesiológicas (concibiendo que la Iglesia de Cristo subsiste en (subsistit in) la Iglesia Católica Romana y no "es" directamente la misma, ofreciendo así cierta legitimidad a las iglesias cismáticas y consideradas heréticas), se aceptó una concepción de "ecumenismo" y "diálogo interreligioso" condenada por el Magisterio pre-conciliar, promoviendo desde la jerarquía romana un "indiferentismo religioso" repudiado por Pío IX en su famoso "Syllabus" de 1864. 
Otro de los temas más importantes es la promulgación del Missale Romanum con su Novus Ordo Missae: el nuevo rito latino para la liturgia que suplantó al codificado en el Concilio de Trento por el Papa San Pío Vº (Antonio Ghiselieri). 

La "misa nueva", como se la conoce, es semejante a los ritos litúrgicos protestantes, y la concepción doctrinal con la que fue configurada por Pablo VI (Giovanni Battista Montini) se aleja del dogma católico, tal como lo expresaron los Cardenales Alfredo Ottaviani y Antonio Bacci en su famoso "Breve examen crítico del Novus Ordo Missae", de 1969, al decir que la nueva liturgia "se aleja de manera impresionante, en conjunto y en detalle, de la teología católica de la Santa Misa, cual fue formulada en la XXII Sesión del Concilio de Trento". -Es verdad que dicho "Examen" no aclaró mucho, sino que más bien trajo confusión- 
El "sedevacantismo" no acepta la validez, ni la legitimidad de todos los "pontificados" desde Juan XXIII incluido, es decir los de Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y el de Francisco Iº, por haber realizado el concilio o mantener las posturas del mismo en vigencia, con la consecuente adhesión filosófico-teológica a su doctrina y lineamientos.
Consideran heréticos los planteos de todos los anteriores nombrados, y por su condición de herejes, se afirma la "vacancia de la Sede Apostólica", pues "un hereje no es miembro de la Iglesia, luego, no puede ser su Cabeza", conforme a la expresión del teólogo y Doctor de la Iglesia San Roberto Bellarmino.
Al declarar el Trono de Pedro vacante, por consiguiente consideran inexistente la jurisdicción episcopal dada a los obispos por el falso "Pontífice Romano".
El sedevacantismo reconoce la doctrina imperante en la jerarquía romana como Modernismo tendencia condenada por el Papa San Pío X (Giuseppe Sarto) como la más "peligrosa y horrenda de todas", en su famosa Encíclica "Pascendi Dominici Gregis", promulgada en el año 1907.
Actualmente cuenta con cientos de religiosos (sacerdotes, obispos, religiosos y religiosas), cientos de miles de fieles alrededor del mundo, capillas, iglesias, seminarios, conventos y monasterios, siendo Estados Unidos, Italia, Francia, Alemania, México y Argentina los países con mayor presencia de "sedevacantistas".


Fuentes para las declaraciones del sedevacantismo
Bula Cum Ex Apostolatus Offitio - Pablo IV Bula Quo Primus Tempore - San Pío V
Código de Derecho Canónico (1917) Promulgado por Benedicto XV (Giacomo della Chiesa)
De Romano Pontifice - San Roberto Bellarmino. Canónigo 
jesuita y Doctor de la Iglesia.
Diversos escritos de los Padres de la Iglesia.
Encíclica Mediator Dei - Pío XII (Eugenio Pacelli) 

Teóricos y defensores más importantes
-Mons. Piere Martin Ngo Dhin Thuc (Arzobispo de Hue, en Vietnam, y Bulla Reggia, en Italia)
-Mons. Moisés Carmona. (Obispo de Acapulco Mexico)
-R.P. Joaquín Saenz y Arriaga (S.J.), sacerdote mexicano

-Dr. Carlos Alberto Disandro (Dr. en Letras, escritor argentino)
-R.P. Noel Barbará, sacerdote francés
-Dr. Eberhardt Heller (Director de la revista alemana Einsicht)
-Homero de Oliveira Johas (escritor brasilero)
-R.P. Rama Coomaraswamy.

viernes, 2 de agosto de 2013

UN COMENTARIO QUE BIEN VALE UN POST

 Aquí traigo a manera de post un muy interesante y edificante comentario que nos hiciera un amigo de nuestra comunidad religiosa.
Antes que nada, me siento en la obligación de aclarar tres cosas: 1º Que no fue mi intención guardar algunos silencios culposos sobre algunos temas discutibles u opinables, me refiero a las consagraciones y ordenaciones del francés Marcel Lefebvre, por lo menos yo no me veo con la autoridad para definir semejantes asuntos. Los miembros de nuestra Soc. Religiosa no asisten a los oficio religiosos administrado por sacerdotes en comunión con la Roma apóstata, o que reconozca materialmente a Jorge Bergoglio como "papa" y al quinteto de herejes formales y materiales que le precedieron; a nuestros fieles que crean que los "papas" conciliares no son tales, les prohibimos que asistan a tales oficios religiosos. 2º  Si escribí que nada tenía que decir frente a las actividades de Francisco, no fue para justificarlo, sino que arriba había puesto la declaración de principios y ya todos saben nuestra posición teológica frente a la Roma idólatra. 3º Con la experiencia en estos andares  de "tradicionalismos y nacionalismos" he aprendido a no canonizar a los próceres ni a los maestros humanos, ni  a dogmatizar declaraciones y proclamas, ya que todos, quien más o quién menos hemos tenido nuestros errores; es por esto que creo que ya es hora de tirar al suelo todas las vacas sagradas.
LO QUE SIGUE ES EL COMENTARIO

 Hola: Con respecto al artículo publicado el 26 de julio tengo algo que decir: Lamentablemente no coincido con algunas de las respuestas allí vertidas,y lo más preocupante con los SILENCIOS allí evidenciados. Preocupante para el combate de la Fe, en el reino del Anticristo ya inaugurado.
                    1-)Llamar hoy en día,con toda el agua que ha corrido bajo el puente,a la fraternidad lefebvrista,"una congregacion de sacerdotes católicos", es de una ignorancia y de una mendacidad alarmantes. Ya que no son sacerdotes y no son católicos, y sus sacramentos para nada son válidos. Es más son tan inválidos y tan irritos como los del novus ordo.
                       En  1980 el Dr. CARLOS DISANDRO ,llamó a Lefebvre y su secta de Econe, una colateral de la Roma apóstata. La función de los prioratos y los centros de misa lefebvristas ha sido la de absorver lo que existiera de tradición canónica inequívoca, o en caso contrario combatirlo y disolverlo. La lista de las incongruencias doctrinales y canónicas de Lefebvre es interminable. Siempre, desde el inicio, estuvieron Lefebvre y los que continuaron su obra de confusiones y traiciones sin cuento, en connivencia y al servicio de los antipapas de la Roma apostata: Montini-Luciani-Wojtyla-Ratzinger-Bergoglio. El lefebvrismo arrastra consigo a gente ignorante, timorata y desinformada,pero que de todos modos ha querido permanecer leal a la Fe. Y los arrastra hacia la confusion de una VIA MUERTA,siendo su supuesto tradicionalismo, una forma mitigada de judeo-cristianismo, siendo este judeo-cristianismo el contenido doctrinal del reino del anticristo. Ahora esos fieles, que elevaron a Lefebvre a la categoria de defensor de la Fe y la tradición, son también responsables de semejante impostura.
                 2.) Con respecto a Bergoglio no se puede no decir nada.La invencible Fe y el ardiente amor de Cristo, nos obligan a decir que este jesuita es el antipapa Francisco, que continúa la línea de los antipapas, precursorses del anticristo, iniciada en 1958´por el antipapa Roncalli-Juan XXIII. Continuada por el judío Montini-Paulo VI, el asesinado Luciani-Juan Pablo I,el heresiarca Wojtyla-Juan Pablo II y el falso tradicionalista Ratzinger-Benito XVI. Como un anticristo casi pleno concita la adhesion de supuestos tradicionalistas-conservadores y de los más conspicuos representantes de teologia de la liberacion, creacion jesuita-judaica, con la terminología hegeliano-marxista de la "iglesia de los pobres" y del ecumenismo sinarquico que une a todos los hombres bajo la férula inmisericorde del dios universal, el dios de este eón: el anticristo.
                     3.)Y acerca del tan meneado cónclave o concilio imperfecto para elegir un papa entre los sedevacantistas,que enarbola con fervor entre otros el infiltrado en el sedevacantismo y judeo-cristiano Juan Jose Squetino,el Dr.Disandro en su respuesta a Teresa Benns en 1989 ya dejó las cosas muy en claro.Ese conclave o concilio seria un error y un peligro, ese supuesto papa seria tan antipapa como Bergoglio. Ha caducado la institucion del cónclave,establecido por el papa Nicolás II en el siglo XI,ya con la muerte del cardenal Siri en mayo de l989,ha quedado extinguida la legitimidad cardenalicia por imperio de la Bula de Paulo IV(1559).
                     Creo que nuestra tarea es transmitir la SEMANTICA DE LA FE,cuando la iglesia romana ha abolido los sacramentos. No puede abolir ni el bautismo ni el matrimonio, lo demás o no existe o es incierto, espúreo y corrupto, o se REFUGIA EN EL DESIERTO DE LOS POCOS QUE QUEDAN. El anticristo,que se coloca "en lugar de Cristo","en sustitucion de Cristo",ya está dentro de la Iglesia y  la domina por FALENCIA DE LA FE.
                    La esencia del Evangelio es que Cristo es Dios verdadero y hombre verdadero. En El basamos el combate de la FE y a su misericordia nos acogemos con revovado fervor de catecúmenos.
                    Los saludo en XTO NUESTRO SEÑOR.
                                                                                       Mario Venerandi.