Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

lunes, 29 de junio de 2015

SOLEMNIDAD DE LOS APÓSTOLES SAN PEDRO Y SAN PABLO





En Roma, el triunfo de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, los cuales, en un mismo año y día padecieron, de orden del Emperador Nerón: el primero fue crucificado cabeza abajo en la misma Ciudad y enterrado en el Vaticano junto a la vía Triunfal, donde es visitado con veneración de todo el Orbe. San Pablo fue decapitado y sepultado en la vía Ostiense, donde es venerado con igual culto.

Durante la tradicional fogata de San Pedro y San Pablo



martes, 23 de junio de 2015

¡SAL DE TU TIERRA Y DE TU PARENTELA!



Por: Fray Sebastián Fuster, O.P.

La vocación de Abraham


Lo normal es que busquemos la COMODIDAD. Sí: buscamos seguridad, protección. Nos instalamos en nuestra tierra, en nuestra casa. Nos acomodamos a nuestras costumbres y tradiciones. Nos dedicamos a repetir y a conservar lo conseguido. Pero un joven sin ideales es un joven muerto, y un adulto sin utopías se pudre en su propia mezquindad. La mediocridad es siempre un pecado.
Por esto, cuando Dios se acerca al hombre, lo DES-INSTALA. "¡Sal de tu tierra y de tu casa!". Hay otros horizontes que descubrir. Otras tierras que recorrer. Otros ideales que conquistar. Dios no quiere a los buenos: los quiere siempre "mejores". Dios quiere al hombre peregrino, en éxodo, siempre en búsqueda, siempre con afán de superación. No me refiero a la superación económica o social, sino a la superación personal, a la propia realización como persona...
Todos estamos llamados a la SANTIDAD. ¡Sal de tu tierra, sal de tí mismo!.. No te contentes con caminar por la playa con el agua hasta los tobillos: métete mar adentro. No te contentes con pasear por la falda de la montaña: atrévete a escalar la cumbre. ¡Felices los que tienen hambre y sed de perfección!
Toda vocación exige renuncias. ¡Ven y sígueme!... Quien ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mi... Deja que los muertos entierren sus muertos... Quien pone la mano en el arado y vuelve la vista atrás, no es digno de mi...
Si el niño no corta el cordón umbilical, no puede crecer. Si el joven no se emancipa, nunca tendrá personalidad. Si el adulto no corta sus apegos, no podrá jamás volar...
También están las dudas, las crisis, las oscuridades, las preguntas... ¿Hacia dónde? ¡No preguntes hacia adónde! Tú ponte en camino...
Si no escuchas, si no sigues la llamada, quedarás quizás más tranquilo, pero no serás feliz. Te quedarás triste y cabizbajo como aquel joven del Evangelio que dio la espalda a Jesús. Harás lo de siempre, como siempre... Pero, si te arriesgas, si das el paso de la fe, si das el salto al riesgo, entonces Dios te bendecirá como a Abraham: "Haré de ti un gran pueblo. Te bendeciré. Haré famoso tu nombre. Serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan. Con tu nombre se bendecirán todas las familias del mundo".

Abraham marchó, como le había dicho el Señor...
· Abraham creyó y siguió su vocación. Creyó de verdad que era el Señor quien le hablaba. Salió de sí mismo. Lo dejó todo. Comenzó a caminar por el desierto... Sin más horizontes que la fe... sin más letreros que la esperanza... Y avanzó hacia el monte...

· Abraham quedará transformado. Transfigurado. Su rostro se iluminará. Su persona crecerá hasta agigantarse. "No te llamarás más Abram, sino que tu nombre será Abraham, pues yo te he constituido padre de una muchedumbre de pueblos... Mira la estrellas del cielo. ¿Puedes, acaso, contarlas?..." (Gn 17,5). Un hombre cambiado. Un hombre transformado. Sus ojos se iluminan contando más y más estrellas. De ser un viejo sin hijos, pasará a ser padre de innumerables estrellas... Y será --como dice la Biblia-- "el amigo de Dios", el confidente de Dios.

Nuestro Tabor
Abraham es un ejemplo. Si seguimos de verdad a Cristo, si queremos responder a su llamada, si somos coherentes con nuestra propia vocación, es preciso:

· "salir de nosotros mismos" = dejar nuestros egoísmos, nuestros apegos, pecados...
· y ponernos en camino hacia el monte TABOR y, allí, dejarnos transformar:

Por la PALABRA. "Este es mi HIJO. Escuchadlo". Cada domingo oímos la Palabra de Dios en Misa: ¿nos dejamos transformar por ella? ¿La escuchamos de verdad? ¿No nos resbala, acaso? ¿No nos la acomodamos a nuestro capricho?

Por el AMOR. "Este es mi Hijo, el AMADO, el predilecto" . Cristo será testigo de este gran amor del Padre: ? Como el Padre me ha amado, así os he amado yo..." Y nos encomendará: "Amad como yo os he amado..."

Por el DOLOR. San Lucas (Lc 9,31) dice que, en el Tabor, "hablaban de su muerte". Tabor y Calvario no están tan lejos. Son dos caras de la misma moneda. El Tabor prepara para el Calvario. El Calvario termina convirtiéndose en Tabor. "El que quiera conservarse a sí mismo, se perderá. El que no tenga miedo a perderse, éste se encontrará"
"Cuando os dimos a conocer el poder... de nuestro Señor Jesucristo no nos fundábamos en invenciones fantásticas, sino que habíamos sido testigos oculares de su grandeza"
Habla Pedro, un hombre también "transfigurado", cambiado.
Rudo pescador
Apóstol que niega al Maestro
Ahora testigo de la resurrección (tansfiguración) de Cristo
Testigo de una manera nueva de vivir, de amar, de ser pobre, de darse...

También nosotros podemos llegar a ser "testigos"
No somos testigos "oculares". Pedro vio y oyó. Nosotros  ni vimos ni oímos.
Pero nuestra vivencia de fe nos hace experimentar que seguir a Jesús vale la pena.
Seguir a Jesús, camino de Jerusalén, subiendo a veces a la montaña del Tabor y bajando continuamente al valle de la lucha y el esfuerzo.
La Palabra de Dios que leemos "no son fábulas" ni invenciones fantásticas. "Hacéis muy bien en prestarle atención", aunque a veces parezca que no damos fruto...

Hay que tener paciencia...
La Palabra "es como una lámpara que brilla en un lugar oscuro, hasta que despunte el día y el lucero nazca en vuestros corazones"

lunes, 22 de junio de 2015

EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA ES DE UN VALOR INFINITO


La Santa Misa es el sacrificio incruento del Cuerpo y Sangre de Jesucristo que ofrece a Dios el sacerdote bajo las especies de pan y vino. Cuando el sacerdote celebra la SANTA MISA, honra a Dios, alegra a los Ángeles, ayuda a los vivos, da descanso a los difuntos y hácese participante de todos los bienes.


miércoles, 17 de junio de 2015

PARA MEDITAR ESTAS SABIAS PALABRAS Y LUEGO MANOS A LA OBRA


¡Ojalá nunca olvidaran los Padres de familia que su autoridad viene de Dios! Y ¡Ojalá toda la vida de la familia se fundara en esta base tan santa! Toda la sociedad cruje y se tambalea. ¿Quién la salvará? ¿El gobierno? ¿los políticos? ¿los partidos? ¿las medidas sociales?¿las reformas? ¿Qué es lo que la salvará? ¿los mitines o plantones? O acaso ¿los discursos? Nada de esto podrá salvarla. El remedio es éste: robustecer la vida familiar, renovarla sobre bases cristianas.
Necesitamos una regeneración, pero una regeneración espiritual, una regeneración moral. Necesitamos familias, padres, madres, hijos, que observen con fidelidad el decálogo. Familias cuyo santuario sea respetado el Reino de Dios. Familias en que Cristo sea la ley. Familias que en medio de este mundo helado levanten la Cruz de Cristo, y por la Cruz de Cristo sean levantadas. 
Tihamer Toth

martes, 16 de junio de 2015

LA POBREZA, POR LEÓN BLOY


Tomado del: recomendado amigo e inteligente Blog: http://engloriaymajestad.blogspot.com.ar/

“Tendréis siempre pobres entre vosotros”. Desde el abismo de esta Palabra, ningún hombre ha podido jamás decir lo que es la Pobreza.
Los Santos, que se le han desposado con amor y que le han dado numerosos hijos, aseguran que es infinitamente amable. Los que no quieren su compañía mueren a menudo de espanto o de desesperación bajo su beso, y la multitud pasa “de la entraña al sepulcro” sin saber lo que es necesario pensar de ese monstruo.
Cuando se interroga a Dios, responde que es pobre: “Ego sum pauper". Cuando no se le interroga ostenta su magnificencia.
La creación parece ser una flor de la Pobreza infinita; y la suprema obra maestra de Aquel que se llama el Todopoderoso ha sido el hacerse crucificar como un ladrón en la Ignominia absoluta.
Los Angeles se callan y los Demonios temblando se arrancan la lengua para no hablar.
Sólo los idiotas de este último siglo han intentado dilucidar el misterio. Esperando que el abismo los engulla, la Pobreza se pasea tranquilamente con su máscara y su criba.
Cómo le convienen las palabras del Evangelio según San Juan: “Era la verdadera luz que alumbra a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba, el mundo por Ella fué hecho y el mundo no la conoció. Vino a lo que era suyo y los suyos no la recibieron''.

¡Los suyos! Sí, sin duda. La humanidad ¿no le pertenece? No hay una bestia más desnuda que el hombre y debería ser un lugar común afirmar que los ricos son malos pobres. Cuando el caos de este mundo caído haya sido desembrollado, cuando las estrellas busquen su pan y el único admitido a reflejar el Esplendor sea el lodo más difamado; cuando se sepa que nada está en su lugar y que la especie racional no vivía sino sobre enigmas y apariencias; bien podrían las torturas de un desgraciado divulgar la miseria de alma de un millonario que correspondía espiritualmente a sus andrajos en el registro misterioso de las reparticiones de la Solidaridad universal....

Nadie sabe su propio nombre ni conoce su propia figura. Todos los rostros y todos los corazones se hallan nublados como la frente del parricida, bajo el impenetrable tejido de las combinaciones de la Penitencia. Se ignora por qué se sufre y se ignora por qué se está en Delicias.
Los ricos tienen horror por la pobreza puesto que tienen el presentimiento oscuro del negocio expiatorio implicado en su presencia. Les espanta como la faz oscura de un acreedor que no conoce el perdón. Les parece, y no sin razón, que la miseria espantosa que disimulan en el fondo déllos mismos, bien podría romper de un golpe sus lazos de oro y sus envolturas de iniquidad, y acudir con lágrimas ante aquella que fue la Compañera elegida del Hijo de Dios.
Al mismo tiempo un instinto venido de lo bajo les advierte del contagio. Estos execrables adivinan que la Pobreza es la Faz misma de Cristo, la Faz escupida que pone en fuga al Príncipe deste mundo y que ante Ella no hay medio de comer el corazón de los miserables al son de flautas o de oboes. Sienten que su vecindad es peligrosa, que las lámparas humean a su proximidad, que las antorchas toman aspectos de cirios fúnebres y que todo placer sucumbe.... Es el contagio de las Tristezas divinas....
Para emplear un lugar común cuya profundidad desconcierta, los pobres traen desgracia, en el mismo sentido que el Rey de los pobres ha declarado que ha venido a “traer la espada''.Una tribulación inminente y en verdad espantosa ocurre al hombre alegre a quien un pobre ha tocado el vestido y ha mirado con los ojos en los ojos.

La Femme Pauvre

jueves, 4 de junio de 2015

HOY LA SANTA IGLESIA CELEBRA LA SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI. EL MILAGRO DE BOLSENA, QUE DIO ORIGEN A ESTA FIESTA


Queridos lectores, amigos y visitantes la Iglesia universal celebra hoy la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, que el Señor mismo nos donó en la Eucaristía. El origen de la fiesta está en un milagro eucarístico sucedido en la ciudad italiana de Bolsena, en el verano de 1264.
Las modernas investigaciones históricas confirman los más antiguos testimonios acerca de este milagro. Un sacerdote de Bohemia, Pedro de Praga, se dirigió a Italia con el fin de obtener una audiencia con el Papa Urbano IV. Luego de haber sido recibido por el Papa, emprendió el regreso. Pero en el camino se detuvo en Bolsena, donde celebró la Misa en la iglesia de Santa Cristina. 
En el momento de la consagración, mientras Pedro de Praga pronunciaba las palabras que permiten la transubstanciación, sucedió el milagro, del que nos ha llegado esta descripción: 
“De pronto, aquella Hostia apareció visiblemente como verdadera carne de la cual se derramaba roja sangre, excepto aquella fracción que tenía entre sus dedos, lo cual no se crea sucediese sin misterio alguno, puesto que era para que fuese claro a todos que aquella era verdaderamente la Hostia que estaba en las manos del mismo sacerdote celebrante cuando fue elevada sobre el cáliz”. 
La sangre que brotaba de la Hostia manchó el corporal –el lienzo que se extiende en el altar para poner sobre él la patena y el cáliz-. Al sacerdote le faltaron las fuerzas para continuar la Misa. Envolvió la Hostia en el corporal y la llevó a la sacristía. Durante el recorrido, algunas gotas de sangre cayeron sobre el pavimento y los escalones del altar, y se conservan hasta hoy día. 

Miembros de Ntra. Soc. Religiosa adorando a Jesús Sacramentado
Gracias a este milagro, el Señor fortificó la fe de Pedro de Praga, sacerdote de grandísima piedad y moral, pero que lamentablemente dudaba de la real presencia de Cristo velado en las Especies, es decir, en las apariencias sensibles del pan y del vino. 
La noticia del Milagro se difundió inmediatamente, y tanto el Papa como santo Tomás de Aquino pudieron verificar el milagro. Luego de un atento examen, Urbano IV no sólo aprobó su autenticidad, sino también decidió que el Santísimo Cuerpo del Señor fuese adorado a través de una fiesta particular y exclusiva. 
Es así que decidió extender la fiesta del Corpus Domini, hasta ese momento únicamente fiesta de la diócesis de Liegi, a toda la Iglesia Universal, mediante la Bula “Transiturus de hoc mundo ad Patrem”. En ella, se expone la razón de la importancia de la Eucaristía: la presencia real de Cristo en la Hostia. El Papa encargó a santo Tomás la creación de la liturgia que acompañaría la Bula.