BIENVENIDOS

¿Es la primera vez que visita nuestro blog? Entonces ¡Sea usted muy bienvenido! Este es un blog netamente religioso, dónde publicamos todas las actividades de Nuestra Sociedad Religiosa y algunas noticias de la Iglesia en general.

Is it this the first time visiting our blog? You are very Welcome! This is a religious blog in where we publish all our Religious Society activities and some news from the Church in general.

martes, 29 de diciembre de 2015

EN EL V CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE SANTA TERESA DE JESÚS (THE V CENTENARY OF THE BIRTH OF SAINT TERESA OF JESUS)


NO QUERÍAMOS TERMINAR ESTE 2015 SIN RENDIR UN HUMILDE, PERO SENTIDO HOMENAJE A LA GRAN SANTA DE ÁVILA, TERESA DE JESÚS YA QUE DURANTE TODO ESTE AÑO SE CUMPLE EL 500 ANIVERSARIO DE SU NACIMIENTO.
CON SANTA TERESA DE JESÚS Y SAN JUAN DE LA CRUZ, LOS DOS CARMELITAS DESCALZOS Y REFORMADORES DE LA ORDEN DEL CARMELO, NOS ATREVEMOS A DECIR QUE SE HA LLEGADO A LA CÚSPIDE DE LA ESPIRITUALIDAD CATÓLICA.
 RECOMENDAMOS ENCARECIDAMENTE LA LECTURA NO SOLO DE SU VIDA, SINO TAMBIÉN DE SUS ESCRITOS ESPIRITUALES QUE TANTO BIEN HAN HECHO A LA CRISTIANDAD.
COMPARTIMOS CON USTEDES ESTE HERMOSO VIDEO DE UNA DE LAS TANTAS PROCESIONES QUE SE HAN 
REALIZADO EN ESPAÑA DURANTE ESTE 2015 PARA HOMENAJEAR A ESTA GRANDE.

lunes, 28 de diciembre de 2015

1º COMUNIONES EN LA FESTIVIDAD DE SAN JUAN -APÓSTOL Y EVANGELISTA- (First Communion in the Immaculate Heart of Mary Church of Tampa Fl,)



Ayer Domingo 27 de Diciembre Festividad del Apóstol y Evangelista San Juan, en la Iglesia Inmaculado Corazón de María de la Ciudad de Tampa Fl,  recibieron la Primera Comunión los jóvenes:
 Elias Sacramento Jimenez,
  Erick Calderon,
  Jason Velazquez,
 Lorena Jimenez,
 Maria luva,
 Jazmin Nava .
 La Santa Misa fue celebrada por su capellán el R.P. Emilio Fattore.

Feast of SAINT JOHN THE EVANGELIST
Read in English

San Juan Evangelista -Año 100-
San Juan Evangelista: consíguenos de Dios la gracia especial de leer con fe y cariño tu santo evangelio, y obtener de su lectura gran provecho para nuestra alma.
Dios es amor (San Juan).
San Juan Evangelista, Juan significa: "Dios es misericordioso".
Este apóstol tuvo la inmensa dicha de ser el discípulo más amado por Jesús. Y se ha hecho muy famoso por haber compuesto el cuarto evangelio.

Nació en Galilea. Era hijo de Zebedeo y hermano de Santiago el Mayor. Su oficio era el de pescador. Parece que fue uno de los dos primeros discípulos de Jesús, junto con Andrés. Los dos eran también discípulos de Juan Bautista y un día al escuchar que el Bautista señalaba a Jesús y decía: "Este es el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo", se fueron detrás de Él. Jesús se volvió y les dijo: "¿Qué buscan?". Ellos le respondieron: "Señor: ¿dónde habitas?". Y Jesús les dijo: "Vengan y verán". Y se fueron con él y estuvieron en su compañía toda la tarde recibiendo sus enseñanzas. Durante toda su vida, jamás Juan podrá olvidar el día, la hora y el sitio en que se encontró por primera vez con Jesucristo. Fue el momento más decisivo de su existencia.


 Juan estaba después un día con su hermano Santiago, y con sus amigos Simón y Andrés, remendando las redes a la orilla del lago, cuando pasó Jesús y les dijo: "Vengan conmigo y los haré pescadores de almas". Inmediatamente, dejando a su padre y a su empresa pequeña, se fue con Cristo a dedicarse para siempre y por completo a extender el Reino de Dios.

Juan evangelista hizo parte, junto con Pedro y Santiago, del pequeño grupo de preferidos que Jesús llevaba a todas partes y que presenciaron sus más grandes milagros. Los tres estuvieron presentes en la Transfiguración, y presenciaron la resurrección de la hija de Jairo. Los tres presenciaron la agonía de Cristo en el Huerto de los Olivos. Junto con Pedro, fue este apóstol encargado por Jesús de prepararle la Última Cena.
San Juan Evangelista Al ver la mamá de Santiago y Juan que Jesús los prefería tanto, y aconsejada por ellos dos, que eran bien orgullosos, se atrevió a pedirle al Señor una gracia muy especial: que cuando él empezara a reinar, nombrara a Juan primer ministro y a Santiago ministro también. Jesús le respondió que el señalar los primeros puestos en el Reino de los cielos le correspondía al Padre Celestial, y que estos ya estaban determinados para otros. Los demás apóstoles se indignaron contra estos dos vanidosos, pero Jesús aprovechó aquella ocasión para recordarles que en el Reino de los cielos ocuparán los primeros puestos los que se hayan dedicado a prestar servicios humildes a los demás.

A Juan y su hermano Santiago les puso Jesús un sobrenombre: "Hijos del trueno". Y esto se debió a que un día fueron los apóstoles a pedir hospedaje en un pueblo de samaritanos (que odiaban a los judíos) y nadie les quiso proporcionar nada. Entonces estos dos hermanos, que eran violentos, le propusieron a Jesús que les mandara a aquellos maleducados samaritanos alguno de los rayos que tenía desocupados por allá en las nubes. Jesús tuvo que regañarlos porque no habían comprendido todavía que Él no había venido a hacer daño a ninguno, sino a tratar de salvar a cuantos más pudiera. Más tarde estos dos hermanos tan vanidosos y malgeniados, cuando reciban el Espíritu Santo, se volverán humildes y sumamente amables y bondadosos.

En la Última Cena tuvo el honor de recostar su cabeza sobre el corazón de Cristo.
Juan Evangelista fue el único de los apóstoles que estuvo presente en el Calvario al morir Jesús. Y recibió de Él en sus últimos momentos el más precioso de los regalos. Cristo le encomendó que se encargara de cuidar a la Madre Santísima María, como si fuera su propia madre, diciéndole: "He ahí a tu madre". Y diciendo a María: "He ahí a tu hijo".
El domingo de la resurrección, fue el primero de los apóstoles en llegar al sepulcro vacío de Jesús. Se fue corriendo con Pedro (al oír la noticia de que el sepulcro estaba vacío), pero como era más joven, corrió a mayor velocidad y llegó primero. Sin embargo por respeto a Pedro lo dejó entrar a él primero y luego entró él también y vio y creyó que Jesús había resucitado.

 Después de la resurrección de Cristo, cuando la segunda pesca milagrosa, Juan fue el primero en darse cuenta de que el que estaba en la orilla era Jesús. Luego Pedro le preguntó al Señor señalando a Juan: "¿Y éste qué será?". Jesús le respondió: "Y si yo quiero que se quede hasta que yo venga, a ti qué?". Con esto algunos creyeron que el Señor había anunciado que Juan no moriría. Pero lo que anunció fue que se quedaría vivo por bastante tiempo, hasta que el reinado de Cristo se hubiera extendido mucho. Y en efecto vivió hasta el año 100, y fue el único apóstol al cual no lograron matar los perseguidores.
Después de recibir el Espíritu Santo en Pentecostés, Juan iba con Pedro un día hacia el templo y un pobre paralítico les pidió limosa. En cambio le dieron la curación instantánea de su enfermedad. Con este milagro se convirtieron cinco mil personas, pero los apóstoles fueron llevados al tribunal supremo de los judíos que les prohibió hablar de Jesucristo. Pedro y Juan les respondieron: "Tenemos que obedecer a Dios, antes que a los hombres". Los encarcelaron, pero un ángel llegó y los libertó. Otra vez los pusieron presos y les dieron 39 azotes a cada uno. Ellos salieron muy contentos de haber tenido el honor de sufrir esta afrenta por amor al Señor Jesús, y siguieron predicando por todas partes.

Juan, para cumplir el mandato de Jesús en la cruz, se encargó de cuidar a María Santísima como el más cariñoso de los hijos. Con Ella se fue a evangelizar a Éfeso y la acompañó hasta la hora de su gloriosa muerte.
El emperador Dominiciano quiso matar al apóstol San Juan y lo hizo echar en una olla de aceite hirviente, pero él salió de allá más joven y más sano de lo que había entrado, entonces fue desterrado de la isla de Patmos, donde fue escrito el Apocalipsis.

Después volvió otra vez a Éfeso donde escribió el Evangelio según San Juan, que es el libro que lo ha hecho tan famoso. Este libro tiene un estilo elevadísimo e impresionantemente hermoso. Agrada mucho a las almas místicas, y ha convertido a muchísimos con su lectura.
A San Juan Evangelista lo pintan con un águila al lado, porque es el escritor de la Biblia que se ha elevado a más grandes alturas de espiritualidad con sus escritos. Ningún otro libro tiene tan elevados pensamientos como en su evangelio.
 Dice San Jerónimo que cuando San Juan era ya muy anciano se hacía llevar a las reuniones de los cristianos y lo único que les decía siempre era esto: "hermanos, ámense los unos a otros". Una vez le preguntaron por qué repetía siempre lo mismo, y respondió: "es que ese es el mandato de Jesús, y si lo cumplimos, todo lo demás vendrá por añadidura".
San Epifanio dice que San Juan murió hacia el año cien, a los 94 años de edad. Poco antes había ido a un monte tenebroso a convertir a un discípulo suyo que se había vuelto guerrillero, y lo logró convertir volviéndolo bueno otra vez. Dicen los antiguos escritores que amaba mucho a todos pero que les tenía especial temor a los herejes porque ellos con sus errores pierden muchas almas.




martes, 22 de diciembre de 2015

SALUDOS NAVIDEÑOS ... CHRISTMAS GREETINGS


Como todos los años los miembros de la Sociedad 
Religiosa San Luis Rey de Francia queremos desearles a nuestros fieles, benefactores, amigos y lectores feliz  Navidad y un bendecido año nuevo, pidiendo al Niño de Belén la gracia de poder continuar perseverando en este combate por la Fe Católica.

Pesebre de la Iglesia Immaculate Heart of Mary -Tampa Fl,-

As every year the members of the religious society Saint Louis king of France, wish to all our faithful, benefactors, and friends in general a very merry Christmas and a blessed new year, asking to the infant Jesus, the grace of perseverance on this fight for our faith till the end.

sábado, 19 de diciembre de 2015

SAN PABLO A LOS ROMANOS 13:11 "Hagan todo esto estando conscientes del tiempo en que vivimos. Ya es hora de que despierten del sueño, pues nuestra salvación está ahora más cerca que cuando inicialmente creímos"... Romans 13:11 ^ See then that the time has come for you to be awake from sleep: for now is your salvation nearer than when you first had faith.





O Come O Come Emmanuel 
O come, O come, Emmanuel
And ransom captive Israel
That mourns in lonely exile here
Until the Son of God appear
Rejoice! Rejoice! Emmanuel
Shall come to thee, O Israel.

O come, Thou Rod of Jesse, free
Thine own from Satan's tyranny
From depths of Hell Thy people save
And give them victory o'er the grave
Rejoice! Rejoice! Emmanuel
Shall come to thee, O Israel.

O come, Thou Day-Spring, come and cheer
Our spirits by Thine advent here
Disperse the gloomy clouds of night
And death's dark shadows put to flight.
Rejoice! Rejoice! Emmanuel
Shall come to thee, O Israel.

O come, Thou Key of David, come,
And open wide our heavenly home;
Make safe the way that leads on high,
And close the path to misery.
Rejoice! Rejoice! Emmanuel
Shall come to thee, O Israel.

O come, O come, Thou Lord of might,
Who to Thy tribes, on Sinai's height,
In ancient times did'st give the Law,
In cloud, and majesty and awe.
Rejoice! Rejoice! Emmanuel
Shall come to thee, O Israel.



TRADITION OF THE ADVENT WREATH

Advent wreathes are a preparation for Christmas. After all, Christ is “the Light that came into the world” to dispel the darkness of sin and to radiate the truth and love of God (John 3:19-21) The symbolism of the Advent wreath is beautiful. The wreath is made of various evergreens, signifying continuous life. Even these evergreens have a traditional meaning which can be adapted to our faith: The laurel signifies victory over persecution and suffering; pine, holly, and yew, immortality; and cedar, strength and healing. Holly also has a special Christian symbolism:

The prickly leaves remind us of the crown of thorns, and one English legend tells of how the cross was made of holly. The circle of the wreath, which has no beginning or end, symbolizes the eternity of God, the immortality of the soul, and the everlasting life found in Christ. Any pine cones, nuts, or seedpods used to decorate the wreath also symbolize life and resurrection. All together, the wreath of evergreens depicts the immortality of our soul and the new, everlasting life promised to us through Christ, the eternal Word of the Father, who entered our world becoming true man and who was victorious over sin and death through His own passion, death, and resurrection.
The four candles represent the four weeks of Advent. Each week represents one thousand years, to sum to the 4,000 years from Adam and Eve until the Birth of the Savior. Three candles are purple and one is rose. The purple candles in particular symbolize the prayer, penance, and preparatory sacrifices and goods works undertaken at this time. The rose candle is lit on the third Sunday, called in tradition as “Gaudete Sunday“, when the priest also wears rose vestments at Mass; Gaudete Sunday is the Sunday of rejoicing, because the faithful have arrived at the midpoint of Advent, when their preparation is now half over and they are close to Christmas. The progressive lighting of the candles symbolizes the expectation and hope surrounding our Lord’s first coming into the world and the anticipation of His second coming to judge the living and the dead.

domingo, 13 de diciembre de 2015

DOMINGO DE GAUDETE -3º DE ADVIENTO- (ORNAMENTOS ROSADOS)... "Rejoice in the Lord always; again I say, rejoice. Let your forbearance be known to all, for the Lord is near at hand; have no anxiety about anything, but in all things, by prayer and supplication, with thanksgiving, let your requests be known to God. Lord, you have blessed your land; you have turned away the captivity of Jacob." Philippians 4:4–6; Psalm 85 (84):1. The season of Advent originated as a fast of forty days in preparation for Christmas, commencing on the day after the feast of St. Martin (11 November)


SANTIFIQUEMOS EL DOMINGO
SE HA VUELTO MUY FRECUENTE, Y COMPRENSIBLE EN ESTA SOCIEDAD LIBERAL Y CONSUMISTA EN QUE VIVIMOS, QUE EL COMERCIO NO RESPETE LOS DOMINGOS Y FIESTAS DE GUARDAR.
TAMBIÉN SE HA VUELTO MUY FRECUENTE, E INCREÍBLEMENTE ACEPTADO, QUE MUCHOS CATÓLICOS APROVECHEN ESOS DÍAS SAGRADOS PARA HACER SUS COMPRAS, VISITANDO LOS CENTROS COMERCIALES.
DE LO CUAL RESULTA QUE SE ALIENTA A LOS COMERCIANTES A ABRIR SUS NEGOCIOS, Y A EXIGIRLES A SUS EMPLEADOS QUE TRABAJEN, PRIVÁNDOLOS DEL CULTO CATÓLICO Y DEL DESCANSO REPARADOR.
ES MUY NECESARIO RECORDAR A LOS CATÓLICOS SUS DEBERES, TANTO EN LO QUE SE REFIERE A LA REALIZACIÓN DE TRABAJOS SERVILES EN ESOS DÍAS, CUANTO DE EVITAR LO QUE PUEDA INDUCIR A QUE OTROS REALICEN ESOS TRABAJOS Y SE VEAN PRIVADOS DE CUMPLIR SUS DEBERES RELIGIOSOS.

RP. Emilio Fattore celebrando en la Parroquia Inmaculado Corazón de María en Tampa Fl, USA

ESTO DICE EL CATECISMO DE SAN PÍO X: 

3º.- Del tercer mandamiento
390.- ¿Qué nos manda el tercer mandamiento: SANTIFICARÁS LAS FIESTAS? - El tercer mandamiento: santificarás las fiestas, nos manda honrar a Dios con obras de culto en los días de fiesta.
391.- ¿Cuáles son los días de fiesta? - En la ley antigua eran los sábados y otros días particularmente solemnes para el pueblo hebreo; en la ley nueva son los domingos y otras festividades establecidas por la Iglesia.
392.- ¿Por qué en la ley nueva se santifica el domingo en lugar del sábado? - En la ley nueva se santifica el domingo, que significa día del Señor, en lugar del sábado, porque en tal día resucitó Jesucristo Nuestro Señor.
393.- ¿Qué obra de culto se nos manda en los días de fiesta? - Se nos manda asistir devotamente al santo sacrificio de la Misa.
394.- ¿Con qué otras obras santifica el buen cristiano las fiestas? - En buen cristiano santifica las fiestas: 1º., asistiendo a la Doctrina cristiana, al sermón y a los divinos oficios; 2º., recibiendo a menudo y con las debidas disposiciones los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía; 3º., ejercitándose en la oración y en obras de cristiana caridad con el prójimo.
395.- ¿Qué nos prohíbe el tercer mandamiento? - El tercer mandamiento nos prohíbe las obras serviles y otras cualesquiera que nos impidan el culto a Dios.
396.- ¿Cuáles son las obras serviles que se prohíben en los días festivos? - Las obras serviles que se prohíben en los días festivos son las obras que se llaman manuales; a saber, los trabajos materiales en que el cuerpo tiene más parte que el espíritu, como las que de ordinario ejecutan los criados, obreros y artesanos.
397.- ¿Qué pecado se comete trabajando el día de fiesta? - Trabajando el día de fiesta se comete pecado mortal; pero excusa de culpa grave la brevedad del tiempo que se emplea.
398.- ¿Hay algunas obras serviles que se permiten los días de fiesta? - Se permiten los días de fiesta las obras que son necesarias a la vida o al servicio de Dios y las que se hacen por causa grave, pidiendo licencia, si se puede, al propio párroco.
399.- ¿Por qué fin se prohíben en las fiestas las obras serviles? Se prohíben en las fiestas las obras serviles para que podamos atender mejor al culto divino y a la salvación de nuestra alma y para descansar de nuestras fatigas. Por esta razón no se prohíbe en ellas algún honesto esparcimiento.
400.- ¿Qué otras cosas hemos de evitar principalmente en las fiestas? - En las fiestas hemos de evitar principalmente el pecado y todo lo que pueda inducirnos a él, como son las diversiones y reuniones peligrosas.
Visto en: http://verdaderacristiandad.blogspot.com.ar/

miércoles, 9 de diciembre de 2015

LA INMACULADA CONCEPCIÓN (Imágenes de la Misa del Martes 8 de Diciembre en el Oratorio San Miguel Arcángel de la ciudad de Tucumán).... THE IMMACULATE CONCEPTION Father Zarate celebrates mass in the Oratory of San Miguel Arcangel in the city of Tucumán in the North of Argentina


Misa de la Inmaculada Concepción
Es uno de los excelsos privilegios que Dios ha concedido a la Virgen Santísima.
El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX, en la Bula Ineffabilis Deus, proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción de María. En su parte medular manifiesta lo siguiente:
“... Para honor de la santa e indivisa Trinidad, para gloria y ornamento de la Virgen Madre de Dios, para exaltación de la fe católica y acrecentamiento de la religión cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles”.
Anteriormente el Papa Alejandro VII en la Bula Sollicitudo omnium Eccl., del 8 de diciembre de 1661, dejó consignado lo siguiente:
(§ 1) Existe un antiguo y piadoso sentir de los fieles de Cristo hacia su madre beatísima, la Virgen María, según el cual el alma de ella fue preservada inmune de la mancha del pecado original en el primer instante de su creación e infusión en el cuerpo, por especial gracia y privilegio de Dios, en vista de los méritos de Jesucristo Hijo suyo, Redentor del género humano, y en este sentido dan culto y celebran con solemne rito la festividad de su concepción; y el número de ellos ha crecido [siguen las Constituciones de Sixto V, renovadas por el Concilio de Trento 734 s y 792] … de suerte que… ya casi todos los católicos la abrazan...
(§ 4) Renovamos las constituciones y decretos… publicados por los Romanos Pontífices en favor de la sentencia que afirma que el alma de la bienaventurada Virgen María en su creación e infusión en el cuerpo fue dotada de la gracia del Espíritu Santo y preservada del pecado original…
Las Santas Escrituras lo señalan:
“Toda hermosa eres, amada mía, no hay tacha en ti”. (Ct 4, 7)
“Es un hábito del poder de Dios, una emanación pura de la gloria del omnipotente, por lo que nada manchado llega a alcanzarla”. (Sb 5, 25)
“Pues hay en ella un espíritu inteligente, santo, único, múltiple, sutil, ágil, perspicaz, inmaculado,...”. (Sb 7, 22)
En la Anunciación, cuando el ángel San Gabriel enviado por el Altísimo saluda a la Virgen de parte del Señor:
“Y entrando, le dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”. 
(Lc 1, 28)[3]
Oratorio San Miguel Arcángel en Tucumán
Desde los comienzos de la Iglesia, los Santos Padres se pronunciaron sobre tan admirable privilegio. Citemos algunos:
San Efrén y San Basilio fueron los primeros en llamarla con el título de “Virgen siempre pura, siempre inmaculada”.
“Inmaculada e inviolada, incorrupta y totalmente púdica alejada del todo de la corrupción y mancha del pecado”. (San Efrén)
“Virgen preservada por gracia de toda mancha de pecado”. (San Ambrosio)
“Se la llama Inmaculada porque no sufrió corrupción alguna”. (San Jerónimo)
“En lugar de Eva, instrumento de muerte, se eligió a una virgen agradable a Dios y llena de su gracia, como instrumento de vida. Una Virgen parecida en todo a las demás mujeres pero sin participar en sus defectos: inmaculada, libre de culpa, limpísima, sin mancilla, santa en cuerpo y alma, una azucena entre espinas”. (Teodoto de Oriente † 430)
“Santa, Inmaculada de alma y cuerpo y libre completamente de todo contagio”. (San Sofronio)
“Inmune de toda mancha y caída, la única inmaculada, toda sin mancha, sola sin mancha alguna”. (San José el Himnógrafo)
“Desde su concepción fue prevenida en bendiciones de dulzura y ajena al decreto o escritura de condenación. Era totalmente inmune de la corrupción de la carne y extraña también a toda mancha de pecado”. (San Lorenzo Justiniano)
“Era necesario que la Madre de Dios fuese también purísima, sin mancha, sin pecado. Y así, no sólo de doncella, sino también de niña fue santísima, y santísima en el seno de su madre, y santísima en su concepción; pues no convenía que el santuario de Dios, la mansión de la Sabiduría, el relicario del Espíritu Santo, la urna del maná celestial, tuviera en sí la más mínima tacha. Por aquel alma santísima, fue completamente purificada la carne hasta del residuo de toda mancha, y así, al ser infundida el alma, ni heredó ni contrajo por la carne mancha alguna de pecado, como está escrito: “Fijó su habitación en la paz” (Sal 75, 3), es decir, la mansión de la divina sabiduría fue construida sin el fomes del pecado”. (Santo Tomás de Villanueva)
FRUTOS DEL DOGMA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

El Papa San Pío X con motivo del 50º Aniversario del Dogma de la Inmaculada Concepción (1904) escribió la Encíclica “AD DIEM ILLUM LAETISSIMUN” y proclamó un Jubileo extraordinario por este hecho. En esta Encíclica afirmó el Papa que “el dogma de la Concepción Inmaculada ayuda a conservar y aumentar las virtudes”, y más adelante: “por la Concepción Inmaculada se confirma la fe, se excitan la esperanza y la caridad”.

BEATO JUAN DUNS ESCOTO: EL ADALID DE LA INMACULADA

Finalmente hay que destacar que el gran defensor y propagador de la Concepción Inmaculada de María, que facilitó la definición del Dogma, fue el Beato Juan Duns Escoto, Doctor Sutil, llamado también Doctor Mariano, Doctor de la Inmaculada.
Su célebre argumento se resume en tres palabras:
PUDO, CONVENÍA, LUEGO LO HIZO:
“PUDO Dios preservar a la Virgen de contraer la mancha original, porque es omnipotente.
CONVENÍA que lo hiciera, pues se trataba de la excelsa dignidad de su Madre.
LUEGO LO HIZO, pues Dios hace siempre lo más conveniente”.


REFLEXIÓN PARA LA SEGUNDA SEMANA DE ADVIENTO




Oratorio S. Miguel Arcángel en Tucumán
En el segundo domingo de Adviento la Iglesia nos presenta, para nuestra meditación, a San Juan el Bautista. Lo vemos cargado de celo por Dios y por la salvación eterna de los hombres, el único destino para el que hemos sido creados. Predica, dice el evangelista, un bautismo de penitencia, que en muchos casos llevaba a los oyentes al arrepentimiento, una vez reconocidas las propias culpas. Ese pesar, ese dolor al contemplar sin ambages la vida pasada, que en ocasiones nos avergüenza y ha sido indigna de un hijo de Dios, es imprescindible: hay que pasar por él como condición para el cambio de actitud que reclama nuestra vida.
A Juan le urge su tarea. Considera vital que la gente abandone la vida del pecado; la indiferencia respecto a Dios; la excesiva preocupación por uno mismo. De él apenas se preocupa. Con lo que consigue en la agreste naturaleza que le rodea se alimenta, podemos suponer que lo suficiente para proseguir su misión, lo único relevante para el Bautista. 
Como recordamos, Juan, es hijo de Zacarías e Isabel, prima de la Santísima Virgen, había sido "tocado" por el Espíritu Santo desde el vientre de su madre: Y cuando oyó Isabel el saludo de María, el niño saltó en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando en voz alta, dijo:
—Bendita tú entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. ¿De dónde a mí tanto bien, que venga la madre de mi Señor a visitarme? Pues en cuanto llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno; y bienaventurada tú, que has creído, porque se cumplirán las cosas que se te han dicho de parte del Señor.
Estas cosas sucedían treinta años atrás cuando la madre de Jesús –después de haber recibido el anuncio de que iba a ser madre de Dios– fue a visitar a Isabel que llevaba ya seis meses encintas. Sin embargo, alcanzan ahora todo su protagonismo. Aquel niño sería el Precursor del Hijo de Dios encarnado, que advertiría, según nos muestra hoy San Mateo, de la inminente venida de Jesús, portador de un mensaje superior al suyo: Yo os he bautizado en agua, pero él os bautizará en el Espíritu Santo.. 
Misa de 2º Domingo de Adviento en Tucumán 
Todo, en la liturgia de este Segundo Domingo de Adviento nos habla de preparación. De preparación nuestra para un acontecimiento único, grandioso y de absoluta trascendencia para los hombres. Sin exagerar, podemos decir que se trata de la preparación más importante en que cabe pensar. Estamos implicados, en cuanto hombres y de un modo más expreso en cuanto cristianos, en el acontecimiento de la venida de Dios a la humanidad. Que no es algo que puede interesarnos o no; que nos puede parecer más o menos valioso; en el que podemos sentirnos afectarnos hasta cierto punto, según las circunstancias de cada uno; que, en definitiva, reclama en alguna medida nuestra atención y nuestro empeño. No, el acontecimiento de la Encarnación es el único que puede, –dependiendo de la actitud personal y libre ante él– consumar nuestra vida en la única plenitud que le es debida por voluntad de Dios, nuestro Creador. 
Dios nos ofrece su vida, a través del nacimiento, vida, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Ese ofrecimiento es real ofrecimiento, no algo otorgado sin intervención nuestra, como es, por ejemplo, la condición de persona humana, con los múltiples rasgos que nos hacen exclusivos en nuestras común naturaleza.
Pero ahora, que se acerca la Navidad, evocamos de un modo más insistente y detallado que Dios vino como hombre a nuestro mundo y que, como consecuencia, espera Dios nuestra acogida, y una preparación que nos disponga a la mejor bienvenida que podamos darle. La actitud del Bautista, aparte de lo desproporcionada que nos pueda parecer su indumentaria y sus alimentos, pone indudablemente de manifiesto un máximo interés, un máximo empeño, haber dado toda la prioridad a lo que Dios espera de los hombres. San Juan se había tomado las cosas de Dios en serio. Dios era para el Precursor lo único que daba sentido a su existencia. En realidad, así es para todos, pero Juan era muy consciente de ello: implicaba su vida entera y de modo apasionado en las cosas de Dios. 
La Santísima Virgen María, la madre de nuestro Salvador, es ejemplo maravilloso –en su sencillez– de entrega incondicional a los planes divinos. Y a ella nos encomendamos, pidiéndole nos enseñe a ser, antes que nada, buenos hijos del Padre nuestro que ésta en los cielos.