Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

miércoles, 9 de marzo de 2016

SAINT FRANCIS AUTHORITY OVER DEMONS - SAN FRANCISCO DE ASÍS TENÍA AUTORIDAD SOBRE LOS DEMONIOS


One of the favourite wiles of Satan is to irritate men against one another, as in the following instance, related by St. Bonaventure: One day the blessed Patriarch Saint Francis went to Arezzo. That city, which had long been a prey to civil dissensions, was verging on its ruin. Francis beheld the demons dancing with joy on the walls of the city, and exciting in the hearts of its people the fire of hatred against each other. Calling to him Brother Sylvester, a man of dove-like simplicity, he said, "Go to the gate of the city, and in the name of Almighty God command the devils, in virtue of holy obedience, to depart immediately."
The Brother hastened to fulfil his orders, and cried out in a loud voice, "All you evil spirits who are gathered together in this place, I command you, in the name of Almighty God and of His servant Francis, depart hence." No sooner had he uttered these words than the discordant voices were hushed, the people's angry passions were calmed, the fratricidal feud ceased, and peace was restored to Arezzo. The pride and jealousy of the infernal spirits had threatened the ruin of the city, but the wisdom of the humble St. Francis saved it from destruction.


SAN FRANCISCO DE ASÍS TENÍA AUTORIDAD SOBRE LOS DEMONIOS

Una de las artimañas favoritas de Satanás es irritar a los hombres unos contra otros, como se cuenta en el siguiente episodio, relatado por San Buenaventura: un día al santo patriarca francisco fue a Arezzo. En esa Ciudad, que durante mucho tiempo estaba siendo presa de disensiones civiles, que ya estaba rayando en su ruina. Francisco vio los demonios bailando con alegría en las paredes de la ciudad, y en los corazones de la gentes de ese pueblo veía el odio encendido del uno contra el otro. Llamó al hermano Silvestre, un hombre de mucha simplicidad y le dijo: " ve a la puerta de la ciudad, y en el nombre de Dios todopoderoso manda a los demonios, en virtud de la santa obediencia, que partir inmediatamente de aquí."
El hermano se apresuró a cumplir sus órdenes, y se echó a llorar en voz alta, " A todos los malos espíritus que estáis reunidos en este lugar, les ordeno, en el nombre de Dios todopoderoso y de su siervo Francisco, salir de aquí." En efecto, una vez que pronunció estas palabras: inmediatamente se silenciaron las voces discordantes, y el pueblo está que se encontraba enfadado y apasionado se tranquilizó de inmediato, la contienda fratricida cesó, y la paz fue restaurado a Arezzo. El orgullo y la envidia de los espíritus infernales habían amenazado arruinar aquella ciudad, pero la sabiduría y la gran humildad de San francisco la salvó de la destrucción.

1 comentario:

  1. Se dice que San Francisco fue el santo que mas se asemejó a Jesuscristo

    ResponderEliminar