BIENVENIDOS

¿Es la primera vez que visita nuestro blog? Entonces ¡Sea usted muy bienvenido! Este es un blog netamente religioso, dónde publicamos todas las actividades de Nuestra Sociedad Religiosa y algunas noticias de la Iglesia en general.

Is it this the first time visiting our blog? You are very Welcome! This is a religious blog in where we publish all our Religious Society activities and some news from the Church in general.

lunes, 18 de enero de 2016

EL VERDADERO ECUMENISMO NO ES OTRA COSA MÁS QUE EVANGELIZAR A LOS NO CATÓLICOS ...Francisco visita sinagoga de Roma: “No” a cualquier forma de antisemitismo... (VIDEO ONLY) The Popevisits the Great Synagogue of Rome. He will participate in a homageto Jews deported from Rome and will deliver a speech inside thetemple. "Pope" Francis will become the third "Pope" to visit thissynagogue.

¿Se imaginan ustedes a san Pablo negociando las verdades de Fe con los judíos de su época? ¿O a los grandes Papas de la Historia tratando de buscar la unificación de la Iglesia a cualquier precio? Hablar no está mal. Dialogar tampoco. Lo que debe iluminar todo ello es la búsqueda común de la Verdad.
De ahí que no quepa hablar de ecumenismo sin Ella. Y la Verdad, de la cual los católicos no somos poseedores, sino partícipes, se encuentra recogida en el Depósito de la Fe del cual la Iglesia es guardiana y transmisora fiel, pues de él depende la salvación de sus hijos.
La Iglesia debe, por tanto, tratar de acercar a todos los hombres al conocimiento de la Verdad, cumpliendo así la voluntad de Dios Aquellos que todavía no se encuentran en Ella. Y para ello debe gozar de la libertad necesaria para hacerlo. Es lo que los católicos siempre hemos denominado como "libertad religiosa", que no hay que confundir con la "libertad del acto de Fe" o la "tolerancia religiosa" con respecto a las prácticas de culto de los fieles de otras confesiones cristianas o no.
La reuniones ecuménicas o buscan este fin o están abocadas a desaparecer o la más absoluta esterilidad. O los católicos nos convencemos de ello, o nunca lograremos trabajar realmente por la incorporación de aquellos que se encuentran lejos de la salvación. No caben medias tintas. O se explica la Verdad o se hace traición de ella.

martes, 12 de enero de 2016

CATÓLICO DEFIENDE TU FE... - CATHOLIC, DEFEND YOUR FAITH -


Católico defiende tu fe. Rechaza las herejías del Modernismo. Estudia la historia de la Iglesia y la combate la infiltración que Ella ha sufrido.

jueves, 7 de enero de 2016

EL CREDO CATOLICO CONTRA EL FALSO ECUMENISMO ... Este es un innovador vídeo del "Papa” que está causando sensación... - This innovative “video of the Pope” is causing a sensation -

Antes de mostrar este blasfemo video queremos aclarar para los que no conocen nuestra posición teológica frente a la presente gran apostasía de la Fe a nivel mundial, que Jorge Mario Bergoglio -alias- "papa" Francisco, es un hereje formal y material, es un enemigo de la Fe Verdadera. Por esto deseamos dejar en claro que no solo rechazamos las herejías del Modernismo y su falsa misa, sino que también desaconsejamos a los católicos fieles la asistencia a las misas de aquellos sacerdotes que al decirse "sedevacantistas" sostienen y abarazan la anticatólica tesis del -papa materialiter-  que afirma cismáticamente que Jorge Bergoglio es un papa material.




EL CREDO CATOLICO CONTRA EL FALSO ECUMENISMO

Cuando rezamos el Credo hacemos una profesión resumida de nuestra fe, una fe que es nuestro estandarte y emblema - símbolo -, y que nos distingue claramente de los que profesan las falsas creencias y las herejías.
Este credo de la Fe católica - bien sea el Apostólico, el Niceno-Constantinopolitano, o los menos usuales actualmente como el Atanasiano -, es por designio de Dios, el único que contiene sin mezcla alguna de error el resumen de la divina revelación, transmitido fielmente por los apóstoles y sus legítimos sucesores, los obispos del orbe católico en comunión con el legítimo Romano Pontífice.
En efecto, el único Dios verdadero se ha revelado a sí mismo y su doctrina, por medio de los santos profetas, y en la plenitud de los tiempos, por medio de su Hijo Unigénito: Nuestro Señor Jesucristo, Dios y hombre verdadero.
Como la Verdad sólo puede residir en una proposición y no en una que le es contraria, se deduce que los otros "credos" distintos de lo que proclama el dogma católico, como son los de las falsas religiones y las herejías, a la fuerza están en el error.
Nuestra Fe católica es la única verdadera. Las creencias de las otras religiones son creencias humanas de sus impíos fundadores (Mahoma, Buda, Confucio...) incluidos los herejes (Lutero, Arrio, Eutiques, Marción...), lo que las convierten en lo que son: falsas religiones y herejías que hacen gran injuria a la única fe verdadera: la Fe católica.
¿O es qué Mahoma, Buda, o siquiera Arrio, Nestorio, Lutero o Calvino, tienen el mismo credo que nosotros, los católicos, y creen lo mismo? ¡Ni pensarlo!
Si las falsas religiones no tienen la misma doctrina que la Iglesia Católica, es que no tienen el mismo Dios que revela, luego el dios de los mahometanos, budistas, hinduistas y demás paganos, no es nuestro Dios Uno y Trino.
Los paganos IGNORAN a Cristo; los mahometanos BLASFEMAN a Cristo; los judíos ODIAN a Cristo; los herejes de toda especie DESFIGURAN a Cristo y destruyen su doctrina.
Ahora bien, ignorar, blasfemar, odiar y desfigurar a Cristo, son obras impías propias de Satanás. ¿Cómo va a ser lo mismo todo eso, que los católicos que adoramos a Cristo Dios y conservamos íntegra e inmaculada toda su doctrina?
¿Qué clase de ecumenismo cabe que no sea procurar la conversión de todos los que están en el error, como manda Nuestro Señor Jesucristo? La mayor obra de misericordia que se puede hacer por todos esos pobres desgraciados, que profesan la impiedad de las falsas religiones y la herejía, es llevarles la sana doctrina para que alcancen la salvación eterna: "Id y predicad el evangelio..."; "El que crea y se bautice se salvará...".
Nada de estériles diálogos, que eso no lo mandó Nuestro Señor. Predicar y convertir, que es lo que enseña el propio Evangelio, y nada más en cuanto al ecumenismo.
Nuestro credo es claro:
"Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe católica; y el que no la guardare íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre." (Simb. Atanas. Dz. 39) "ésta es la fe católica y el que no la creyere fiel y firmemente, no podrá salvarse." (Simb Atanas. Dz. 40).
Es todo cuestión de salvación eterna, en la que las medias tintas no llevan a ninguna parte. Por lo tanto los verdaderos hijos fieles de la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana, jamás consentiremos con el falso ecumenismo; jamás consentiremos con la impiedad; jamás consentiremos con Satanás; porque tenemos una sola alma para salvar, si tuviésemos dos almas talvéz podríamos sentarnos a negociar.

¡Gloria y adoración sólo a Ti, Santísima Trinidad único y verdadero Dios! ¡Fidelidad a Ti Santa Iglesia Católica, porque sin Ti nadie puede salvarse!...

miércoles, 6 de enero de 2016

LA EPIFANÍA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO ... (The Epiphany feast explained by Dom Gueranger)




Los Reyes Magos siguen la estrella a Belén
La Epifanía es una de las fiestas litúrgicas más antiguas, más aún que la misma Navidad. Comenzó a celebrarse en Oriente en el siglo III y en Occidente se la adoptó en el curso del IV. Epifanía, voz griega que a veces se ha usado como nombre de persona, significa "manifestación", pues el Señor se reveló a los paganos en la persona de los magos.
Tres misterios se han solido celebrar en esta sola fiesta, por ser tradición antiquísima que sucedieron en una misma fecha aunque no en un mismo año; estos acontecimientos salvíficos son la adoración de los magos, el bautismo de Cristo por Juan y el primer milagro que Jesucristo, por intercesión de su madre, realizó en las bodas de Caná y que, como lo señala el evangelista Juan, fue motivo de que los discípulos creyeran en su Maestro como Dios.
Continúe leyendo: 

The great liturgist, Dom Prosper Gueranger, gives some thoughts about the significance of the Feast of the Epiphany for the Christian soul.

The Feast of the Epiphany is the continuation of the mystery of Christmas; but it appears on the Calendar of the Church with its own special character. Its very name, which signifies Manifestation, implies that it celebrates the apparition of God to his creatures...
The Epiphany is indeed great Feast, and the joy caused us by the Birth of our Jesus must be renewed on it, for, as though it were a second Christmas Day, it shows us our Incarnate God in a new light. It leaves us all the sweetness of the dear Babe of Bethlehem, who hath appeared to us already in love; but to this it adds its own grand manifestation of the divinity of our Jesus. At Christmas, it was a few Shepherds that were invited by the Angels to go and recognize THE WORD MADE FLESH; but now, at the Epiphany, the voice of God himself calls the whole world to adore this Jesus, and hear him.
(…)
The Epiphany shares with the Feasts of Christmas, Easter, Ascension, and Pentecost, the honor of being called, in the Canon of the Mass, a Day most holy. It is also one of the cardinal Feasts, that is, one of those on which the arrangement of the Christian Year is based; for, as we have Sundays after Easter, and Sundays after Pentecost, so also we count six Sundays after the Epiphany.
The Epiphany is indeed great Feast, and the joy caused us by the Birth of our Jesus must be renewed on it, for, as though it were a second Christmas Day, it shows us our Incarnate God in a new light. It leaves us all the sweetness of the dear Babe of Bethlehem, who hath appeared to us already in love; but to this it adds its own grand manifestation of the divinity of our Jesus. At Christmas, it was a few Shepherds that were invited by the Angels to go and recognize THE WORD MADE FLESH; but now, at the Epiphany, the voice of God himself calls the whole world to adore this Jesus, and hear him.
(…)
Let us, then, open our hearts to the Joy of this grand Day; and on this Feast of the Theophany, of the Holy Lights, of the Three Kings, let us look with love at the dazzling beauty of our Divine Sun, who, as the Psalmist expresses it [Ps. xviii. 6], runs his course as a Giant, and pours out upon us floods of a welcome and yet most vivid light. The Shepherds, who were called by the Angels to be the first worshippers, have been joined by the Prince of Martyrs, the Beloved Disciple, the dear troop of Innocents, our glorious Thomas of Canterbury, and Sylvester the Patriarch of Peace; and now, today, these Saints open their ranks to let the Kings of the East come to the Babe in his crib, bearing with them the prayers and adorations of the whole human race. The humble Stable is too little for such a gathering as this, and Bethlehem seems to be worth all the world besides. Mary, the Throne of the divine Wisdom, welcomes all the members of this court with her gracious smile of Mother and Queen; she offers her Son to man, for his adoration, and to God, that he may be well pleased. God manifests himself to men, because he is great: but he manifests himself by Mary, because he is full of mercy.
(…)
But let us return to the triumph of our sweet Savior and King. His magnificence is manifested to us so brightly on this Feast! Our mother, the Church, is going to initiate us into the mysteries we are to celebrate. Let us imitate the faith and obedience of the Magi: let us adore, with the holy Baptist, the divine Lamb, over whom the heavens open: let us take our place at the mystic feast of Cana, where our dear King is present, thrice manifested, thrice glorified. In the last two mysteries, let us not lose sight of the Babe of Bethlehem; and in the Babe of Bethlehem let us cease not to recognize the Great God, (in whom the Father was well-pleased,) and the supreme Ruler and Creator of all things.

Source: “The Epiphany” by Dom Prosper Gueranger, OSB (The Liturgical Year, 1918).

viernes, 1 de enero de 2016

1º DE ENERO, DÍA DE LA CIRCUNCISIÓN DE JESÚS - The 1st day of January: The Feast of the Circumcision of Christ- TAMPA FL,



Habiendo llegado el octavo día, en que el Niño había de ser circuncidado, fue llamado Jesús (Lc. 2,21).
La circuncisión era el signo de la alianza dado al pueblo de Dios, obligado a toda la Ley, y destinado a participar en las promesas mesiánicas. Significaba, además participar de circuncidar el corazón con sus malos afectos y concupiscencias, para llegar a la vida eterna.
El Niño – Dios, legislador y jefe del Antiguo Testamento, estaba sobre esta ley positiva. Pero, no habiendo desdeñado la "forma de esclavo" en la encarnación, quiere llevar ahora la nota servil del pecado sobre su divina carne, como habría de cargar más tarde con la pena del mismo. Concebido de Espíritu Santo, que lo santifica todo; unido en persona al Hijo de Dios, que es el Santo de los Santo por esencia, no necesita ser circuncidado. Pero, siendo el Mesías, que realiza todas las figuras y promesas antiguas, se presenta como verdadero hijo de Abraham; honra la Ley, que era el camino hacia Cristo, sujetándose a ella para "cumplir toda justicia" (Mt. 3,14), dando el maravilloso ejemplo de perfecta obediencia y humillación, a fin de hacernos libres de ese yugo de servidumbre. Porsu sangre debe ser nuestro Salvador. Esta poca sangre que derrama obliga a Dios a todo lo demás; con ella empieza a comprar el inefable nombre de Jesús. Para hoy cuadran mejor las palabras de fray Luis de León, Al Nacimiento:
Noche feliz do estaban mano a mano
Bailando al son del llanto del Nacido,
Ángeles y pastores juntamente.

La esclavitud de Jesús nos ha hecho libres. Caminemos, pues, no en el espíritu del temor servil, sino en la libertad amorosa y confiada de los hijos de Dios.
La circuncisión es, además, figura del bautismo, diciendo el Apóstol: Hemos recibido la circuncisión espiritual de Cristo, siendo sepultados con Él por el bautismo, y con Él resucitamos a la vida de la gracia por la fe, perdonándonos graciosamente todos los pecados (Col. 2,11 – 13).
Al entrar, pues, en el año civil, renovemos las promesas del bautismo. Año nuevo, vida nueva, dice el refrán del pueblo. ¡Vida nueva en Cristo, que es de ayer y de hoy y del futuro sempiterno!
The 1st day of January: The Feast of the Circumcision of Christ 

The 1st day of January is the Octave Day of Christmas (i.e., from December 25 to January 1, inclusive, are 8 days).
January 1 is a Holy Day of Obligation on which we must attend Mass. On this day, we recall Our Lord's submitting to the Mosaic Law by getting circumcised on the 8th day of His human life in obedience to the Law:
Genesis 17:10-12: 
This is my covenant which you shall observe between me and you, and thy seed after thee: All the male-kind of you shall be circumcised. And you shall circumcise the flesh of your foreskin, that it may be for a sign of the covenant between me and you. An infant of eight days old shall be circumcised among you, every manchild in your generations: he that is born in the house, as well as the bought servant, shall be circumcised
Our Lord later fulfilled this part of Torah through the Sacrament of Baptism, an event which will be brought into focus on the Feast of the Epiphany in 5 days and again on the 13th of January at the Commemoration of the Baptism of Our Lord. His Circumcision, though, has another, deeper meaning in that it symbolizes and foreshadows the Blood He will shed for us on Calvary... 
Today, too, we honor the Holy Name of Jesus which was given to Him on this day. We celebrate His Holy Name more fully next Sunday (or tomorrow if the first Sunday of the year falls today, or on the 6th or the 7th), on the Feast of the Holy Name.

Todas las fotos de esta crónica:
http://verdadcatolica.blogspot.com.ar/2016/04/1-de-enero-dia-de-la-circuncision-de.html