BIENVENIDOS

¿Es la primera vez que visita nuestro blog? Entonces ¡Sea usted muy bienvenido! Este es un blog netamente religioso, dónde publicamos todas las actividades de Nuestra Sociedad Religiosa y algunas noticias de la Iglesia en general.

Is it this the first time visiting our blog? You are very Welcome! This is a religious blog in where we publish all our Religious Society activities and some news from the Church in general.

lunes, 17 de abril de 2017

DOMINGO DE PASCUA 2017, CAPILLA VIRGEN DE LUJAN. VEDIA, BUENOS AIRES, AR...


SABADO SANTO 2017, CAPILLA VIRGEN DE LUJAN. VEDIA, BUENOS AIRES, ARGENTINA.



VIERNES SANTO 2017, CAPILLA VIRGEN DE LUJAN, VEDIA, BUENOS AIRES, ARGENT...



JUEVES SANTO 2017


SEMANA SANTA EN LA IGLESIA INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, DE TAMPA FL, USA... HOLY WEEK 2017, INMACULATE HEART OF MARY CHURCH. TAMPA, FL


sábado, 1 de abril de 2017

ENCOMENDANDO LAS ALMAS DE LOS DIFUNTOS Y MEDITACIÓN SOBRE LA BREVEDAD DE LA VIDA.


En la  mañana de hoy 1º de Abril y después de haber recibido el sacramento de la Extremaunción, fue llamado al Tribunal de Dios el señor Orlando Budiño, vecino de nuestra Capilla. Don Orlando tenía 87 años y recibió cristiana sepultura, previo responso en nuestra Capilla y acompañado por sus familiares y vecinos; a quienes lo conocieron les pedimos una oración por su eterno descanso.
Reflexión sobre la Brevedad de la vida por San Alfonso de Ligorio
      ¿Qué es vuestra vida? Vapor es que aparece por un poco tiempo.

SANTIAGO 4, 15.
PUNTO 1
¿Qué es nuestra vida?... Es como un tenue vapor que el aire dispersa y al punto acaba. Todos sabemos que hemos de morir. Pero muchos se engañan, figurándose la muerte tan lejana como si jamás hubiese de llegar. Mas, como nos advierte Job, la vida humana es brevísima: El hombre) viviendo breve tiempo, brota como flor, y se marchita.
Manda el Señor a Isaías que anuncie esa misma verdad: Clama —le dice— que toda carne es heno...; verdaderamente, heno es él pueblo: secóse el heno y cayó la flor (Is., 40, 6-7). Es, pues, la vida del hombre como la de esa planta. Viene la muerte, sécase el heno, acábase la vida, y cae marchita la flor de las grandezas y bienes
terrenos. Corre hacia nosotros velocísima la muerte, y nosotros en cada instante hacia ella corremos (Jb., 9,25). Todo este tiempo en que escribo—dice San Jerónimo—se quita de mi vida.
Todos morimos, y nos deslizamos coma sobre la tierra el agua, que no se vuelve atrás (2 Reg., 14, 14). Ved cómo corre a la mar aquel arroyuelo; sus corrientes aguas no retrocederán.

Así, hermano mío, pasan tus días y te acercas a la muerte. Placeres, recreos, faustos, elogios, alabanzas, todo va pasando... ¿Y qué nos queda?... Sólo me resta el sepulcro (Jb., 17, 1). Seremos sepultados en la fosa, y allí habremos de estar pudriéndonos, despojados de
todo.

En el trance de la muerte, el recuerdo de los deleites que en la vida disfrutamos y de las honras adquiridas sólo servirá para acrecentar nuestra pena y nuestra desconfianza de obtener la eterna salvación... ¡Dentro de poco, dirá entonces el infeliz mundano, mi casa, mis jardines, esos muebles preciosos, esos cuadros, aquellos trajes, no serán ya para mí! Sólo me resta el sepulcro.

¡Ah! ¡Con dolor profundo mira entonces los bienes de la tierra quien los amó apasionadamente! Pero ese dolor no vale más que para aumentar el peligro en que está la salvación. Porque la experiencia nos prueba que tales personas apegadas al mundo no quieren ni aun en el lecho de la muerte que se les hable sino de su enfermedad, de los médicos a que pueden consultar, de los remedios que pudieran aliviarlos.

Y apenas se les dice algo de su alma, se entristecen de improviso y ruegan que se les deje descansar, porque les duele la cabeza y no pueden resistir la conversación. Si por acaso quieren contestar, se confunden y no saben qué decir. Y a menudo, si el confesor les da la absolución, no es porque los vea bien dispuestos, sino porque no hay tiempo que perder. Así suelen morir los que poco piensan en la muerte.