BIENVENIDOS

¿Es la primera vez que visita nuestro blog? Entonces ¡Sea usted muy bienvenido! Este es un blog netamente religioso, dónde publicamos todas las actividades de Nuestra Sociedad Religiosa y algunas noticias de la Iglesia en general.

Is it this the first time visiting our blog? You are very Welcome! This is a religious blog in where we publish all our Religious Society activities and some news from the Church in general.

domingo, 30 de abril de 2017

DOMINGO DEL BUEN PASTOR, VISITA DEL OBISPO R. WILLIAMSON A LA IGLESIA INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA EN TAMPA FL,

Ilustran el post del Evangelio de este segundo Domingo de Pascua, -más conocido como el Domingo del Buen Pastor-; algunas fotos tomadas esta mañana en durante la la Sta. Misa celebrada por S.E.R. Monseñor Richard Williamson en iglesia Inmaculado Corazón de María de la ciudad de Tampa Fl, y que su cura capellán el R.P. Emilio Fattore nos enviara amablemente. Agradecemos al obispo Williamson por el edificante e interesante sermón que predicó a nuestros fieles de esa comunidad parroquial.

Continuación del Santo Evangelio según San Juan (10, 11-16)
En aquel tiempo, dijo Jesús a los Fariseos:
—«Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estragos y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas.
Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas.
Tengo, además, otras ovejas que no son de este rebaño, tam­bién a esas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor.

  

miércoles, 26 de abril de 2017

LOS GRADOS DEL FARISEISMO, SEGÚN EL CURA CASTELLANI...


El fariseísmo es el pecado contra el Espíritu Santo. La natura del fariseo se ha vuelto máscara, miente con toda naturalidad pues ha comenzado por mentirse a sí mismo. Lo que él simula, que es la santidad, y lo que él es, el egoísmo, se han amalgamado y se han hecho un espantoso veneno que de suyo no tiene antídoto alguno. Glicerina más ácido nítrico, igual dinamita.
El destino de Jesús de Nazareth era chocar contra el fariseísmo; y una vez producido el choque, la lucha hasta la muerte sigue inevitable.
La humanidad no ha presenciado otro conflicto más agudo, peligroso y trágico: la religión viva ha de vivir dentro de la religión desecada sin desecarse ni dejar de ser lo que es, como un golpe de savia que debe moverse a través de un tronco vuelto corteza. Éste fue el difícil trabajo de Cristo.


"- El fariseísmo viene a ser como...los fariseos son "religiosos profesionales"...como el profesionalismo de la religión - dije-, recordando una frase de Gustavo Thibon.
- Ese es solamente el primer grado de fariseísmo en todo caso - reflexionó el viejo -. A ver si podemos describirlo por sus grados:
El primero: la religión se vuelve meramente exterior...
El segundo: la religión se vuelve profesión, métier, gagne-pain.
El tercero: la religión se vuelve instrumento de ganancia, de honores, poder o dinero.
- ¡Es como una escleorotización de lo religioso, un endurecimiento o decaimiento progresivo! - saltó el teólogo.
- Y después una falsificación, hipocresía, dureza hasta la crueldad...- dije yo.
-Jesucristo en el Evangelio condenó a los fariseos - machacó fray Florecita - y con eso basta.
El judío se había quedado como absorto. Después prosiguió con una voz hueca y ronca...
- Yo tiemblo de decir lo que oso pensar...Mi corazón tiembla delante de Dios como una hoja de árbol al pensar en el misterio del fariseísmo. Yo no puedo indignarme como el Divino Maestro; yo, miserable gusano, le tengo miedo - y de hecho se estremeció bruscamente todo su cuerpo, y dos lágrimas asomaron a sus ojos.
- Los otros grados - prosiguió - ya son diabólicos. El corazón del fariseo primero se vuelve corcho, después piedra, después se vacía por dentro, después lo ocupa el demonio. "Y el demonio entró en él", dice Juan de Judas.
El cuarto: la religión se vuelve pasivamente dura, insensible, desencarnada.
El quinto: la religión se vuelve hipocresía: el "santo" hipócrita empieza a despreciar y aborrecer a los que tienen religión verdadera.
El sexto: el corazón de piedra se vuelve cruel, activamente duro.
El séptimo: el falso creyente persigue de muerte a los veros creyentes, con saña ciega, con fanatismo implacable...y no se calma ni siquiera ante la cruz ni después de la cruz..."Este impostor dijo que al tercer día iría a resucitar"; de modo que, Oh Excelso Procurador de Judea...Guardias al sepulcro." 

Tomado de: Leonardo Castellani, Cristo y los Fariseos.
Ediciones Jauja 1999

martes, 25 de abril de 2017

NO SOLO QUE NO HA PERDIDO VIGENCIA, SINO QUE HOY DÍA FRENTE A LA ENSEÑOREADA CONFUSIÓN RECUPERA GRAN ACTUALIDAD



Queridos Lectores y Visitantes:
En entradas anteriores de este blog hemos venido tocando el tema de la “sede vacante pontificia”, la Apostasía reinante y la vida de la Iglesia Católica en la diáspora.
Ahora y con esta declaración que transcribimos abajo, queremos dejar plasmado nuestro pensamiento frente a la gran confusión reinante entre tantas posiciones “teológicas” que a manera dogmática creen tener la solución a la actual decadencia de la Fe.
Nosotros siguiendo los consejos de Sto. Tomás de Aquino y de Tomás de Kempis en su Imitación de Cristo, en donde nos exhortan a: “NO VER TANTO QUIÉN LO DICE, SINO MÁS BIEN LO QUE DICE”. Por esta razón hemos hecho nuestra una carta pastoral de un obispo que hace más de 20 años escribiera con motivo de uno más de los tantos desvaríos conclavistas. Si no ponemos el nombre del autor, es simplemente porque ya este Obispo está retirado del ejercicio episcopal y del ministerio sacerdotal. Esta Declaración tiene unas pequeñas modificaciones a manera de actualización, dado que durante 20 años mucha agua corrió debajo del puente.


A MANERA DE DECLARACIÓN Y PRINCIPIOS DOCTRINALES

Dice la Palabra de Dios en el Iº Libro de los Macabeos, III; 18-19: “Es fácil que una multitud caiga en mano de unos pocos; pues cuando el Dios del Cielo quiere dar la victoria lo mismo es para El salvar con muchos que con pocos; que en la guerra no depende la victoria de la muchedumbre del ejército, sino del Cielo, de donde viene la fuerza”.

LOS SIGNOS SE HAN CUMPLIDO.
¿Qué signos? Los anunciados. ¿Por quién?
Por la Revelación. Los que deseen podrán encontrarlos expresados por Ntro. Sr. Jesucristo mismo en el Evangelio de San Mateo XXIV, por San Pablo en el capítulo dos de la Segunda Carta a los Tesalonicenses y en el Apocalipsis de San Juan.
Por tanto: el tiempo se acaba. La historia del hombre toca su fin. Estamos en los umbrales de la eternidad.
No deseamos hacer polémica, porque no nos interesa. Escribimos lo que pensamos y manda a creer y a enseñar la Iglesia: “Jesucristo vendrá una Segunda vez, no como Redentor sino como Rey y Juez de inigualable e inefable Majestad”.
Ntro. Sr. Jesucristo dio señales de su regreso `para que estuviéramos sobre aviso. Hay que conocerlas y creerlas para no ser como las vírgenes locas a quienes se les cerraron en las narices las puertas de las Bodas del Cordero.
Para completar la Gran Tribulación falta que aparezca el “hombre de pecado”, el “inicuo”, el “otro” y comience su obra. Por otra parte la apostasía ya es generalizada y pocos distinguen la izquierda de la derecha; el caos, la impiedad, la confusión son tan grandes y las tinieblas tan espesas que hasta se pueden palpar.
Pseudos profetas y falsos pastores por todos lados, que si no se acortasen estos días aún los elegidos podrían sucumbir a ésta terrible tentación contra la Fe.
Por doquier aparecen maestrillos y obispillos que discuten, hablan, escriben, dudan y parece que quisieran emular a las ranas apocalípticas con su incesante croar que aturden para no dejar pensar, y cierran el Cielo con sus parlerías en vez de abrirlos con sus penitencias.
Razón por la cuál, los miembros de Ntra. Sociedad Religiosa no adherimos a ninguna comunidad llamada “tradicionalista o modernista”, ni “mesa redonda” ni cuadrada, ni “reconsagraciones”, ni acuerdismos, y mucho menos anti-acuerdismos resitentes, ni a rabínicas Tesís, ni a laberínticas opiniones, ni a improvisados “conclaves” de incompetentes personajes, y mucho menos a los "teólogos" de INTERNET que pululan y pontifican desde su supina ignorancia teológica.  Hemos elegido quedarnos solos, o sea, voluntariamente alejados, en la soledad y en el apostolado de rescatar almas para el Reino de Dios; queremos apartarnos expresamente de toda esa maraña de elucubraciones orgullosas, para así unirnos más a Jesús que fue destronado de un mundo que cada día se aleja más del Único Remedio de Salvación y tratar de vivir en la compañía de los Santos y los ángeles de Dios.
No tenemos ni tememos el juicio de los hombres; ni siquiera lo consideramos, porque no nos interesa.
Esperamos con vehemencia el día de la Ira del Todopoderoso Señor y Rey Jesucristo y a sus precursores. Esperamos el triunfo del inmaculado Corazón de María.
No queremos salvar a la Iglesia, al contrario, deseamos vivamente ser salvados por Ella, porque FUERA DE LA SANTA IGLESIA CATÓLICA, APOSTÓLICA Y ROMANA NO HAY SALVACIÓN PARA NADIE.
Trabajamos y trabajaremos para restaurar en Cristo todas las cosas, pero no a cualquier precio, porque primero está el Honor de Dios y su Gloria.
Con la gracia de Dios, no anhelamos otra cosa que disolvernos para estar con Cristo, pero “disolvernos” en la lucha contra el Anticristo y su ejército idólatra e impío, poniendo el cuerpo y el alma en ésta batalla, y no la lengua.
Los que sean de Dios que se acerquen al desierto de la tribulación, la oscuridad, el olvido y la muerte gloriosa; el resto que siga cocinando para los Caldeos en las cacerolas de Egipto. De nuestra parte sólo queremos comer el Pan de los Angeles en la Casa de Dios.
Llegará el día, y ya estamos en él, que quién no aborrezca sus propios juicios, sus propias elucubraciones y aún sus propios bienes y su vida, los perderá por la soberbia.
El profeta Elías no fue enviado sino a una sola viuda, en Sarepta, aunque había muchas en Israel. Habiendo muchos leprosos en Israel, a ninguno fue enviado Eliseo, sino a Naamán el sirio.
También ahora Dios colmará de bienes a los hambrientos, no a los satisfechos. Dará su gracia a los que se humillen ante su mano todopoderosa y rechazará a los que soberbiamente creen saberlo todo. LA IGLESIA SERÁ LLEVADA AL DESIERTO y allí será alimentada.
Venga la gracia; pase éste mundo. “EL REX TREMENDAE MAJESTATIS” está a las puertas..
El que ha de venir, vendrá y no tardará… Piadoso Señor Jesús sálvanos, Ven Señor Jesús, ¿por qué tardas? ¿qué esperas para mostrar al mundo tus divinas banderas, y arrojar tu mensaje de luz sobre las fieras?

viernes, 21 de abril de 2017

¡SEÑOR, DADNOS SACERDOTES SANTOS! por Mariano Arnal... MUY ACTUAL E INTERESANTE REFLEXIÓN, AUNQUE ES UNA LÁSTIMA QUE CASI AL FINAL CITE A LA SINCRETISTA Y MODERNISTA TERESA DE CALCUTA.




Hoy, la necesidad de SACERDOTES SANTOS se hace más que imperiosa.
Por ello, Señor y Creador nuestro, por Tu Hijo Jesucristo, te pedimos, Padre, que envies obreros a tu mies, forjados en el crisol de una vida santa, en seminarios santos, puramente evangélicos, sacerdotes mortificados, que renuncien al mundo pués NO SON DE ESTE MUNDO Y SUS VANIDADES, y tengan como objetivo LA GLORIA DE DIOS, LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS Y LA EXPIACIÓN DEL PECADO.

lunes, 17 de abril de 2017

DOMINGO DE PASCUA 2017, CAPILLA VIRGEN DE LUJAN. VEDIA, BUENOS AIRES, AR...


SABADO SANTO 2017, CAPILLA VIRGEN DE LUJAN. VEDIA, BUENOS AIRES, ARGENTINA.



VIERNES SANTO 2017, CAPILLA VIRGEN DE LUJAN, VEDIA, BUENOS AIRES, ARGENT...



JUEVES SANTO 2017


SEMANA SANTA EN LA IGLESIA INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, DE TAMPA FL, USA... HOLY WEEK 2017, INMACULATE HEART OF MARY CHURCH. TAMPA, FL


sábado, 1 de abril de 2017

ENCOMENDANDO LAS ALMAS DE LOS DIFUNTOS Y MEDITACIÓN SOBRE LA BREVEDAD DE LA VIDA.


En la  mañana de hoy 1º de Abril y después de haber recibido el sacramento de la Extremaunción, fue llamado al Tribunal de Dios el señor Orlando Budiño, vecino de nuestra Capilla. Don Orlando tenía 87 años y recibió cristiana sepultura, previo responso en nuestra Capilla y acompañado por sus familiares y vecinos; a quienes lo conocieron les pedimos una oración por su eterno descanso.
Reflexión sobre la Brevedad de la vida por San Alfonso de Ligorio
      ¿Qué es vuestra vida? Vapor es que aparece por un poco tiempo.

SANTIAGO 4, 15.
PUNTO 1
¿Qué es nuestra vida?... Es como un tenue vapor que el aire dispersa y al punto acaba. Todos sabemos que hemos de morir. Pero muchos se engañan, figurándose la muerte tan lejana como si jamás hubiese de llegar. Mas, como nos advierte Job, la vida humana es brevísima: El hombre) viviendo breve tiempo, brota como flor, y se marchita.
Manda el Señor a Isaías que anuncie esa misma verdad: Clama —le dice— que toda carne es heno...; verdaderamente, heno es él pueblo: secóse el heno y cayó la flor (Is., 40, 6-7). Es, pues, la vida del hombre como la de esa planta. Viene la muerte, sécase el heno, acábase la vida, y cae marchita la flor de las grandezas y bienes
terrenos. Corre hacia nosotros velocísima la muerte, y nosotros en cada instante hacia ella corremos (Jb., 9,25). Todo este tiempo en que escribo—dice San Jerónimo—se quita de mi vida.
Todos morimos, y nos deslizamos coma sobre la tierra el agua, que no se vuelve atrás (2 Reg., 14, 14). Ved cómo corre a la mar aquel arroyuelo; sus corrientes aguas no retrocederán.

Así, hermano mío, pasan tus días y te acercas a la muerte. Placeres, recreos, faustos, elogios, alabanzas, todo va pasando... ¿Y qué nos queda?... Sólo me resta el sepulcro (Jb., 17, 1). Seremos sepultados en la fosa, y allí habremos de estar pudriéndonos, despojados de
todo.

En el trance de la muerte, el recuerdo de los deleites que en la vida disfrutamos y de las honras adquiridas sólo servirá para acrecentar nuestra pena y nuestra desconfianza de obtener la eterna salvación... ¡Dentro de poco, dirá entonces el infeliz mundano, mi casa, mis jardines, esos muebles preciosos, esos cuadros, aquellos trajes, no serán ya para mí! Sólo me resta el sepulcro.

¡Ah! ¡Con dolor profundo mira entonces los bienes de la tierra quien los amó apasionadamente! Pero ese dolor no vale más que para aumentar el peligro en que está la salvación. Porque la experiencia nos prueba que tales personas apegadas al mundo no quieren ni aun en el lecho de la muerte que se les hable sino de su enfermedad, de los médicos a que pueden consultar, de los remedios que pudieran aliviarlos.

Y apenas se les dice algo de su alma, se entristecen de improviso y ruegan que se les deje descansar, porque les duele la cabeza y no pueden resistir la conversación. Si por acaso quieren contestar, se confunden y no saben qué decir. Y a menudo, si el confesor les da la absolución, no es porque los vea bien dispuestos, sino porque no hay tiempo que perder. Así suelen morir los que poco piensan en la muerte.

sábado, 25 de marzo de 2017

PARA REFLEXIONAR CATÓLICAMENTE



Jorge Mario Bergoglio -alias- "papa" Francisco no tiene la fe católica. Por tanto no es miembro de la Iglesia. Y si no es miembro no puede ser cabeza. Esto lo afirman en forma terminante San Antonino de Florencia, San Roberto Belarmino, San Alfonso María de Ligorio. San Roberto dice: "principio de los más ciertos", "sentencia de todos los antiguos Padres".
El Papa que pierde la fe se autodepone, deja de serlo. No puede ser depuesto por nadie. "Sólo por la Fe puedo ser juzgado" decía el Papa Inocencio III. Pues al no tenerla deja de ser Papa y superior de nadie. Y esta constatación la puede hacer todo cristiano que tenga la Fe.
San Vicente de Lerins se pregunta: "¿cual deberá ser la conducta de un cristiano católico, ante una novedad herética que no esté limitada a un pequeño grupo, sino que amenaza con contagiar a la Iglesia entera?"
"En tal caso el cristiano deberá hacer todo lo posible para adherirse a la antigüedad, la cual no puede evidentemente ser alterada por ninguna mentira".
O sea, "mantener la que ha sido creído en todas partes, siempre y por todos" . Ello implica someterse al régimen tradicional de la Iglesia.
San Vicente de Lerins no habla a obispos o doctores sino a cualquier cristiano.
San Vicente Ferrer dice que es muy peligroso para el alma cristiana adherirse como a Papa al que no lo es; el falso Papa es como "un dios extranjero en este mundo, un ídolo, una estatua, una imagen ficticia de Cristo". La responsabilidad es mayor para el que tiene autoridad o ciencia, pero alcanza a todo cristiano.
Jorge Mario Bergoglio -alias- "papa" Francisco, en la medida en que no nos transmite la fe de sus predecesores, ya no es el sucesor de Pedro.
San Roberto Belarmino, con todos los canonistas católicos, enseña que el Papa que cayera en herejía notoria y pública, "AÚN ANTES DELA SENTENCIA DECLARATORIA DE LA IGLESIA, QUEDA PRIVADO DE SU POTESTAD DE JURISDICCIÓN..." (De Romano Pontifice, I, II. cap. 30)
O sea que si un Papa legítimo cae en desviación de la Fe, por herejía y apostasía "reniega de Cristo y de la Iglesia verdadera" volviéndose cismático; como consecuencia INMEDIATA o sea "ipso facto", él mismo reniega de su cargo y se priva de la jurisdicción del mismo como enseñan el Card. Torquemada, Santo Tomás de Aquino, el Card. Billot, Wernz Vidal, Melchor Cano, Sylvius, Juan Driego, Pedro Ballerini, ... sostienen que SON NULOS los actos jurisdiccionales de quien cayó en herejía notoria. Y esto, que vale para cualquier fiel, vale aún más para un Papa, Obispo, Párroco, etc., que siendo legítimo se desvía de la Fe. SU CARGO QUEDA "IPSO FACTO" VACANTE.
El Card. Billot enseña que "Dios puede permitir que a veces la vacancia de la Sede Apostólica se prolongue por mucho tiempo" (Tract. de Eccl. t. I, pp. 612-635)

¿Puede un hereje ser un Papa válido de la Iglesia Católica y Romana?
No. La Bula Cum ex apostolatus officio del Papa Paulo IV enseña que: si alguien era un hereje antes de la elección Papal, no puede ser un Papa válido, aún si es elegido en forma unánime por los Cardenales (aunque esta Bula no corresponde para Jorge Bergoglio, ya que él no es sacerdote, ni obispo de la Iglesia Católica). Cánon 188. 4 (1917 Código de Ley Canónica) enseña que: si un clérigo (Papa, Obispo, etc.) se vuelve un hereje, pierde su oficio sin alguna declaración por ley operacional. San Roberto Bellarmino, San Antonio, San Francisco de Sales, San Alfonso Ligorio, y muchos otros teólogos, todos enseñan que un hereje no puede ser Papa: "Sin embargo, si Dios llegara a permitir que un Papa se convirtiese en hereje notorio, dejaría por tal hecho de ser Papa, y la silla de Pedro estaría vacante". (San Alfonsus Ligorio, Doctor de la Iglesia: Verita bella Fede. Pt. III, Ch.VIII, 9-10).

domingo, 19 de marzo de 2017

3º DOMINGO DE CUARESMA, STA. MISA Y BAUTISMO


Evangelio según San Lucas
Jesús estaba expulsando un demonio que era mudo; sucedió que, cuando salió el demonio, rompió a hablar el mudo, y las gentes se admiraron. Pero algunos de ellos dijeron: Por Beelzebul, Príncipe de los demonios, expulsa los demonios. Otros, para ponerle a prueba, le pedían una señal del cielo. Pero Él, conociendo sus pensamientos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo queda asolado, y casa contra casa, cae. Si, pues, también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo va a subsistir su reino? Porque decís que yo expulso los demonios por Beelzebul. Si yo expulso los demonios por Beelzebul, ¿por quién los expulsan vuestros hijos? Por eso, ellos serán vuestros jueces. Pero si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios. Cuando el fuerte y bien armado custodia su palacio, sus bienes están en seguro. Pero cuando llega uno más fuerte que él y le vence, le quita las armas en las que estaba confiado y reparte sus despojos. 
El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama. Cuando el espíritu inmundo sale de un hombre, anda vagando por lugares áridos, en busca de reposo; y, al no encontrarlo, dice: “Me volveré a mi casa, de donde salí.” Y al llegar la encuentra barrida y en orden. Entonces va y toma consigo otros siete espíritus peores que él; entran y se instalan allí. Y el final de aquel hombre viene a ser peor que el principio. Sucedió que, estando él diciendo estas cosas, alzó la voz una mujer de entre la gente, y dijo: ¡Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron! Pero él dijo: Dichosos más bien los que oyen la Palabra de Dios y la guardan.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

SANTO BAUTISMO
Al finalizar la Santa Misa del Tercer Domingo de Cuaresma, el P. Mauricio administró el sacramento del sto. Bautismo a la niña Abigail Suarez, hija del Sr. Diego Alberto Suarez y de la Sra. María Laura Ovando, fungiendo como padrino el sr. Lorenzo Darío Ovnado y como madrina la sra. María Inés Manassero.
El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu ("vitae spiritualis ianua") y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión (cf Concilio de Florencia): Baptismus est sacramentum regenerationis per aquam in verbo" ("El bautismo es el sacramento del nuevo nacimiento por el agua y la palabra": Catecismo Romano 2,2,5).


jueves, 16 de marzo de 2017

MARZO, MES DEDICADO A San José, patrono de la Iglesia Universal ... BONUM SANE ET SALUTARE Motu Proprio de BENEDICTO XV Sobre las solemnidades del 50º aniversario de la declaración de San José como Patrono de la Iglesia Católica Del 25 de julio de 1920


GLORIOSO PATRIARCA SAN JOSÉ ROGAD POR NOSOTROS QUE CONFIAMOS EN VOS

A vos recurrimos en nuestra tribulación, bienaventurado José, y después de haber implorado el auxilio de vuestra santísima Esposa, solicitamos también confiadamente vuestro Patrocinio. Por el afecto que os unió a la Virgen Inmaculada, Madre de Dios; por el amor paternal que profesasteis al Niño Jesús, os suplicamos que volváis benigno los ojos a la herencia que Jesucristo conquistó con su Sangre, y que nos socorráis con vuestro poder en nuestras necesidades. Proteged, prudentísimo Custodio de la Divina Familia, el linaje escogido de Jesucristo. Preservadnos, Padre amantísimo, de todo contagio de error y corrupción; sednos propicio y asistidnos desde el cielo, poderosísimo Protector nuestro, en el combate que al presente libramos contra el poder de las tinieblas. Y del mismo modo que, en otra ocasión, librasteis del peligro de la muerte al Niño Jesús, defended ahora a la Santa Iglesia de Dios contra las asechanzas de sus enemigos y contra toda adversidad. Amparad a cada uno de nosotros con vuestro perpetuo patrocinio a fin de que, siguiendo vuestros ejemplos, y sostenidos por vuestros auxilios, podamos vivir santamente, morir piadosamente y obtener la felicidad eterna del cielo. Amén

http://www.mercaba.org/benedicto/bonum_sane_et_salutare.htm

martes, 14 de marzo de 2017

LA RUTINA ANTISEDEVACANTISTA EN TIEMPOS BERGOGLIANOS




Conservadores, Lefebvristas, Materialiter, Resistentes Flácidos, Ecclesia Dei, Una Voce, Summorum y algún devenido "sedevacantista" SUEÑAN VER A Jorge Bergoglio con este disfraz

En los últimos dos años, más o menos, un verdadero aluvión de artículos anti-sedevacantistas han aparecido en publicaciones “on line” y fuera de la Red, tipo “reconocer-y-resistir”, escritos principalmente por autores laicos que han incursionado en varios dominios de la teología católica y de la literatura canónica, pero que no tienen una comprensión genuina de la materia en la que pontifican. Su enfoque de la cuestión de si Francisco es un Papa válido, con frecuencia, no es deductiva (aplicar principios católicos a las evidencias que están a nuestra vista para luego llegar a una conclusión), sino que en vez de ello es inductiva, partiendo de la conclusión deseada de que Francisco es un Papa válido y después intentar llegar a las “pruebas” que parecen llevar a esa conclusión).
A pesar de que estos autores hacen todo lo que pueden para defender la idea de que Jorge Bergoglio es verdaderamente Papa de la Iglesia Católica, al mismo tiempo insisten, sin embargo, en que la validez del papado, no significa nada (que puede no tener ningún efecto práctico en su vida), para no poner en peligro la salud y la salvación del alma. En otras palabras, por lo que a su catolicismo se refiere, bien podría no ser el Papa (de hecho, mejor sería que no lo fuera).
Por analogía, se puede decir que si bien el sedevacantista sostiene que un lobo no puede ser un pastor, precisamente porque es un lobo, la posición de “resistencia” por el contrario afirma que un lobo puede ser un pastor, pero el que sea o no pastor no importa (o más bien, las ovejas tienen la obligación de protegerse del pastor). Adivina cuál de estas dos ideas solo es compatible con la doctrina católica.
San Roberto Belarmino acertó cuando dijo, “sería la más miserable condición de la Iglesia, si estuviera obligada a reconocer al lobo, que está manifiestamente al acecho, como si fuera el pastor” (De Romano Pontífice, Libro II, Cap. 30). Al parecer, este gran santo y doctor de la Iglesia se olvidó de haber proclamado “guárdate del mal pastor” a las ovejas para que se aseguraran de que el lobo no pudiera hacerles mal. Oh, qué bien.
De hecho, parece que la única cosa que supera los esfuerzos gigantescos hechos por los semi-tradicionalistas para defender la reclamación de Francisco al papado, es su incansable labor para reforzar la idea de que este Papa supuestamente válido y auténtico debe ser resistido, ignorado, contradicho, y neutralizado de todas las maneras posibles, para que su enseñanza, sus leyes disciplinarias, sus “santos”, y sus normas de culto no influyan en los fieles de ninguna manera. En otras palabras, él puede y debe ser su “Papa”, pero no se atreven con los hechos a aplicarle cualquiera de las doctrinas católicas sobre el papado. Él es, como el P. Anthony Cekada tan acertadamente lo expresó hace años, un “Papa de cartón -solamente para exhibirlo-” (fuente).
Quienes objetan que Francisco debe ser el Papa, porque de lo contrario tendremos que concluir que la Iglesia ha defeccionado o ha sido abandonada por Dios, deben darse cuenta de que un hereje manifiesto (o apóstata), obviamente, no da ni puede ofrecer ningún tipo de garantía o protección para la Iglesia. Esto, ellos mismos lo admiten tácitamente como se ve por la feroz resistencia al hombre. Obviamente no protege ni garantiza nada y, de hecho, lleva al infierno. (En el futuro cercano, vamos a tener más blogs y podcasts preguntándose si “¿Han prevalecido las puertas del infierno?” Pregunta que se adelanta aquí: El Papa y el Anticristo)
Brevemente, un hombre que no profesa la fe de San Pedro no puede ser el sucesor de San Pedro. Nadie, de hecho, puede incluso ser miembro de la Iglesia Católica si no profesa esa misma fe, y mucho menos ser su cabeza: “En realidad sólo son miembros de la Iglesia los que han sido bautizados y profesan la verdadera fe, y no han tenido la desgracia de separarse de la unidad del Cuerpo, o no han sido excluidos por la autoridad legítima por haber cometido faltas graves “(Pío XII, Encíclica Mystici Corporis, n 22; cursivas añadidas).
Nuestro Señor Jesucristo garantiza la Fe de San Pedro: “Pero yo he rogado por ti, para que tu fe no falle; y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos” (Lc 22:32). La objeción de que San Pedro negó a Cristo tres veces no viene al caso, porque en realidad no fue hecho Papa hasta después de la Resurrección de Cristo. De hecho, el Concilio Vaticano utiliza el pasaje bíblico que acabamos de citar como prueba de que la Santa Sede no puede verse afectada por cualquier error, dejando claro que nuestro Señor concedió el papado de San Pedro después de su resurrección: “Y sólo a Simón Pedro, Jesús después de su resurrección confirió la jurisdicción propia del supremo Pastor y regidor de todo el rebaño, diciendo: “Apacienta mis corderos”, “Apacienta mis ovejas” (Juan 21:15 y ss)…. [L]a Sede de San Pedro siempre ha permanecido libre de cualquier error, según la promesa divina que nuestro Señor el Salvador hizo al jefe de sus discípulos: “Yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos (Lucas 22:32)” (Vaticano I, Constitución dogmática Pastor Aeternus; Denz 1822, 1836; la cursiva es nuestra).
En respuesta a la oleada reciente y muy popular de artículos contra el sedevacantismo por autores como el obispo Richard Williamson, Robert Siscoe, John Salza, Brian McCall y otros, el P. Anthony Cekada ha publicado un vídeo exponiendo los hechos relacionados con la enseñanza católica aplicable a un hereje que dice ser Papa, y refuta paso a paso los distintos errores en que caen los expertos que profesan “reconocer-y-resistir”.
El siguiente texto es un breve resumen e introducción al video, publicado en el blog del P. Cekada Quidlibet):
La elección de Jorge Mario Bergoglio en el cónclave de marzo de 2013 fue un punto de inflexión en la disputa entre los tradicionalistas católicos sobre la cuestión del Papa: ¿Tenemos que “Reconocer” a los papas posconciliares como verdaderos papas, aunque “resistiéndoles? (la posición “R & R” propia de la Sociedad de San Pío X, Mons. Williamson, The Remnant, Catholic Family News y muchos otros) ¿O debemos tratarlos como herejes públicos que no son en absoluto verdaderos papas? (La posición sedevacantista)
Las declaraciones públicas escandalosas de Francisco y sus travesuras alocadas han llevado cada vez a más tradicionalistas a abrazar el sedevacantismo, y muchos más están considerando hacer lo mismo.
Esto ha causado consternación en el campo de R & R, por lo que se han sentido obligados a producir un buen número de críticas al sedevacantismo en los últimos dos años.
He recibido muchas peticiones para que responda a estas críticas, y este video es mi respuesta.
La primera rutina de los R & R es seguir a teólogos equivocados –Francisco Suárez, Cayetano y Juan de Santo Tomás– que mantienen que un Papa hereje tenía que ser llevado a juicio antes de que perdiera su cargo. Pero esta enseñanza:
Fue posteriormente abandonada por los teólogos, que adoptaron en vez de ella la posición de San Roberto Belarmino.
Fue desechada por Pablo IV en su Bula Cum ex Apostolátus Offício.
Lleva a un absurdo, porque en nuestros días, habría que esperar que fueran cardenales heréticos los que juzgaran a un papa herético.
La segunda rutina de los R & R es discutir la cuestión equivocada –pérdida del cargo por un Papa hereje– cuando ahora los sedevacantistas argumentan que Bergoglio no podría haberse convertido en un verdadero Papa ya en el comienzo de su “papado”. Aquí estamos hablando de:
La enseñanza de los canonistas que sobre el hecho de que un hereje público está impedido por la ley divina de llegar a ser un verdadero Papa.
Los R & R confunden el pecado de herejía con el delito canónico de herejía.
Los R & R han creado la figura del “amigo ortodoxo” –usted no puede llegar a ser hereje a menos que alguien se lo advierta.
Herejía material Vs. Herejía Formal; Pío XII en su Encíclica Mystici Córporis Christi de 1943, providencialmente ha cerrado la última vía de escape de R+ R.
Concluimos contestando a seis objeciones comunes de los R & R sobre el “Papa por defecto” y ofrecemos un análisis del problema de fondo que obliga a los católicos a debatir estas cuestiones.

viernes, 10 de marzo de 2017

UNA MUY ACTUAL CARTA DE Mons. Moises Carmona al Canonigo Justino Salmerón


S.E.R. Mons. Moisés Carmona
Acapulco, Gro., 8 de Julio de 1990
Sr. Canónigo D. Justino Salmerón Chilapa, Gro.

Mi estimado padre Tino:
Sin que yo lo solicitara, me enviaste copia de una carta que allá, por el año X, envié a la antes sagrada Mitra. Comprendo lo que intentas y adivino lo que con ello quieres decirme:
"QUE NO SOY AHORA EL MISMO QUE CUANDO LA ESCRIBI"
Te equivocas, padre Tino, te equivocas. Soy enteramente el mismo y en nada he cambiado. La fe, que antes me impulsaba, es la misma que hoy me alienta, solo que es más ardiente y encendida y antes preferiría caer al suelo hecho pedazos, que permitir que me la arrebataran o perderla. Soy fiel a la IGLESIA, que desde niño me hicieron conocer como la única que Cristo instituyó y, siendo Cristo no sólo verdadero Hombre, sino también verdadero Dios, creo y siempre he creído que ella es perfecta y perfecta, como El la instituyó, debe llegar hasta el fin del mundo. Creo también que, habiendola fundado como "columna y fundamento de la verdad" (I Tim. III,15), ella no está sujeta a los cambios y mudanzas de los tiempos. Mi fe en esta IGLESIA se ha agigantado al conocer las promesas que le hizo su divino FUNDADOR:

"ESTAD CIERTOS DE QUE YO MISMO ESTARE CON VOSOTROS HASTA LA CONSUMACION DE LOS SIGLOS" (S.Mt. XXVIII ,20)
"YO ROGARE A MI PADRE Y OS DARA OTRO ABOGADO Y CONSOLADOR PARA QUE ESTE CON VOSOTROS ETERNAMENTE" (S.Mt. XIV,16)

Tu, como yo, conociste esta misma IGLESIA; tú, como yo, estudiaste el mismo catecismo y en el seminario estudiamos la misma Sagrada Teología. ¿Crees tú que esta IGLESIA, asistida como está por Cristo y por el Espíritu Santo, pudo en un momento desviarse de la VERDAD DIVINA y enseñarnos el error? De haber sido ésto, se sacaría como consecuencia que Cristo no es Dios, porque Dios no miente y es siempre fiel a sus promesas. Si tú crees que Cristo es Dios y que por lo tanto, es veraz ¿Cómo es que te dejaste deslumbrar por los cambios ocurridos? ¿Crees tú que los 262 legítimos sucesores de San Pedro nos estuvieron engañando por los casi veinte siglos? ¡Pobre IGLESIA de Cristo entonces, pobres fieles! ¡En qué densas tinieblas estuvieron sumidos por tan largos años! Oh Baal, ¡qué grande eres! Tus pontífices que como soles fulgurantes aparecieron desde la muerte del último "Papa oscurantista" Pio XII, han disipado las tinieblas en que la IGLESIA nos tuvo sumergidos. ¡Que felicidad! ¡Oh teología de la liberación que nos has liberado del error y nos has traído la verdad! ¡Qué contraste ahora! ¡Qué distinto! El viejo catecismo de Ripalda nos hizo creer que fuera de la IGLESIA CATOLICA no hay salvación; Los profetas de la IGLESIA NUEVA enseñan ahora que no; que todas las religiones son iguales y todas son medios de salvación. Sabiamos que la IGLESIA CATOLICA era la única poseedora de la verdad absoluta; ¡Qué tontería! ni Santo Tomás, ni San Agustín, ni nadie del pasado sabía que la verdad puede partirse y que cada secta religiosa tiene parte de la verdad. Se nos enseño antes que la Misa es la repetición del sacrificio de Cristo en la cruz; los nuevos profetas dicen que no, que es solamente memorial. Se enseñó también que para comulgar era necesario estar en gracia de Dios; ¡qué gracia ni qué gracia! Desde que en el"Congreso Eucarístico de Bogotá" Montini autorizó que se diese la comunión a seis ministros protestantes y él mismo la dió a la rabiosa presbiteriana Barbarina Olzon, sin exigirles no abjuración ni confesión, todos hoy pueden acercarse a comulgar, sin importar que vivan en amasiato o en adulterio. Oh, qué iglesia esplendorosa instituyó Montini y los obispos deslumbrados aceptaron! ¡Qué de luz! ¡qué de belleza! ¡qué de magia! Tienes razón, Padre Tino, de sentirte feliz en esa iglesia; pero ¡HORROR! En el Heraldo de Méjico del 27 de mayo, del año en curso, leí estas palabras que me cayeron como cubetazo de agua helada:
"Las críticas formuladas a la "iglesia católica por los grupos masónicos, lejos de lesionarla la sirven para ayudarla a corregir sus errores" (El subrayado es mío)
¿Quién dijo estas palabras? ¡Admírate, padre Tino, admírate! las dijo nada menos que el GRAN PRIMADO DE MEXICO, en la carpa de cemento, en donde tienen prisionera a nuestra REINA GUADALUPANA y en la misa anual que se dice por los enfermos. ¡Qué desilución! fascinado como estaba por el esplendor de esa nueva iglesia y cuando ya estaba animado a unirme a sus obcecados seguidores, queriendo como ellos sentir el gozo de encontrarme en la verdadera Iglesia, viene el MÁXIMO REPRESENTANTE DE ESA IGLESIA, D. Corripio Ahumada, a confesar publicamente QUE ESA IGLESIA TIENE ERRORES. Y si tiene errores, padre Tino, ella no es la IGLESIA UNA, SANTA, CATÓLICA Y APOSTÓLICA que Cristo instituyó; no es por tanto la IGLESIA VERDADERA, ¡no lo es! ¡no lo es!
Me quedaré entonces, para siempre con la Iglesia de los 262 legítimos sucesores de San Pedro, con la IGLESIA de los grandes Concilios Ecuménicos, con la IGLESIA que es inmutable, como inmutable es su Divino Fundador y que es perpetua e indefectible y que debe subsistir tal como Cristo la fundó, sin ceder en su misión sobrenatural y sin interrupción hasta el fin del mundo. Detesto con toda mi alma a esa falsa iglesia que está conduciendo a los fieles a la APOSTASIA, sin que ellos se den cuenta; detesto a sus obispos que no son ya legítimos pastores, sino mercenarios hechos lobos, que por las bardas se han metido al aprisco para devorar a las ovejas y a los cuales nay que cecir como en Jeremías:
"Ay de los pastores que dispersan y destrozan el rebaño de mi pastizal... Vosotros habéis dispersado mi grey, la habéis descarriado y no haréis cuidado de ella; yo me cuidaré de pediros cuenta vuestra mala conducta".
(Jer. XXIII,1-3)

Tu amigo como siempre,
(Firma de Mons. Carmona)

miércoles, 1 de marzo de 2017

VÍA CRUCIS Y MISA VESPERTINA DEL MIÉRCOLES DE CENIZAS EN LA CAPILLA VIRGEN DE LUJÁN


Con la imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.

La Cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón.
Las palabras que se usan para la imposición de cenizas, son:
“Concédenos, Señor, el perdón y haznos pasar del pecado a la gracia y de la muerte a la vida”

“Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás"

Origen de la costumbre:
Antiguamente los judíos acostumbraban cubrirse de ceniza cuando hacían algún sacrificio y los ninivitas también usaban la ceniza como signo de su deseo de conversión de su mala vida a una vida con Dios.
En los primeros siglos de la Iglesia, las personas que querían recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo, se ponían ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad vestidos con un "hábito penitencial". Esto representaba su voluntad de convertirse.
En el año 384 d.C., la Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos y desde el siglo XI, la Iglesia de Roma acostumbra poner las cenizas al iniciar los 40 días de penitencia y conversión.
Las cenizas que se utilizan se obtienen quemando las palmas usadas el Domingo de Ramos de año anterior. Esto nos recuerda que lo que fue signo de gloria pronto se reduce a nada.
También, fue usado el período de Cuaresma para preparar a los que iban a recibir el Bautismo la noche de Pascua, imitando a Cristo con sus 40 días de ayuno.
La imposición de ceniza es una costumbre que nos recuerda que algún día vamos a morir y que nuestro cuerpo se va a convertir en polvo.Nos enseña que todo lo material que tengamos aquí se acaba. En cambio, todo el bien que tengamos en nuestra alma nos lo vamos a llevar a la eternidad. Al final de nuestra vida, sólo nos llevaremos aquello que hayamos hecho por Dios y por nuestros hermanos los hombres.
Cuando el sacerdote nos pone la ceniza, debemos tener una actitud de querer mejorar, de querer tener amistad con Dios. La ceniza se le impone a los niños y a los adultos.


jueves, 23 de febrero de 2017

FALSA Y VERDADERA MISERICORDIA... Pío XII: Acusar de dureza y rigidez a la Iglesia y a su moral, es acusar al mismo Jesucristo


ÚLTIMAMENTE se habla cada vez más, en nombre de una mal entendida misericordia, de que la virtud es pecado y que el pecado pasa a ser una virtud; se acusa a los católicos fieles y a la Iglesia de intolerante y exceso de rigidez, dureza de corazón y falta de misericordia. ¡Como si la Iglesia no destacara entre las obras de misericordia “corregir al que yerra” y “enseñar la verdad al que no sabe”!
Esa crítica revive el error de la “moral de situación” o “nueva moral” evolucionista, reiteradamente condenada por el Magisterio pontificio. Por ejemplo, dirigiéndose a los participantes de la “Jornada de la familia” realizada en marzo de 1952, decía el Papa Pío XII:

[...] La «nueva moral» afirma que la Iglesia, en lugar de fomentar la ley de la libertad humana y del amor e insistir en cierta dinámica digna de la vida moral, hace hincapié, casi exclusivamente y con excesiva rigidez, sobre la firmeza e intransigencia respecto de las leyes morales cristianas, recurriendo frecuentemente al “están obligados” o al “no es lícito”, que tienen un excesivo sabor de humillante autoritarismo.
Pero al contrario, la Iglesia quiere —y lo destaca expresamente cuando se trata de formar las conciencias— que el cristiano sea introducido en las infinitas riquezas de la fe y de la gracia, de modo persuasivo, para que así se sienta inclinado a profundizar en ellas.
La Iglesia, sin embargo, no puede abstenerse de advertir a los fieles que estas riquezas no pueden ser adquiridas ni conservadas si no es al precio de precisas obligaciones morales. Una conducta diversa acabaría por hacer olvidar un principio fundamental, sobre el que ha insistido siempre Jesús, su Señor y Maestro. Él ha enseñado, precisamente, que para entrar al reino de los cielos no basta con decir: “Señor, Señor”, sino que debe hacerse la voluntad del Padre Celestial. Ha hablado de la “puerta estrecha” y del “camino angosto” que conducen a la Vida y ha añadido: “Esforzaos por entrar por la puerta estrecha, porque muchos, os digo, pretenderán entrar y no lo lograrán”. Ha puesto, como piedra de toque y señal distintiva del amor a Él mismo, Cristo, la observancia de los Mandamientos. Igualmente al joven rico, que le interroga, Él le dice: "Si deseas entrar en la vida observa los mandamientos” y a la nueva pregunta: “¿Cuáles?”, responde: “¡No matar, no cometer adulterio, no robar, ni dar falso testimonio, honrar al padre y a la madre y amar al prójimo como a uno mismo!”. Él ha puesto como condición a quien quiera imitarlo, el renunciar a sí mismo y tomar cada día su cruz. Exige que el hombre esté listo para dejar por Él y por su causa cuanto tiene de más querido, como el padre, la madre, los propios hijos y, al fin, el último bien, su propia vida. Porque Él mismo afirma: “A vosotros os digo, amigos míos: no temáis a los que matan el cuerpo, porque no pueden hacer nada más. Temed más bien a Aquel que puede arrojar el alma y el cuerpo al infierno”.

Así hablaba Jesucristo, el divino Pedagogo, que sin duda sabe mejor que los hombres penetrar en las almas y atraerlas a su amor con las infinitas perfecciones de su Corazón, “bonitate et amore plenum” [“pleno de bondad y amor”].
Y el Apóstol de las Gentes, San Pablo, ¿ha predicado acaso de otra manera? Con su vehemente acento de persuasión, revelando el arcano encanto del mundo sobrenatural, ha desplegado la grandeza y el esplendor de la fe cristiana, la riqueza, la potencia, la bendición y la felicidad encerradas en ella, ofreciéndola a las almas como digno objeto de la libertad del cristiano y meta irresistible de impulsos puros de amor. Pero no es menos cierto que también son suyas advertencias como estas: “Trabajad por vuestra salvación con temor y temblor”, y que de su misma pluma han brotado altos preceptos morales, destinados a todos los fieles, ya sean de inteligencia común o almas de elevada sensibilidad.
Teniendo, por tanto, como norma estricta las palabras de Cristo y del Apóstol, ¿no se debería decir más bien que la Iglesia de hoy está más inclinada a la condescendencia que a la severidad? De ahí que la acusación de dureza opresiva que hace la “nueva moral” contra la Iglesia, en realidad golpea en primer lugar a la misma adorable Persona de Cristo [...].

lunes, 13 de febrero de 2017

LAS VIRTUDES TEOLOGALES. NATURALEZA DE ESAS VIRTUDES; SON CARACTERISTICAS DE LA CUALIDAD DE HIJOS DE DIOS. Tomado del libro "Jesucristo, Vida del Alma" del Dom Columba Marmion, O.S.B



Fe, Esperanza y Caridad
¿Qué son estas virtudes? Como os lo he dicho, son potencias para obrar sobrenaturalmente, fuerzas que nos hacen capaces de vivir como hijos de Dios y llegar a la eterna bienaventuranza.
El Concilio de Trento, cuando habla del aumento de la vida divina en nosotros, distingue, ante todas las cosas la fe, la esperanza y la caridad. Se llaman teologales porque tienen a Dios por objeto inmediato [Santo Tomás (I-II, q.112, a.1) indica otras dos razones de este término «virtudes teologales»; estas virtudes son otorgadas únicamente por Dios, y, de otra parte, sólo la Revelación divina nos las hace conocer]; por ellas podemos conocer a Dios, esperar en El, amarle de una manera sobrenatural, digna de nuestra vocación a la gloria futura y de nuestra condición de hijos de Dios. Estas son propiamente las virtudes del orden sobrenatural; de ahí su primacía y eminencia. Ved qué bien responden estas virtudes a nuestra divina vocación. ¿Qué se necesita, en efecto, para poseer a Dios?
Es menester, en primer lugar, conocerle; en el cielo ·de veremos cara a cara, y por eso seremos semejantes a El» (Jn 3,2), pero en la tierra no le vemos; únicamente por la fe en El y en su Hijo, creemos en su palabra y le conocemos con un conocimiento oscuro. Pero lo que nos dice de sí mismo, de su naturaleza, de su vida y de sus planes de Redención por su Hijo, eso lo conocemos con certeza, el Verbo, que está siempre en el seno del Padre, nos dice lo que ve, y nosotros le conocemos porque creemos lo que dice: «Nadie jamás ha visto a Dios; el Hijo Unigénito, que permanece en el seno del Padre, es quien nos le dará a conocer» (Jn 1,18). Este conocimiento de fe es, pues, divino, y por eso dijo Nuestro Señor que es «un conocimiento que procura la vida eterna». «En esto consiste la vida eterna, en conocerte a Ti, oh Dios verdadero, y a Jesucristo a quien nos enviaste» (ib. 17,3).
Por la luz de la fe, sabemos dónde está nuestra bienaventuranza; sabemos lo que «el ojo no ha visto, ni el oído oyó, ni el corazón sospechó, es decir, la hermosura y grandeza de la gloria que Dios reserva a los que le aman» (1Cor 2,9). Mas esta inefable bienaventuranza está por encima de la capacidad de nuestra naturaleza; ¿podremos, pues, llegar a ella? Sí, indudablemente; es más: Dios hace nacer en nuestra alma el sentimiento o la convicción interna de que estamos seguros de alcanzar este objetivo supremo, mediante su gracia, fruto de los méritos de Jesús y a pesar de los obstáculos que se opongan a ello. Podemos decir, con San Pedro: «Bendito sea Dios, el Padre de Nuestro Señor Jesucristo, que, según su gran misericordia, nos ha regenerado en el Bautismo, y nos dio esta viva esperanza de una herencia incorruptible que nos es reservada en los cielos» (1Pe 1,3; +2Cor 1,3).
Finalmente, la caridad, el amor, acaba esta obra de acercamiento a Dios mientras permanecemos en el mundo, en espera de poseerle en el otro; la caridad completa y perfecciona la fe y la esperanza, hace que experimentemos en Dios una real complacencia, que le antepongamos a todas las cosas, y deseemos manifestarle esa complacencia y preferencia por el cumplimiento de su voluntad. «La compañera de la fe, dice San Agustín, es la esperanza, es necesaria, porque no vemos lo que creemos y con ella no se nos hace insoportable la espera; luego viene la caridad, que aviva en nuestro corazón la sed y hambre de Dios e imprime en nuestra alma un deseo o impulso hacia El» (Sermo LIII). El Espíritu Santo ha infundido en nuestros corazones la caridad que nos mueve a clamar a Dios: ¡Padre, Padre! Es una facultad sobrenatural que hace que nos adhiramos a Dios, como a la bondad infinita que amamos más que a toda otra cosa. «¿Quién nos separará de la caridad de Cristo?» (Rom 8,35).
Tales son las virtudes teologales: admirables principios, potencias maravillosas para vivir de la vida divina, mientras moramos en la tierra. Lo mejor que podemos hacer para que sea una realidad nuestra cualidad de hijos de Dios y para caminar hacia la posesión de esta presencia eterna de la cual estamos llamados a participar con Cristo, nuestro hermano primogénito, es conocer a Dios tal como se ha revelado por Nuestro Señor Jesucristo, esperar en El y en la bienaventuranza que nos promete, por los méritos de su Hijo Jesús, y amarle sobre todas las cosas.
Dios nos ha dotado liberalmente con estas potencias pero no olvidemos que si bien nos son dadas sin nuestro concurso, no perseveran, no las conservamos ni las desarrollamos si no enderezamos a ello nuestros esfuerzos.
Es propio de la naturaleza y perfección de una potencia realizar el acto que le es correlativo (Santo Tomás, II-III, q.56, a.2; +I-II, q.55, a.2); una potencia que permaneciera inerte, por ejemplo, una inteligencia que jamás produjera un pensamiento, nunca alcanzaría el fin y, por consiguiente, la perfección que le es debida. Las facultades nos son dadas precisamente para que las ejercitemos.
Las virtudes teologales, aunque infusas, están sujetas a esa ley de perfeccionamiento, y si quedan inactivas padecerá un grave detrimento nuestra vida sobrenatural. De todos modos no son hijas del ejercicio, pues en este caso no serían infusas; y por esta misma razón sólo Dios puede acrecentarlas en nosotros. Por eso el Santo Concilio de Trento nos dice que solicitemos de Dios el aumento de estas virtudes (Sess. X, cap.18). Y en el Evangelio veis que los Apóstoles piden a Nuestro Señor les aumente la fe (Lc 17,5); San Pablo escribe a los fieles de Roma que está pidiendo a Dios haga abundar en ellos la esperanza (Rom 15,13); suplica igualmente al Señor que avive la caridad en el corazón de sus caros Filipenses (Fil 1,9).
A la oración, a la recepción de los sacramentos, conviene añadir la práctica de las mismas virtudes.- Si Dios es la causa eficiente del aumento de estas virtudes en nosotros, nuestros actos, hechos en estado de gracia, son la causa meritoria. Por los actos merecemos que Dios aumente en nuestras almas estas virtudes tan vitales; además, el ejercicio facilita en nosotros la repetición de estos actos. Este es un punto muy importante, puesto que esas virtudes son características y específicas de nuestra condición de hijos de Dios.
Pidamos, pues, con frecuencia a nuestro Padre celestial que las aumente en nosotros; digámosle, especialmente cuando nos acercamos a los sacramentos, en la oración, en la tentación: «Señor, creo en Ti, mas aumenta mi fe; eres mi única esperanza, mas afirma mi confianza, te amo sobre todas las cosas, pero acrecienta este amor, a fin de que nada busque fuera de tu santa voluntad...»

jueves, 2 de febrero de 2017

PROCESIÓN DE LA CANDELARIA, 2 DE FEBRERO...


La fiesta del 2 de febrero celebra, al mismo tiempo, la Presentación de Jesús en el Templo y la Purificación de la Santísima Virgen, 40 días después del nacimiento del Salvador. Se halla, pues unida al misterio de Navidad....
Es una fiesta de luz. Por su simbolismo, la procesión de la “Candelaria”, procesión de las candelas, evoca la manifestación de Cristo, luz del mundo, recibido en el Templo por el anciano Simeón como el enviado de Dios, “luz para iluminar a las gentes y gloria de Israel, su pueblo”. El Templo, centro de la piedad israelítica, al recibir a Jesús dentro de sus muros, parece habrá de irradiar con dimensiones universales. La venida del Salvador al Templo es el tema principal de la fiesta; pero el pensamiento de la Santísima Virgen se halla presente en toda ella.

Extraído del Misal Diario y Visperal de Dom Gaspar Lefebvre, O.S.B de la Abadía de San Andrés en Brujas, Bélgica.
159. ¿A qué fin se hace el día de la Purificación la proce­sión con candelas encendidas en la mano? -El día de la Pu­rificación hácese la procesión con candelas encendidas en la mano en memoria del viaje que hizo la Santísima Virgen con el Niño Jesús en los brazos desde Belén al templo de Jerusalén y del júbilo que mostraron los santos Simeón y Ana al encontrarse con El.
160. ¿Cómo hemos de asistir a la procesión que se hace en la fiesta de la Purificación? - En la procesión que se hace en la fiesta de la Purificación hemos de renovar la fe en Jesu­cristo, nuestra verdadera luz, pedirle nos ilumine con su gracia y nos haga dignos de ser admitidos un día en el templo de la gloria por intercesión de su Santísima Madre
Extraído del Catecismo Mayor de San Pio X

jueves, 12 de enero de 2017

103 ANIVERSARIO DE LA CONSAGRACIÓN DE LA REPÚBLICA MEXICANA A CRISTO REY.




El 11 de enero de 1914, se consagró a México al Sagrado Corazón de Jesús, acto, que demostró la fe de este compromiso, cuando en 1926 el pueblo Católico se levanto en armas para luchar por la Iglesia de Cristo.

La primera consagración al Corazón de Cristo Rey ocurrió el 11 de enero de 1914 durante una Santa Misa que presidió el entonces Arzobispo de México en la Catedral Metropolitana, quien depositó a los pies de la imagen las insignias reales. Esta consagración se realizó con la fórmula del Papa León XIII, renovándose con una forma especial en 1924 cuando México acogió el Congreso Eucarístico.

ACTO DE PROCLAMACIÓN Y CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE CRISTO REY Y JURAMENTO DE FIDELIDAD Y VASALLAJE.


¡VIVA CRISTO REY!

Corazón Sacratísimo del Rey pacífico: radiante de júbilo como fieles vasallos, venimos hoy a postrarnos al pie de tu trono y gozosos te proclamamos a la faz del mundo: REY INMORTAL DE LA NACIÓN MEXICANA, al acatar tu Soberanía sobre todos los pueblos. 
Queremos coronar tu frente, ¡Oh Cristo Rey!, con una diadema de corazones mexicanos y poner en tus manos, el cetro de un poder absoluto, para que rijas y gobiernes a tu pueblo amado. Eres Rey como afirmaste en tu pasión, ¡porque eres el Hijo de Dios! Por lo tanto, ¡Oh Monarca amabilísimo!, este pueblo tuyo, que tiene hambre y sed de justicia, que se ampara en tu celestial Realeza, te promete entronizar tu Corazón en todos sus hogares, pobres o ricos y rendirte el homenaje que mereces, reconociendo tus derechos santísimos sobre todo el orbe.

Consagramos a tu Corazón Sagrado, la Iglesia de México con todos sus Pastores, Ministros y Comunidades religiosas; la Patria querida con todos sus hogares, las familias con todos sus miembros; ancianos, jóvenes o niños; a los amigos y a los enemigos y muy particularmente, a las madres, las esposas y las hijas, destinadas a modelar el corazón del futuro pueblo mexicano, para que triunfes y reines en todos los habitantes de esta Nación.

¡Oh Cristo Rey!, con ardiente júbilo te juramos fidelidad como nobles generosos vasallos. Habla, pues, manda, reclama y exige con imperio: pídenos la sangre y la vida, que son tuyas, porque totalmente te pertenecemos; resueltos estamos a dártelos por defender tu bandera hasta que triunfe y sea exaltado, reverenciado y amado para siempre tu herido Corazón. 
Ya reina en México tu Corazón divino y desde la santa Montaña consagrada a ti, enjugará las lágrimas, restañará la sangre, curará las heridas de esta República conquistada por María de Guadalupe. Tú dominarás en ella con el cetro suavísimo de tu misericordia y en la paz como en la guerra, en la agitación como en la tranquilidad, nos verás con benignos ojos y extenderás tus benditas y poderosas manos para bendecirnos. Y nosotros, con todas las generaciones futuras, te aclamaremos nuestro Rey y Salvador. Allá volarán las muchedumbres a pedirte gracias y a ofrecerte, con alma y vida, guardar tu santa Ley: y tú, Redentor amoroso de los hombres, atrae a tu Corazón adorable a los pecadores para convertirlos.

Recobra el dominio sobre tantas almas apóstatas, desorientadas y engañadas con falsas y perversas doctrinas; conserva la fe en nosotros y despréndenos de los miserables bienes del mundo; calma los odios y une a los hermanos; ilumina a los ciegos; perdona a los ingratos; pero, sobre todo, concede a tu Iglesia la libertad y la paz por la que tanto suspiramos. Derrite con el fuego de tu divino pecho, misericordioso Jesús, el hielo de las almas; establece tus reales en todos los pueblos de nuestro país y penetre tu caridad a las cárceles, a los hospitales, a las escuelas, a los talleres; haz un trono para ti en cada corazón mexicano, porque los Pastores y las ovejas, los padres y los hijos, nos gloriamos en ser tuyos. Danos, por fin, una santa muerte, sepultándonos en la herida preciosa de tu Corazón de amor, para resucitar en los esplendores del cielo, cantando eternamente:

CORAZÓN SANTO
TU REINAS YA,
MÉXICO TUYO
SIEMPRE SERÁ

¡VIVA CRISTO REY!