Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

viernes, 31 de diciembre de 2010

¿YO PARA QUE NACÍ? (meditación para el final de año)

Por Lope de Vega
¿Yo para qué nací? Para salvarme.
Que tengo que morir es infalible;
Dejar de ver a Dios y condenarme
Triste cosa será, pero posible.
¡Posible...! ¿y río y duermo
y quiero holgarme?
¡Posible...! ¿y tengo amor a lo visible?
¿Qué hago? ¿En qué me ocupo?
¿En qué me encanto?
¡Loco debo yo ser, pues no soy santo!



martes, 28 de diciembre de 2010

DÍA DE LOS SANTOS INOCENTES, MÁRTIRES

“Vox in Rama audita est, plorátus et ululates: Rachel plorant filios suos, et nóluit consolári, quia non sunt” (“Una voz fue oída en Ramá, muchos lloros y alaridos: es Raquel que llora sus hijos, sin querer consolarse, porque ya no existen”, Mt. 2, 18), reza la antífona de Communio en la Sancta Missa de los Santos Inocentes, mártires, que dieron sus pequeñas vidas por el Cordero inmaculado, Nuestro Señor Jesucristo. ¡Cuán dignos de compasión son estos pobres niños, considerados desde un punto de vista natural! Y sin embargo, ¡cuán feliz fue su suerte, si la consideramos desde el punto de vista sobrenatural!
Y ante todo ocurre preguntar: ¿qué habría sido de estos niños a no morir a tan tierna edad? Tal vez se habrían manchado con placeres deshonestos, y más tarde habrían sido enemigos del Salvador y acaso cooperadores de su muerte… En todo caso, no habrían llegado a ceñir su frente con una corona, y su felicidad no habrá dejado de naufragar en la ruina que más tarde sobrevino a todo el pueblo judío.
Preguntémonos ahora qué es lo que ha sido de aquellas inocentes víctimas. Son santos, y santos poderosos, que, según se dice, han recibido de Dios especial poder de intercesión para la hora de la muerte. Son almas inocentes que en el cielo ostentan la aureola de la virginidad. Por eso en la Sancta Missa de hoy, la Iglesia les aplica aquel hermoso pasaje del Apocalipsis, en donde San Juan pinta la felicidad y la gloria de las almas inocentes en el cielo. Son finalmente, santos mártires. La Iglesia los reconoce como tales, porque perdieron su vida por Cristo, y celebra su fiesta de un modo especialmente solemne, aun cuando cae en días de júbilo dentro de la Octava de Navidad. Ellos fueron objeto de una profecía de Jeremías. Jeremías presentó a Raquel, una de las madres primitivas de Israel, llorando con los mismos lamentos sobre el cautiverio del pueblo de Dios en Babilonia, y sobre su reprobación final, hacia lo que la matanza de los inocentes fue el primer paso, con el fin de matar entre ellos al Mesías. El destino de aquellos niños está ligado con el de todo un pueblo, su muerte es profecía y principio de la perdición de toda la nación.
Los niños inocentes encontraron, pues, su felicidad en su martirio. Al trasponer los umbrales de la vida, dice la Iglesia, en un himno a ellos dedicado, habían llenado ya su misión. Rápidamente y sin dolor, al menos sin dolor consciente. En un instante, sin más tiempo que el preciso para cortarles el cuello. Cerraron sus ojos al mundo terrenal y a sus padres carnales, y los abrieron para contemplar eternamente la hermosa faz de Dios.
Ellos fueron la salvaguardia del Salvador, y a ellos les debemos todo lo que por nosotros hizo en los treinta y tres años de su vida. Por esta íntima relación de los Inocentes con Jesús, los ama y festeja tanto la Iglesia, así como también María les debió guardar una compasiva ternura en su corazón. En una encantadora visión, el cantor eclesiástico ve a los pequeños mártires en la gloria jugando alrededor de la Virgen con su Hijo divino: “Vos prima Christi víctima, Grex immolatórum tener, Aram sub ipsam símplices Palma et corónis lúditis” (“Vosotros sois las primeras víctimas de Cristo, los tiernos corderos inmolados por Él; y jugáis, inocentes, ante su altar con vuestras palmas y coronas”). Amén.

sábado, 25 de diciembre de 2010

MENSAJE DE NAVIDAD 2010 DE LA SOCIEDAD RELIGIOSA SAN LUIS REY DE FRANCIA


¡Queridos fieles, benefactores y amigos!

Dios Todopoderoso es el Señor y dueño de todo lo que existió, existe y existirá en el mundo. Y, sin embargo, no se pronunció ni hizo autobombo sobre los corazones de la humanidad que crecía bajo la tiranía miserable del demonio.
Antes de la venida de Jesucristo este tirano, el diablo, era el señor y se hacia adorar por los hombres como a un dios, con incienso, sacrificios rituales de animales y en muchas culturas pre-hispánicas exigía de sus súbditos la propia vida por medio de los sacrificios humanos. Durante miles de años este tirano –el diablo- Torturó sus cuerpos y sus mentes y por el camino del dolor y la miseria, los llevó a tormentos eternos.
A este gran tirano es a quién Jesucristo Ntro. Sr. vino a derrocar y así liberar a la humanidad de la esclavitud del poder de las tinieblas, vino a liberarnos de la oscuridad de la muerte, y a enseñarnos el verdadero Camino de salvación, como así también nos enseñó a adorar solamente a Aquel que debía ser adorado, al legítimo dueño, que nos ama como un verdadero padre, que en lugar de dejarnos esclavos de Satanás, desea que seamos sus hijos y coherederos del Reino Junto a Jesucristo.
Nuestro Salvador Jesús es el Hijo Unigénito de Dios, igual en todas las cosas a su Padre. Pero por amor a nosotros, se rebajó a la forma humilde de siervo y vistió nuestra misma carne humana, haciéndose igual en todo al hombre menos en el pecado. Y puesto que por el pecado nos habíamos hecho agentes del diablo, Cristo vino en forma de hombre para redimirnos, ofreciendo sus sufrimientos y muerte para satisfacer la Justicia Divina y así evitarnos la condenación eterna. ¿Quién podría creerlo si no fuese por medio de la Santa Fe Católica? ¿Quién podría concebir semejante doctrina?

Dice el venerable Beda, doctor de la Iglesia, que vivió en Inglaterra en la Edad Media”: “Que Jesús apenas nacido y antes de que se inscriba en el censo del César ya había comenzado a padecer, naciendo muy pobremente e incómodo para nuestra liberación, y aquí podemos ver cómo empieza a pagar nuestras deudas con sus sufrimientos”.
Es por todo esto y no por otra cosa que los cristianos celebramos la Navidad con Alegría, gozo y paz; porque por la Encarnación del Hijo de Dios en las entrañas virginales de María hemos sido salvados. Pareciera que a medida que el tiempo pasa y la historia humana avanza, se va opacando el esplendor de este mensaje. Los mismos signos que anuncian una nueva Navidad, como el pesebre con su lenguaje directo de imágenes transmitiendo el histórico misterio del Dios hecho hombre, se ve reemplazado por otros signos e imágenes que manifiestan el proceso de una cultura menos cristiana. El papá Noel, el trineo con sus renos, la estrella cometa, poco a poco son vaciados de su raíz y contenido cristiano y manifiestan una transformación cultural que después se traduce en fiestas más paganas que cristianas, más materialistas que espirituales, más bárbaras que humanas.
Es nuestro deber como católicos devolver – más no sea por lo menos en nuestros hogares- a esta solemnidad el verdadero sentido cristiano que encarna la Navidad: La ‘nativitas’, el nacimiento de Jesucristo: Dios y hombre verdadero que vino para ser el Salvador del mundo, de todos los hombres y de cada hombre.
Pidamos en esta noche santa y a los pies del pesebre, la gracia de amar mucho a este Dios que se ha hecho Niño para que nosotros seamos grandes y que la Virgen Madre y San José nos protejan siempre y nos ayuden a ser hombres y mujeres de buena voluntad.










lunes, 20 de diciembre de 2010

HAY QUE SER ESTÚPIDO PARA CEER EN PAPÁ NOÉL ...

Así se despachó con esta lapidaria frase el arzobispo de Resistencia, Fabriciano Sigampa.
Papá Noel fue prohibido en Chaco. O casi. Todo comenzó como una movida navideña más, pero terminó generando un conflicto entre la jerarquía católica local y las autoridades municipales. El origen del problema fue la simple idea de instalar una “Casa de Papá Noel” en la plaza central de la capital chaqueña.

“Seguramente, en los próximos días lloverán propagandas cuando se inaugure esa construcción de una casa donde habita un señor gordo vestido de rojo . Y por eso no debemos confundirnos, no debemos confundir la Navidad con eso. Eso no es la Navidad”, advirtió sin ocultar su enojo el arzobispo de Resistencia, Fabriciano Sigampa.
El prelado lanzó sus críticas al celebrar una misa, donde también se mostró partidario de que, incluso, los niños “sepan que verdaderamente al regalo lo hacen los padres con su esfuerzo y la ayuda de Jesús”.
“Las cosas están cambiando, y hoy los chicos tienen un concepto erróneo. El otro día le pregunté a uno sobre la Navidad, y me respondió que se da cuenta de cuándo es porque en la heladera hay sidra y pan dulce. No me respondió nada acerca del Niño Jesús”, agregó.
Las admoniciones del obispo cayeron como un balde de agua helada sobre los promotores de la cabaña que desde finales de diciembre se construía en la Plaza 25 de Mayo. La iniciativa había sido presentada por el Rotary Club con el apoyo de la Municipalidad de Resistencia y del Gobierno del Chaco, más algunas entidades benéficas. Nadie se esperaba que el obispo saliera a castigar la idea, y nadie se atrevió, tampoco, a polemizar con él.
La movida con la casa de madera era casi naif. Los organizadores dijeron que se buscaba “recrear el espíritu navideño” y que los niños pudieran visitar “una casa como la que se imaginan que podría tener Papá Noel”, de madera y “nieve” en el techo. Adentro, un Papá Noel iba a recibir pedidos y también recibiría juguetes para donarlos en albergues para chicos.
Ni la sangre ni la nieve finalmente llegaron al río. Los funcionarios y dirigentes embarcados en el proyecto dieron un golpe de timón sobre la hora y optaron por un cambio sutil para no perder el cielo. La cabaña fue inaugurada anoche, bajo otro nombre: “La Casa de la Navidad”. Y no hubo en los alrededores ningún gordo vestido de rojo.

MUERTE AL VIEJO PASCUERO

jueves, 16 de diciembre de 2010

MISA DE PRIMERAS COMUNIONES EN TAMPA FL.

El pasado Sábado 12 de Diciembre, Solemnidad de Ntra. Sra. de Guadalupe Patrona de México y Emperatriz de América, el Padre Emilio Fattore (S.R.S.L.R.F), celebró una Solemne Misa en la Capilla Inmaculado Corazón de María; durante la misma recibieron la Primera Comunión los siguientes niños:
Alberto Dominguez, Martin Arroyo, Angel de Jesus Martinez, Joshua Toro Angel, Antonio Ramirez, Armando Martinez, Oscar Garibaldi, Luis Fernando Garibaldi, Christian Baca , Edwing Miguel Leon, Rafael Baca, Sergio Daniel Pineros, Juan Sebastian Soto, Johan Jimenez Cadavid, Edwal Fernando Sierra, Brian steven Sanchez, Nayely Ramirez, Yoanna Arroyo , Juliana Garibaldi, Leslie Arroyo, Ana Garibaldi , Gabriela Garibaldi, Andrea Garibaldi, Valeria Rosario, Laura Natalia Osorio, Alejandra Chaparro.Finalizada la Misa se procedió a la entrega de los diplomas a los niños y diversas medallas a aquellos que sobresalieron durante el año de catecismo.

Medallas académicas

Asistencia perfecta a clase y Misa dominical niñas
Ana, Andrea y Gabriela Garibaldi

Mejor asistencia a clase y a Misa niñosAngel y Armando Martinez.
Mejores calificacionesJuan Soto , Josua Toro , Gabriela Garibaldi , Alejandra Chaparro
Asistencia a clase con una sola falta en el añoAlejandra Chaparro , Johana Arroyo , Leslie Arroyo , Bryan Sanchez
Mejor participación en claseSergio Pineros
Mejores trabajos prácticosJoshua Toro , Laura Osorio







miércoles, 15 de diciembre de 2010

DEL CATECISMO MAYOR, DE SAN PÍO X: DE LA MANERA DE ASISTIR A LA SANTA MISA

666.- ¿Qué cosas son necesarias para oír bien y con fruto la santa Misa? - Para oír bien y con fruto la santa Misa son necesarias dos cosas: 1ª., modestia en el exterior de la persona; 2ª., devoción del corazón.
667.- ¿En qué consiste la modestia de la persona? - La modestia de la persona consiste de un modo especial en ir modestamente vestido, en guardar silencio y recogimiento y en estar cuanto sea posible arrodillado, excepto el tiempo de los evangelios, que se oyen en pié.
668.- ¿Cuál es la mejor manera de practicar la devoción del corazón mientras se oye la santa Misa? - La mejor manera de practicar la devoción del corazón mientras se oye la santa Misa, es la siguiente:

1º. Unir desde el principio nuestra intención con la del sacerdote, ofreciendo a Dios el santo sacrificio por los fines para que fue instituido.

2º. Acompañar al sacerdote en todas las oraciones y acciones del sacrificio.

3º. Meditar la pasión y muerte de Jesucristo y aborrecer de corazón los pecados que fueron causa de ella.
4º. Hacer la comunión sacramental o, a lo menos, la espiritual, al tiempo que comulga el sacerdote.

669.- ¿Qué es comunión espiritual? - Comunión espiritual es un gran deseo de unirse sacramentalmente a Jesucristo, diciendo, por ejemplo: “Señor mío Jesucristo, deseo con todo mi corazón unirme a Vos ahora y por toda la eternidad”, y haciendo los mismos actos que preceden y siguen a la comunión sacramental.

670.- ¿Estorba oír la Misa con fruto el rezo del Rosario y de otras preces durante la misma? - El rezo de esas preces no estorba oír con fruto la Misa, con tal que se procure buenamente seguir las ceremonias del santo sacrificio.
671.- ¿Es loable rogar también por otros mientras se asiste a la Santa Misa? - Es loable rogar también por otros mientras se asiste a la santa Misa; antes bien, el tiempo de la Santa Misa es el más oportuno para rogar a Dios por los vivos y por los difuntos.

672.- ¿Qué se debe hacer acabada la Misa? Acabada la Misa debemos dar gracias a Dios por habernos concedido asistir a tan gran sacrificio y pedir perdón por las faltas que hubiésemos cometido al oírla.

martes, 14 de diciembre de 2010

MISIÓN VIRGEN DEL CARMEN EN SANTIAGO DEL ESTERO …


Durante la segunda semana de Diciembre se realizaron diversos apostolados en la misión Virgen del Carmen de la ciudad de Santiago del Estero Argentina. El Miércoles 8 Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, feriado Nacional en nuestro país, el Padre Mauricio Zárate S.R.S.L.R.F. celebro la Santa Misa durante la cual seis niños y jóvenes recibieron la Primera Comunión, después de haberse preparado durante todo este año y parte del año pasado.
Los que siguen, son los nombres de de quienes en esta gran Solemnidad recibieron al Sr. Jesús oculto tras los velos eucarístico: Juan Manuel Bravo, Enzo Martín Luna, Gonzalo Nicolás Luna, Fátima de los Milagros Pappalardo, Vanessa Geraldine Bravo y Andrea Verónica Tevez.También el P. Mauricio bendijo algunos hogares y visitó algunos enfermos en el Hospital Regional, especialmente en el pabellón de Oncología. Gracias a Dios, a la Virgen Santísima y a la gran generosidad de fieles de San Antonio de Areco y de U.S.A. podemos continuar con esta Obra de Iglesia y ver como después de cada visita pastoral, los fieles y amigos de Sgo. del Estero se van fortaleciendo y definiendo a la Fe de Siempre, eclipsada y minimizada desde hace cuatro décadas por la herejía modernista que se ha apoderado de todos los templos, capillas, colegios, universidades y seminarios construidos por nuestros mayores para propagar el catolicismo y celebrar la Santa Misa verdadera.


sábado, 11 de diciembre de 2010

CRÓNICAS DE UNA CONVIVENCIA COMUNITARIA …


El último Domingo de Noviembre a manera de despedida del año y festejando el cumpleaños del Padre Emilio, de la Sra. Irma García de Aguilera y del Sr. Jorge Riascos Miller, la comunidad de fieles hispanos de la Capilla Inmaculado Corazón de María de la ciudad de Tampa Florida U.S.A. realizaron una agradable jornada de convivencia. Todo comenzó con la Santa Misa dominical rezada por el P. Fattore y finalizada esta se movilizaron hasta el lugar en donde compartieron fraternalmente el almuerzo y distintas actividades al aire libre; en las fotos que compartimos con nuestros visitantes, hemos incluido algunas del inicio de la construcción que se está llevando acabo de la nueva iglesia Inmaculado Corazón de María que Dios mediante estará finalizada a fines del próximo año.






jueves, 2 de diciembre de 2010

CERCANIA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO ...

San Juan anunciaba desde las orillas del río Jordán, la primera venida del Hijo de Dios Encarnado con estas palabras :"Yo soy la voz que clama en el desierto. Enderezad el camino del Señor...". (San Juan 1:23).Ahora mis queridos lectores, estamos en tiempo en que debemos hacer lo que hizo San Juan. Ser la: "voz que clama en el desierto". Porque si San Juan anunció la llegada del Divino Redentor desde un desierto material cubierto de arena, nosotros ahora debemos anunciar la próxima e inminente segunda venida de Jesucristo Nuestro Señor, que esta vez ya no aparecerá con el manto de misericordia como la primera vez, sino que vendrá como Juez de inapelable Justicia a juzgar a vivos y muertos; este clamar en el desierto que debemos realizar no es en un desierto material, sino que lo es en un desierto espiritual, en un mundo que ya no tolera a Dios ni sus divinos Mandamientos. Poquísimos somos sobre la faz de la tierra que nos mantenemos fieles a la Iglesia Católica Apostólica Romana de siempre y que por la gracia de Dios y por designios insondables de su Amor, hemos visto la gran apostasía universal. Millones y millones de almas engañadas por las artimañas del demonio siguen adheridos a la ContraIglesia y a sus falsas misas_eucaristías, creyendo ingenuamente que por esa fe permanecen en la verdadera Iglesia de Cristo. Con esa ContraIglesia apóstata que es la base de la instauración del imperio del anticristo ha cubierto la tierra de engaños sin precedentes el padre de la mentira que es Satanás, la antigua serpiente y como dice San Pablo en su Segunda carta a los Tesalonicenses 2:3,4 : "el hombre de pecado, el hijo de perdición, ha asentado su trono en el lugar santo de Dios y se hará pasar por tal" Con esa ContraIglesia la abominación de la desolación de las falsas misas nuevas en donde se adora al dios del universo que desde el año 1969 ha sustituido a la Santa Misa católica, cumpliéndose así las profecías bíblicas de Daniel 8:11;12 y San Mateo 24:14. Esta ContraIglesia que desde el año1958, en que murio el Papa Pío XII, el Vaticano ha sido copado por los modernistas y con su falso ecumenismo reinante, lleva a millones de católicos a abandonar la Fe de sus padres y a engrosar las filas de las sectas protestantes. La Iglesia Católica ha huido del Vaticano y se ha exiliado (Apocalípsis12:6) y desde entonces Roma se ha convertido en Babilonia la Grande, centro mundial de las herejías y la idolatría. El engaño religioso en que la religión adulterada del "Vaticano segundo" mantiene a millones y millones de almas desde hace 40 años, es la gran señal de que Cristo pronto regresará como lo ha prometido a recoger su rebaño, ya que El mismo nos lo advirtió que los tiempos de la apostasía universal serían abreviados en vista de los elegidos, por lo tremendo que serían. A todos los que nos lean les recordamos que es una Verdad de Fe católica, que quienes permanecen FUERA de la Iglesia fundada por Ntro. Sr. Jesucristo, no podrán recibir el perdón de sus pecados y se encuentran en camino segurísimo de eterna condenación. Por lo tanto es necesario aferrarnos a la Fe de nuestros mayores, al Catecismo que aprendimos en nuestra niñez, al Santo Rosario de Ntra. Señora, a la Misa verdadera no a la parodia que diariamente se celebra en las iglesias que hasta hace 40 años eran católicas; debemos rezar día y noche para que el Buen Dios se apiade de nuestras pobres almas.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

¿ES POSIBLE LOGRAR LA SANTIDAD EN EL MATRIMONIO? …

Alguien en una ocasión comentó que le parecía irreal el hecho de que se pudiera lograr la santidad en el matrimonio. Ante esta afirmación, una persona que estaba presente le respondió: «Ama y haz lo que quieras».
La clave para alcanzar la santidad en el matrimonio es recordar y actuar conforme la frase de san Agustín: «Ama y haz lo que quieras».
El matrimonio y la familia son bienes dados a la humanidad por Dios. En este sentido el matrimonio no es una institución humana, sino que es una institución divina instituida desde los orígenes, ya que Dios así lo quiso. De tal manera que el amor y la unión entre un hombre y una mujer son bendecidos por Dios, y está unión está llamada a ser fecunda e indisoluble. «De manera que ya no son dos, sino una sola carne» (S. Mt 19, 6).
Es así como el matrimonio cristiano es una vocación divina, es decir, que Dios llama a muchas personas a ese estado de vida para que, por medio de él, se santifiquen.

En este sentido el matrimonio tiene efectos sobre los cónyuges: aumenta la gracia santificante, es decir, que da a los cónyuges la gracia necesaria para poder vivir su matrimonio rectamente, y da la fortaleza para poder sobrellevar las cargas y sufrimientos que en ocasiones trae consigo el matrimonio.
Asimismo, los esposos tienen como medio y camino de santidad y apostolado la educación de sus hijos, ya que son los primeros y principales educadores de los hijos.
De tal manera que santificarse en el matrimonio significa vivir el amor y dar el amor en Cristo en todo momento, trabajo, diversión, sufrimiento, enfermedad, alegría. Para lograr esto es necesario que los esposos pongan los medios que están de su parte para lograr la santificación: no dejarse llevar por el egoísmo, fomentar el amor entre ellos, vivir la fidelidad conyugal, practicar las virtudes sobrenaturales (fe, esperanza, caridad, prudencia, justicia, fortaleza y templanza), ejercitar las virtudes humanas (humildad, optimismo, sinceridad, generosidad, laboriosidad), amar a Dios y a su prójimo, crear un ambiente familiar en torno al amor cristiano, orar, frecuentar los sacramentos de la Confesión y la Eucaristía, y tomar como modelo a la Sagrada Familia.
El verdadero amor, el amor cristiano es: paciente y bondadoso, no tiene envidia, ni orgullo ni arrogancia. No es grosero ni egoísta; no se irrita ni es rencoroso; no se alegra de la injusticia, sino que encuentra su alegría en la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta (cfr. I Cor. 13,4-7)
La santidad sí la podemos lograr dentro del matrimonio; el requisito es AMAR.
Por: Nancy Ruiz Escalante





martes, 2 de noviembre de 2010

CRÓNICAS DE UN BAUTISMO

El pasado Sábado 30 de Octubre, víspera de Cristo Rey, en la ciudad de Junín Pcia. de Bs.As., recibió las aguas regeneradoras del Santo Bautismo el niña Felicitas Murgia, hija del Matrimonio integrado por Manuel Ignacio Murgia y María Paula Dani, ellos fieles, amigos y benefactores de nuestra Soc. Religiosa. El Sacramento fue administrado por el Padre Mauricio María y se realizó en el salón de la Sociedad Asturiana de Junín; fungieron como padrinos el Señor. Adalberto Daniel Jesus Cucchetti
Tengolisto y la Señorita María Soledad Giuffré.

(Las siguientes son algunas fotos tomadas durante la ceremonia:)




martes, 26 de octubre de 2010

FRENTE A LA MALICIA, MILICIA ...

La multitud de los bienaventurados del Cielo, constituyen la llamada Iglesia Triunfante, así como los que sufren las penas purificativas del Purgatorio forman la Iglesia Purgante. Queda para los que peregrinamos sobre la tierra camino de la Patria Celestial, y constituimos por el Bautismo la IGLESIA MILITANTE. La vida del hombre sobre la tierra, nos dice el libro de Job, es milicia, es lucha y es combate. La vida del cristiano en medio del mundo, rodeado de los peligros que pueden perder su alma, es una milicia y una lucha sin tregua. Por eso la única actitud del cristiano, es una actitud militante. Como el soldado con el arma al brazo está alerta custodiando su puesto, para prevenir toda acometida del enemigo, así el cristiano, con las armas espirituales, ha de estar siempre en actitud militante, sin abandonarse al reposo suicida de creer que la paz se gana por sí misma y no es fruto de una conquista diaria, de un esfuerzo de milicia.
Hay un falso pacifismo que llama a la inoperancia y a la laxitud. Ese falso pacifismo es el preludio de una gran derrota. Mientras Baltasar celebraba con banquetes y delicias la grandeza de Babilonia, los persas dirigidos por Ciro asaltaban sus murallas y arrasaban la gran ciudad. Mientras el ejército filisteo dormía, los aguerridos soldados de Gedeón se abalanzaron sobre ellos y alcanzaron, desde a su exiguo número, una resonante victoria.
No hay paz posible con el enemigo perpetuo, el que ha empeñado toda su ciencia y su poder en destruirnos hasta el final de nuestra vida. Por eso S. Pedro nos recomienda que velemos siempre en la oración, porque el demonio, como un león rugiente, anda dando vueltas a nuestro alrededor, espiando a ver a quien puede devorar. No hay más paz que la que nos viene de Dios. La paz que se consigue con el vencimiento de nuestros enemigos, el mundo, el demonio y la carne, por el único camino de la oración, los sacramentos y la mortificación.
La vida cristiana no es para cobardes, para los que quieren pactar con sus enemigos, y ganar una paz falsa, la paz del derrotado y del esclavo. Con las armas de la fe, con las armas de la oración, con las armas de la huida de las ocasiones, en permanente estado de milicia, venceremos bajo la bandera de nuestro sumo Rey y Capitán Jesucristo. Él nos dijo: "No temáis, Yo he vencido al mundo". Todos a luchar detrás de Jesucristo en estos tiempos turbulentos y librar el gran combate de nuestra fidelidad a Él hasta el fin.

viernes, 15 de octubre de 2010

OTRO FRUTO DE LA AMARGA PRIMAVERA CONCILIAR…


Así es, otro de los amargos frutos que ha dejado la herejía modernista en estos últimos cuarenta años, aparte del vaciamiento doctrinario, la nueva misa, los sacramentos bastardos y la general apostasía en la vida religiosa como así también en el pueblo, fueron el indiferentismo religioso, el laicismo y la desconfianza en el clero; no dejamos de lado también el abandono de muchísimos templos y conventos que al quedar sin curas y sin monjas han sido abandonados, destruidos ó cuando no vendidos a empresas que nada tienen que ver con la religión.

Hace un tiempo atrás, invitados por unos amigos visitamos una hermosa iglesia en nuestra amada Patria, que hace más de tres décadas ha sido abandonada, saqueada y profanada completamente. Algunos parroquianos nos comentaban que el antiguo cura -que por cierto es muy entrado en edad- se dedica ahora a visitar sus colmenas en una hermosa camioneta y a negocios del mundo, que aparentemente le reditúa más ganancias económicas.
Debemos decir que nos llenó de tristeza ver a esa gente abandonada espiritualmente y su iglesia destruida, pero nos consoló saber de que mantenían la Fe católica y es gracia a que la herejía modernista no es predicada en su antiguo templo. Vemos aquí algo que leíamos hace un tiempo en una web católica y que decía algo así como: “ En la crisis actual de la Iglesia, el Demonio es el culpable primero y el Vaticano Segundo”. (LAS QUE SIGUEN SON ALGUNAS FOTOS DE DICHA VISITA)





miércoles, 13 de octubre de 2010

FUERA DE LA IGLESIA NO HAY NINGUNA SALVACIÓN...

Empero cuando el Hijo del hombre viniere, ¿hallará fe en la tierra?” (Lc 18:8)


Pocos dogmas de fe han sido tan atacados por la marea modernista como el que reza “Extra Ecclesiam nulla salus” (fuera de la Iglesia no hay salvación). Evidentemente se trata de una de las verdades de fe que menos agradan al mundo moderno. Como dice Garrigou-Lagrange el mundo moderno pretende separarse de la Iglesia
busca, es cierto, poner freno a las bajas pasiones, luchar contra la avaricia, trabajar por las mejoras de la clase obrera; más pretende hacer esto por sus propias fuerzas, sin la ayuda de Dios, nuestro Señor y de la Iglesia; sólo se inspira en su propio juicio, en su propia razón y voluntad. [1]

Pero no es nuestra voluntad la que tenemos que hacer para ser merecedores de gracia, antes bien es la voluntad de Dios quien quiere que todos los hombres le conozcan y por conocerle y obedecerle, se puedan salvar (I Tim 2, 4). Frecuentemente escuchamos, hoy más que antes que hay salvación fuera de la Iglesia Católica. Esta tesis es mantenida por muchos que se basan en el principio de que Dios es misericordioso y bueno:
Carísimos, amémonos unos a otros porque la caridad procede de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y a Dios conoce. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amo r (I Jn 4, 7-8)

Pero estos que malinterpretan esta hermosa frase del Discípulo Amado, olvidan que Dios es justo y que el premia y castiga a cada cual según sus meritos:
Y dirá a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y para sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui peregrino y no me alojasteis; estuve desnudo y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel y no me visitasteis.
Entonces ellos responderán diciendo: Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento, o sediento, o peregrino, o enfermo, o en prisión, y no te socorrimos? Él les contestará diciendo: en verdad os digo que cuando dejasteis de hacer eso con uno de estos pequeñuelos, conmigo dejasteis de hacerlo. E irán al suplicio eterno y los justos a la vida eterna.

Pero ¿Implica esto que existe una contradicción entre la bondad de Dios y su justicia? Algunos podrán decir que Dios es tan bueno que ama y perdona a todos, y que su misericordia es tan grande que por ello el infierno, de existir, está vacío. Huelga decir que esta es la herética proposición de Von Balthasar y de otros varios modernistas que en todo contradicen ad litteram la verdad revelada en las Sagradas Escrituras, muy similar a la del otro gran hereje del siglo XX Karl Barth quien declaró que todos estamos predestinados a la salvación.
Los católicos sabemos muy bien que Dios es justo y es bueno, y como es bueno perdona a quienes se arrepienten. Cualquier pecado puede perdonarse, para ello Dios Nuestro Señor instituyó a los ministros con la potestad de perdonarlos o retenerlos, instituyendo así el sacramento de la Penitencia (Jn 20: 22-23). Pero como Dios es justo bien dijeron los reverendos padres asistentes al Concilio de Quierzy (año 853):
Dios omnipotente quiere que todos los hombres sin excepción se salven [1 Tim. 2, 4], aunque no todos se salvan. Ahora bien, que algunos se salven, es don del que salva; pero que algunos se pierdan, es merecimiento de los que se pierden. [2]



Para la salvación de los hombres, Nuestro Señor Jesucristo instituyó los Sacramentos y como custodia de esta y de toda su doctrina a la Iglesia que el fundó: la Santa Iglesia Católica
Y yo te digo a ti que tu eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella (Mt 16,18)

Pero hay quienes creen que es posible salvarse fuera de la Iglesia. Que fuera de la Iglesia que Cristo fundó podemos encontrar la Vida Eterna, podemos agradarle al Padre y recibir la gracia del Espíritu Santo. ¿Esto es así? No, claro que no. Todos los Padres de la Iglesia, todos los Doctores, Teólogos y Pontífices han afirmado siempre y constantemente (salvo en los tiempos modernos, como veremos más adelante) que nadie puede salvarse fuera de la Única Iglesia de Cristo:
Y una sola es la Iglesia universal de los fieles, fuera de la cual nadie absolutamente se salva, y en ella el mismo sacerdote es sacrificio, Jesucristo [3]
Pero al mismo tiempo no podemos menos que acordar a todos, grandes y pequeños, como hizo Papa San Gregorio, de la necesidad absoluta de recurrir a esta Iglesia para tener salvación eterna [4].
Esto mismo fue declarado por nuestro Señor cuando indicó que
Él que a vosotros oye, a mí oye; y el que a vosotros desecha, a mí desecha (Lc 10, 16)
Y si no oyere a la iglesia, tenle por pagano y publicano (Mt 18, 17)

Pero, claro, esto es muy duro para el mundo moderno. Sería mucho mejor si cada uno pudiera salvarse en la religión que más le gusta, en aquella que es más flexible, más laxa, en la que le permite hacer lo que quiera sin tener que rendir cuentas a nadie.
Friedrich Hügel sostuvo que la verdad estaba en todas las religiones, Karol Wojtila/Juan Pablo II lo creyó y lo demostró más de una vez cuando habló de ecumenismo; Joseph Ratzinger lo sostuvo en su juventud, lo sostuvo como “Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (Conciliar)” y hoy como Benedicto XVI; otros grandes “maestros” del modernismo siguieron esta doctrina de que fuera de la Iglesia hay salvación: Yves Congar, Henri de Lubac, Hans Urs von Baltasar y otros tantos que podríamos llenar páginas. Todos ellos de la “Iglesia Conciliar”. No discutiremos aquí si estos son o eran verdaderos católicos o herejes y usurpadores disfrazados. Nosotros tenemos antes que nada a tenernos a la Verdad que Cristo nos reveló y es que quien no está con Él está en su contra (Mt 12, 30), y es Cristo quien está en la Iglesia y esta vive en Él
Abrazados a la verdad, en todo crezcamos en caridad, llegándonos a aquel que es nuestra cabeza, Cristo, por quien todo el cuerpo, trabado y unido por todos los ligamentos que lo unen y nutren según la operación de cada miembro, va obrando mesuradamente su crecimiento en orden a su conformación en la caridad (Ef 4, 15-16)


De nuevo, o se está con Cristo (y su Iglesia) o se está en su contra. Quienes creen que es muy dura esta verdad de fe, deberían recordar que no podemos elegir que creer y que no, sino que estamos obligados a creer con fe verdadera y divina todo lo que la Iglesia ha definido como Verdad, así fue creído siempre, tal como lo demuestra el Credo de Atanasio:
Todo el que desee salvarse debe, ante todo, guardar la fe católica; pues, a menos que una persona guarde esta fe entera e inviolada, sin duda alguna se perderá para siempre.

San Agustín nos cuenta de que
[...] un tal Retorio fundó una herejía de inaudita vanidad, porque afirma que todos los herejes caminan rectamente y dicen la verdad. Lo cual es tan absurdo que me resisto a creerlo [5].

La Verdad es Una, y la Verdad es Cristo (Jn 14, 6). Para ser libres debemos someternos a la obediencia de Dios, y para obedecerle debemos estar en su Iglesia, debemos creer lo que la Iglesia cree, enseñar lo que la Iglesia enseña y rechazar lo que ella rechaza. No podemos salvarnos fuera de la Iglesia, porque ella es la Única en la que se dan las cuatro marcas:
1. Es Una, porque uno es su Fundador y Cabeza invisible: Jesucristo, el Hijo de la Santísima Virgen María, la Inmaculada Madre de Dios.
2. Ella es Santa, porque Santo es su Fundador y santos son los miembros que están en el Cielo, contemplando a Dios en la felicidad eterna; Santa además porque ella no contiene mancha ni error, no erró y no puede errar porque “las puertas del infierno no prevalecerán contra ella (Mt 16, 18)”.
3. Es Católica, porque su mensaje es universal, para todos los tiempos y para todos los hombres que quieran recibirlo.
4. Es Apostólica, porque sobre los Apóstoles está fundada, porque ellos transmitieron el mensaje de Nuestro Señor, la Buena Noticia de la Redención, y porque la misma Iglesia, Una, Santa y Católica fue gobernada por los Apóstoles y hoy lo es por sus sucesores, los obispos, sumos sacerdotes que mantienen la sucesión apostólica válida, quienes tienen el deber de defender la fe y combatir las herejías.
La Iglesia se mantendrá a pesar de las dificultades: no pudieron contra ella ni Nerón, ni Diocleciano, ni Juliano, ni Atila, Solimán o Napoleón, no pudo el III Reich, no pudo la Unión Soviética y tampoco la China Comunista. No podrán contra ella las pervertidas herejías de Arrio, Nestorio, Lutero, ni tampoco de los ecumenistas, de los que “aman al mundo” y al Príncipe de este Mundo. Los modernistas no podrán destruir la Iglesia de Dios. Las persecuciones han fortalecido a la Iglesia, porque la purificaron con la Sangre de los Mártires, que sirvieron y sirven de ejemplo para los fieles.

La Iglesia mantendrá siempre la verdad, será la que custodie el Mensaje que Cristo entregó. La verdad no depende de gustos, no depende del tiempo ni de los caprichos de los hombres, sino de Cristo, quien es la Verdad. La Iglesia Jamás se basó en la popularidad para proclamar lo que debía ser creído, sino en el testimonio de Cristo revelado en las Sagradas Escrituras y Transmitido en la Tradición:
En un momento de la historia de la Iglesia, sólo unos años antes de la presente predicación de Gregorio [Nazianzano] (+380 A.D.), tal vez el número de obispos Católicos en posesión de sedes, a diferencia de obispos Arrianos en posesión de sedes, fue nada más que algo entre 1% y 3% del total. Si la doctrina hubiera sido determinado por popularidad, hoy fuéremos todos negadores de Cristo y opositores del Espíritu. [6]
Esta es la Fe Católica. La fe de siempre, la que afirma que solo hay salvación en la Iglesia Católica. Fuera de esta Iglesia, Una, Santa, Católica y Apostólica solo hay discusiones, errores y tinieblas porque solo en ella se da el Pentecostés eterno de la influencia del Espíritu Santo.

Laus Deo.
--------------------------------------------------------------

[1] R. Garrigou-Lagrange OP, Las tres edades de la vida interior,1950.
[2] Dz 318.
[3] Inocencio III, IV Concilio de Letrán, año 1215, Dz 430.
[4] San Pío X, Iucunda sane, 1904.
[5] San Agustín, Las Herejías, 72.
[6] Guillermo Jurgens, La Fe de los Padres Antiguos, II, p., 39.