Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

viernes, 11 de enero de 2019

EL QUE VUELVE -Leído y recomendado para usted-


El que Vuelve, Chasles - Pinsk - Rovira
Editorial Vórtice, pag. 298, Buenos Aires, 2018.


EL QUE VUELVE
La Editorial Vórtice (ver AQUI) ha tenido la feliz idea de publicar un hermoso librito de tres autores seguramente conocidos por los lectores de este Blog; libro que lleva el título El que vuelve.

Se trata de una selección de textos de Madeleine Chasles, y de dos estudios escritos por los PP. Johannes Pinsk y Juan Rovira, tres grandes escritores del siglo XX representantes de diversos países, pero todos ellos con un denominador común: la segunda Venida de Jesucristo.
El Primer Libro, que es el que da el título, es la conocida obra de M. Chasles que hemos publicado en el Blog, http://engloriaymajestad.blogspot.com/search/label/El%20que%20ha%20de%20Volver sobre el cual el editor tuvo la atinada idea no sólo de revisar el castellano de la traducción (empezando por el título del libro), sumado también a la corrección de no pocas erratas en nuestra publicación, sino también de suprimir algunos pasajes que habían quedado o desactualizados con el transcurso del tiempo o, en otros casos, el mismo devenir de los años se encargó de mostrar algunas imprecisiones o errores de interpretación. Errores e imprecisiones, de más está decirlo, que en nada desmerecen la belleza y solidez de un tema por lo general tan difícil de abordar. Cabe agregar también que unas oportunas notas aquí y allá ayudan a aclarar algunos puntos.
El Segundo Libro está constituído por el hermoso artículo del P. Pinsk sobre el uso que la Liturgia le da a la segunda Venida de Nuestro Señor, y particularmente en el período Adviento – Navidad – Epifanía.
Para mayor comodidad del lector, el editor ha insertado en cada caso las referencias correspondientes a las antífonas, oraciones de la misa, etc. citadas profusamente por el Autor.
En el Tercer y último Libro encontramos el magistral estudio del P. Rovira que apareció en el diccionario Espasa, bajo la voz Parusía. Un profundo y largo estudio donde se encuentra el planteo del problema y posterior desarrollo del tema tratados con gran erudición y que debería ser material de consulta obligada.
Si bien, como se indica en el prólogo y contrariamente a lo que creíamos, el P. Alcañiz había ya publicado una pequeña separata con este estudio, sin embargo, se trata de una rara avis, con lo cual creemos que el editor ha prestado un gran servicio a quienes nos interesamos por estos temas; quienes hemos leído las dieciocho columnas, a dos por página, en letra pequeña, publicado por Espasa no podemos menos que sentirnos agradecidos por esta publicación.
Como se vé, se trata de tres estudios similares en cuanto al tema, pero cada uno presenta un cierto matiz que es importante señalar:
El libro de Chasles sirve perfectamente para introducir con él a aquellos que no tienen más que un conocimiento superficial, cuando no confuso y hasta erróneo, del tema. Hermosa obrita que lo lleva a uno a gustar las hermosuras de las Escrituras y la dulzura y consuelo del Reinado futuro de Jesucristo.
El artículo de Pinsk es ideal para quienes aman la liturgia y nutren con ella su vida espiritual. Es muy edificante e ideal para leerlo en tiempos de Adviento-Epifanía, aunque claro está que cualquier momento puede ser oportuno.
Por su parte, el artículo del P. Rovira es de un mayor nivel teológico que los anteriores y trata el tema con una maestría a la altura de los grandes exégetas católicos del siglo XX y supone en el lector un cierto conocimiento previo del tema.
El Libro está precedido por una introducción y termina con una bibliografía sugerida.
El prólogo, además de darnos una pequeña noticia de la vida de los diversos autores, nos informa sobre una hermosa anécdota acaecida en la Argentina y que involucra a reconocidas personalidades.
El Libro se cierra con la bibliografía y debemos confesar que hubo más de un autor que desconocíamos por completo.
No queremos terminar esta pequeña recensión sin permitirnos decir dos palabras sobre uno de esos libros: se trata de Voici Je viens escrito por M. Chasles (ver AQUI).
Es un libro escrito trece años después que el que aquí reseñamos y se nota que no han pasado en vano. Se vé a la Autora con mayor seguridad, pisando más firme y con un manejo más suelto de las Escrituras. Es un hermoso libro donde la Autora pasa revista en la primera parte al sentido típico desde Adán hasta los Profetas para continuar desarrollando todo el Nuevo Testamento.
Como bien lo indica el Editor del libro, Chasles modificó en Voici Je viens una postura que había expresado anteriormente aquí. Dice la Autora que después de haber escrito el primer libro, pero antes del decreto del `44, había llegado a la conclusión que el Reino de Nuestro Señor no iba a ser visible y aprovecha para hacer notar su cambio de postura. Feliz cambio de opinión, creemos, y en consonancia con los mejores autores (Lacunza, Van Rixtel, Ramos García, etc.), como así también con las directivas del Santo Oficio que, como bien indica la Autora, no tuvo problemas en adherir por completo dado que ese era ya su pensamiento.
Esperemos que algún día alguien pueda animarse a hacer la traducción de este otro libro de M. Chasles que seguramente no le ha de faltar editor…
En fin, ya para terminar, sólo resta agradecer a la editorial Vórtice por la publicación de este libro, de gran actualidad, dirigido a toda clase de personas y que ciertamente no debería faltar en ninguna biblioteca de todos aquellos que nos interesamos por todos estos temas, tan difíciles, pero a la vez tan consoladores en estos aciagos y, a no dudarlo,hermosos tiempos que nos ha tocado vivir.

domingo, 6 de enero de 2019

DOMINGO DE EPIFANÍA Y PRIMERAS COMUNIONES EN LA IGLESIA INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA DE TAMPA FL,



Esta mañana en la Solemnidad de la Epifanía de Ntro. Sr. Jesucristo, en la Iglesia Inmaculado Corazón de María un grupo de niños que fueron preparados por el Padre Emilio Fattore, recibieron por Primera vez a Jesús en la sagrada Eucaristía. Aquí compartimos con ustedes algunas imágenes de dicha ceremonia.












  








jueves, 3 de enero de 2019

UN MÍNIMO DE ANTICLERICALISMO ES NECESARIO PARA PODER CONSEGUIR LA VIDA ETERNA

Gansos siguiendo ciegamente a otros gansos
Por: Padre Leonardo Castellani
Esta pregunta espinosa se puede satisfacer con una distinción muy sencilla: anticlerical que va contra el clero, NO; anticlerical que va contra el clericalismo, SÍ. Wicleff, de Oxford, fue anticlerical en el primer sentido; Chaucer, de Oxford, su contemporáneo y condiscípulo (1340-1400) sólo en el segundo. Y lo mismo podemos decir del Papa Gregorio XI, que respondió a los que acusaban al poeta inglés de «ir contra los religiosos»: «Quodsi improbis et idiotis adversatur, et ego adversor.» [Pero si se opone a los perversos y a los idiotas, también yo me opongo.]
Clericalismo es «el descenso de una mística en política», como lo definió muy bien Charles Peguy. No es simplemente un cura que se vuelve político, como el P. Filippo o el Cardenal Cisneros, eso no tiene importancia; es dentro de la misma religión donde se verifica este «décalage» -vale decir, cuando los fines específicos del sentimiento religioso se desvían a metas terrenales. Nuestros padres llamaron «santulones» a los que sufren de este desorden, cuando son gentecilla; cuando son Jerarcas, la cosa tiene otro nombre más feo, procedente del Evangelio.
Clericalismo ha habido siempre, y el de hoy no es invisible. Por ejemplo, cuando un Jerarca de la Iglesia se cree más infalible de lo que es, y aun más que el Padre Eterno, eso es alto-clericalismo; cuando un súbdito afecta creerlo, bajo-clericalismo. Hoy día es más castigado el que se atreve a decir que un Jerarca se equivocó, aunque eso sea patente, que el que dijera que la Santísima Trinidad tiene cuatro personas: Padre, Hijo, Espíritu Santo y el Obispo. A este último son capaces de condecorarlo los Canónigos Lateranenses, como a Constancio Vigil. Tal como anda hoy el mundo, por lo menos en este país, un mínimo de anticlericalismo es necesario para la salvación eterna.
Visto en: http://castellaniana.blogspot.com

miércoles, 26 de diciembre de 2018

MENSAJE E IMÁGENES DE LA NAVIDAD 2018. VEDIA BS. AS. Y TAMPA Fl,



MENSAJE DE NAVIDAD 2018 DE LA SOCIEDAD RELIGIOSA SAN LUIS REY DE FRANCIA

Y esto les servirá de señal: encontrarán a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre. Y junto con el Ángel, apareció de pronto una multitud del ejército celestial que alababa a Dios, diciendo: “¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad”! (Lc 2,12-14). 

Queridos fieles, Benefactores y amigos, en la primera Nochebuena de la historia el canto alegre de los ángeles anunciaba a los pastores el nacimiento del Redentor invitándoles a ir a la cueva de Belén. La estrella de Belén es la única que hay que seguir porque nos muestra donde nació el Salvador. 
La Navidad es el encuentro con un recién nacido, es la fiesta que canta el don de la vida. Siempre el nacimiento de un niño debería traer alegría, normalmente el abrazo de un recién nacido suscita sentimientos de cuidado, conmoción y ternura. 
El clima de la Navidad nos toca a todos, aún quien se dice no creyente puede percibir en esta santa noche (santo día) algo de trascendente que le habla al corazón y lo invita a volver a descubrir la sencillez, la amistad y la fraternidad así como a acoger el mensaje de esperanza que brota del Nacimiento de Jesús. 
San Juan en pocas palabras manifiesta esta verdad de la fe cristiana que como acontecimiento histórico San Lucas sitúa en una contexto muy determinado: en los días en que César Augusto emanó el decreto para el primer censo, cuando Quirino era ya gobernador de Siria (Lc 2, 1-7). 
La expresión de San Juan: “El Verbo se hizo carne”, nos dice que el Sentido eterno de la vida se nos ha revelado, es una Palabra que se dirige a nosotros, nos ama, nos conoce, nos llama, es una Persona que se interesa por todos y cada uno: es el Hijo del Dios vivo, que se ha hecho hombre en Belén y Dios que se ha hecho nuestro prójimo y ha venido a quedarse con nosotros. Dios se muestra niño humilde para vencer nuestra soberbia, llama a nuestro corazón y a nuestra decisión libre de aceptar su amor. 
Dios viene a nuestro encuentro para comunicarnos la verdad de Su Amor que salva y hacernos partícipes de su amistad y de su vida. 

“Hoy brillará una luz sobre nosotros, porque nos ha nacido el Señor”

Sólo los que se abren al amor son cubiertos por la luz de la Navidad. Fue así en la noche de Belén y así también es hoy. Se enciende en nuestra noche una luz nueva que se deja ver por los ojos sencillos y humildes de la fe de quien espera al Salvador. 
La luz de Belén no se apagó nunca, en aquel Niño acostado en un pesebre Dios nos ha mostrado la gloria del amor que se da a sí mismo como don para conducirnos por ese camino. 
Queridos hermanos , es Navidad: ¡Nace Jesús! ¡Nace hoy! ¡Nace para todos! Encontrémonos ante el pesebre para experimentar en la contemplación del Niño Jesús, el “Amor de Dios que consuela, que perdona, que ofrece esperanza” y nos envía para ser misioneros del amor de un Dios hecho Niño. 
Los miembros de nuestra Sociedad Religiosa le deseamos a todos los que nos quieren y a los que no nos quieren una santa y ¡Feliz Navidad!

sábado, 22 de diciembre de 2018

SALUDOS NAVIDEÑOS Y BUENOS AUGURIOS PARA EL 2019




 

Como todos los años los miembros de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia queremos desearles a nuestros fieles, benefactores, amigos y lectores feliz Navidad y un bendecido año nuevo, pidiendo al Niño de Belén la gracia de poder continuar perseverando en este combate por la Fe Católica.

La Santa Misa de la Noche Buena, o más conocida como Misa de gallo será el Lunes 24 de Diciembre a las 23,35 hs. comenzando con los himnos navideños y finalizada con la adoración al Divino Niño Jesús.
El Martes 25 de Diciembre la Santa Misa de Navidad será a las 19:15 hs. comenzando con los himnos navideños y finalizada con la adoración al Divino Niño Jesús.

domingo, 16 de diciembre de 2018

DOMINGO DE GAUDETE (Domingo de Regocijo)


Misa de Gaudete en Capilla Virgen de Luján
Es el Tercer Domingo de Adviento, llamado así por la primera palabra del Introito de la Misa (Gaudete, es decir, Regocíjense). El Tiempo de Adviento se originó como un ayuno de cuarenta días en preparación para la Navidad, comenzando el día después de la fiesta de San Martín (12 de noviembre), de aquí que a menudo se le llamara también la "Cuaresma de San Martín" – nombre por el que el Adviento fue conocido desde el siglo V. No se puede datar antes del siglo quinto el ayuno del Adviento, porque no hay evidencia de que se observara la Navidad el 25 de diciembre antes de finales del siglo cuarto. (Duchesne, "Origines du culte chrétien", Paris, 1889), y la preparación para una fiesta no puede haber sido anterior a la fiesta misma. En el siglo IX, la duración del Adviento se redujo a cuatro semanas, encontrándose en una carta de San Nicolás I (858-867) a los búlgaros, la primera alusión a un Tiempo más corto, y hacia el siglo XII el ayuno había sido ya reemplazado por una simple abstinencia. San Gregorio el Grande fue el primero en redactar un Oficio para el Adviento, y el Sacramentario Gregoriano es el más antiguo en proveer Misas propias para los domingos de Adviento. 
En ambos se hacen provisiones para cinco domingos, pero hacia el siglo X el número usual eran cuatro, aunque algunas iglesias de Francia observaban cinco domingos incluso en el siglo XIII. No obstante todas estas modificaciones sin embargo, el Adviento preservó muchas de las características de los tiempos penitenciales lo que lo hace una especie de contraparte con la Cuaresma, correspondiendo así el tercer domingo de Adviento, o el del medio, con el domingo de la mitad de la cuaresma o Domingo de Laetare (Alegría). 
Misa de Gaudete en la Iglesia Inmaculado corazón de María
En este Domingo de Laetare, el órgano y las flores, prohibidos durante el resto de la estación, podían ser usados; se permitió el uso de vestimentas color rosa en lugar del púrpura (o negro como en un inicio); el diácono y el subdiácono reasumieron el uso de la dalmática y de la túnicela en la Misa principal, y los cardenales usaban color rosa en lugar del púrpura. Todas estas marcas características continuaron usándose y son la disciplina actual de la Iglesia Latina. El Domingo de Gaudete por lo tanto, hace un alto, como el Domingo del Laetare, a medio camino a través de un Tiempo que de otra manera es de carácter penitencial, y significa la cercanía de la venida del Señor. De las "estaciones" que se mantienen en Roma para representar los cuatro domingos de Adviento, la correspondiente a la basílica Vaticana se le asigna al Gaudete, ya que es el más importante de los cuatro domingos. Tanto en el Oficio como en la Misa a través del Adviento, se hace referencia continua a la segunda venida de nuestro Señor, y se enfatiza en el tercer domingo por medio de la adición de signos permitidos para ese día, como una expresión de alegría. El Domingo de Gaudete está marcado por un Nuevo Invitatorio, la Iglesia no invita ya a los fieles a meramente adorar "al Señor que va a venir", sino que les llama a una liturgia de alegría porque "el Señor está ahora aquí y al alcance de la mano". 
Las lecturas de Nocturnas, correspondientes a la Profecía de Isaías, describen la venida del Señor y las bendiciones que resultan de ello, y las antífonas de las Vísperas hacen eco de las promesas proféticas. La alegría de la espera se enfatiza por las constantes Aleluyas tanto en el Oficio como en la Misa a través de todo el Tiempo de Adviento. En la Misa, el Introito "Gaudete in Domino semper" resalta lo mismo, y da el nombre al día. La Epístola nos incita a regocijarnos y nos urge a prepararnos para encontrarnos con el Salvador a través de oraciones y súplicas y de acciones de gracia, mientras que el Evangelio de San Juan Bautista nos advierte que el Cordero de Dios está ahora entre nosotros, aunque parezca que no Le conocemos. El espíritu del Oficio y de la Liturgia a través de todo el Adviento es uno de espera y de preparación para la fiesta de Navidad así como para la segunda venida de Cristo, y los ejercicios penitenciales, que han sido adecuados para ese espíritu, son suspendidos en el Domingo de Gaudete para simbolizar la alegría y el regocijo por la Redención Prometida, las cuales nunca deben estar ausentes del corazón del fiel.
Visto en: http://www.mercaba.org

jueves, 13 de diciembre de 2018

EN EL DÍA DE LA POLICÍA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES.



Esta mañana en el Cementerio Municipal de Vedia Bs.As., con mucha lluvia y fuerte viento, se realizó un sencillo homenaje a los miembros de la fuerza ya fallecidos, el P. Mauricio invitado por el Circulo de Policías retirado, rezó un responso y procedió a bendecir las placas en el monolito policial.

ORACIÓN POR LOS POLICÍAS

¡Oh, Dios Todopoderoso, cuyo gran Poder y Sabiduría abarca todo el universo, vela por los policías de Nuestra Amada Argentina!
 Protégelos de cualquier daño en el desempeño de su deber al detener el crimen,  el robo y la violencia.
Te pedimos, que los ayudes a mantener seguras nuestras calles, día y noche.
Los encomendamos a tu amoroso cuidado, porque su deber es peligroso.
Dales Señor fortaleza y coraje. Protege a estos hombres y mujeres valientes.  
Concédeles tu protección todopoderosa.

Únelos de forma segura con sus familias después de terminada su jornada.
Te lo pedimos por intercesión de Nuestra Señora de Luján, Patrona de nuestra bendita Patria. Amén

martes, 11 de diciembre de 2018

VIDAS EJEMPLARES... MADRE MARAVILLAS DE JESÚS -Carmelita-


 Maravillas nació en Madrid en 1891. Era hija del que fuera ministro de la Corona y embajador de España ante la Santa Sede. Desde muy joven, sintió la llamada de la vocación religiosa, por lo que decide consagrar su vida a Dios. El primer rasgo importante de la vocación es la perseverancia. Al morir su padre y estar casados sus hermanos, quedó como la única compañía de su madre, lo que retrasó su autorización para entrar en el convento; una opinión que compartía su confesor y director espiritual.
Una visita al Carmelo del Escorial sería decisiva para su ingreso en la Orden de las Carmelitas Descalzas. Cuando obtiene el necesario permiso familiar y espiritual, pide su admisión en el citado Carmelo. Tras la consagración de España al Corazón de Jesús en 1919 en el Cerro de los Ángeles, la hermana Maravillas funda, junto al monumento del Corazón de Jesús erigido en dicho lugar, un convento de Carmelitas Descalzas. Este momento representa un hecho decisivo de su trayectoria.
En el nuevo convento es elegida Madre Priora, observando de manera sumamente estricta la Regla de Santa Teresa y hace del convento una referencia espiritual importante. Devota y guardiana del Corazón de Jesús, solamente las turbulencias de la Guerra Civil lograron arrancarla de aquel lugar.
Durante esos años, sin embargo, no interrumpe la vida de comunidad. Es una época de sufrimiento que dará lugar, una vez finalizada la contienda, a una eclosión carmelitana que la llevará fundar numerosos conventos que aún hoy son ejemplo de espiritualidad y constituyen un hito más en la reforma emprendida cuatro siglos antes por santa Teresa de Ávila.
Una profundad humildad, su afán de empequeñecerse y su inmensa caridad hicieron de ella uno de los paradigmas de la vida religiosa española del siglo XX. Falleció en el convento de la Aldehuela el 11 de diciembre de 1974. Bajo la reja del coro bajo de este convento se veneran sus reliquias.





SANTA MISA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN 2018.


domingo, 9 de diciembre de 2018

SANTO BAUTISMO


Al finalizar la Santa Misa del Segundo Domingo de Adviento, el P. Mauricio administró el sacramento del sto. Bautismo al niño Gaspar Geremías Fernandez, hijo del Sr. Luciano Fernandez y de la Sra. Daiana Gisella Poggi, fungiendo como padrino el sr. Cristian Ledezma y como madrina la sra. Alejandra Fernandez.
El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu ("vitae spiritualis ianua") y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión (cf Concilio de Florencia): Baptismus est sacramentum regenerationis per aquam in verbo" ("El bautismo es el sacramento del nuevo nacimiento por el agua y la palabra": Catecismo Romano 2,2,5).






sábado, 8 de diciembre de 2018

SANTA MISA EN LA SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN EN LA IGLESIA INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA DE TAMPA FL.





SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA


Como todos los años hoy celebramos la Santa Misa cantada en honor de  la Inmaculada Concepción de la Virgen, y en la cual recibieron por Primera vez a Jesús sacramentado el niño Leonardo Nicolás Carballo Fernandez y la niña María Karen Grundwalt, inmediatamente después de la ceremonia y como lo hacemos todos los años hemos compartido un pequeño ágape en el salón parroquial.

La Inmaculada Concepción de María es el dogma de fe que declara que por una gracia singular de Dios, María fue preservada de todo pecado, desde su concepción. 
Como demostraremos, esta doctrina es de origen apostólico, aunque el dogma fue proclamado por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus.

"...declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles..."
(Pío IX, Bula Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de 1854)

La Concepción: Es el momento en el cual Dios crea el alma y la infunde en la materia orgánica procedente de los padres. La concepción es el momento en que comienza la vida humana.
Cuando hablamos del dogma de la Inmaculada Concepción no nos referimos a la concepción de Jesús quién, claro está, también fue concebido sin pecado. El dogma declara que María quedó preservada de toda carencia de gracia santificante desde que fue concebida en el vientre de su madre Santa Ana. Es decir María es la "llena de gracia" desde su concepción.
La Encíclica "Fulgens corona", publicada por el Papa Pío XII en 1953 para conmemorar el centenario de la definición del dogma de la Inmaculada Concepción, argumenta así: «Si en un momento determinado la Santísima Virgen María hubiera quedado privada de la gracia divina, por haber sido contaminada en su concepción por la mancha hereditaria del pecado, entre ella y la serpiente no habría ya -al menos durante ese periodo de tiempo, por más breve que fuera- la enemistad eterna de la que se habla desde la tradición primitiva hasta la solemne definición de la Inmaculada Concepción, sino más bien cierta servidumbre»

Fundamento Bíblico
La Biblia no menciona explícitamente el dogma de la Inmaculada Concepción, como tampoco menciona explícitamente muchas otras doctrinas que la Iglesia recibió de los Apóstoles. La palabra "Trinidad", por ejemplo, no aparece en la Biblia. Pero la Inmaculada Concepción se deduce de la Biblia cuando ésta se interpreta correctamente a la luz de la Tradición Apostólica. 
El primer pasaje que contiene la promesa de la redención (Genesis 3:15) menciona a la Madre del Redentor. Es el llamado Proto-evangelium, donde Dios declara la enemistad entre la serpiente y la Mujer. Cristo, la semilla de la mujer (María) aplastará la cabeza de la serpiente. Ella será exaltada a la gracia santificante que el hombre había perdido por el pecado. Solo el hecho de que María se mantuvo en estado de gracia puede explicar que continúe la enemistad entre ella y la serpiente. El Proto-evangelium, por lo tanto, contiene una promesa directa de que vendrá un redentor. Junto a El se manifestará su obra maestra: La preservación perfecta de todo pecado de su Madre Virginal.

En san Lucas 1:28 el ángel Gabriel enviado por Dios le dice a la Santísima Virgen María «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.». Las palabras en español "Llena de gracia" no hace justicia al texto griego original que es "kecharitomene" y significa una singular abundancia de gracia, un estado sobrenatural del alma en unión con Dios. Aunque este pasaje no "prueba" la Inmaculada Concepción de María ciertamente lo sugiere.
El Apocalipsis narra sobre la «mujer vestida de sol» (Ap 12,1). Ella representa la santidad de la Iglesia, que se realiza plenamente en la Santísima Virgen, en virtud de una gracia singular. Ella es toda esplendor porque no hay en ella mancha alguna de pecado. Lleva el reflejo del esplendor divino, y aparece como signo grandioso de la relación esponsal de Dios con su pueblo.