Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

viernes, 19 de julio de 2019

LA IGLESIA DE CRISTO... : Una Revisión de la Doctrina Básica sobre la Iglesia Católica. Por el Rev. Padre Francisco Radecki Traducción: P. Pio Espina y P. Gabriel María Rodrigues


Es un hecho histórico que Jesucristo fundó la Iglesia Católica. Esta Iglesia visible tiene un conjunto fijo de creencias (El Depósito de la Fe: Las Sagradas Escrituras y la Tradición Apostólica), un culto uniforme (el Santo Sacrificio de la Misa), siete Sacramentos que dan la gracia a los que los reciben, y una jerarquía (El Papa, los obispos y sacerdotes que ministran al laicado).

Una Iglesia Visible.
Jesucristo se refirió a Su Iglesia cuando habló de la vid y los sarmientos y también más tarde cuando dijo: “Yo soy el buen pastor. Yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen a Mí” (Io 10, 14). Nuestro Señor fundó la Iglesia Católica… “tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” (Math 16, 18). A lo largo de los tres años de Su vida pública, Cristo enseñó a los Apóstoles, discípulos, y a las turbas que Le seguían, y más tarde les ordenó que difundieran sin miedo la Fe Católica por todo el mundo. La Iglesia Católica ha tenido siempre un espíritu misionario y ha trabajado para instruir a los conversos de todo el mundo, ya que la mejor forma de la caridad para con el prójimo es trabajar por la salvación eterna de su alma inmortal.
Cada uno está obligado a seguir la verdad, que se encuentra en la Iglesia Católica. Aunque todos tengan libre albedrío, una persona que permanece indiferente o apática en materia de religión, es culpable, especialmente desde que Jesucristo descendió de los Cielos para redimir al mundo y fundar la Iglesia Católica. Desde que Nuestro Señor estableció la Barca de Pedro, Él espera que todos estén a bordo de ella. Aquellas que se mantienen voluntariamente en otro camino son culpables ante Sus ojos: “El que cree y se bautiza se salvará; el que no cree se condenará” (Mar. 16,16).
Continuar: 
https://verdadcatolica.blogspot.com/2019/07/la-iglesia-de-cristo-una-revision-de-la.html

miércoles, 10 de julio de 2019

Revista Roma N° 117 UNA ENFERMEDAD DE LA INTELIGENCIA: EL LIBERALISMO Daniel Raffard de Brienne


Tomado de: Catolicosalerta.com
La inteligencia, facultad espiritual perteneciente al alma inmortal, da al hombre toda su dignidad al permitirle acceder a la verdad. Esta dignidad se manifiesta en la búsqueda de la verdad y más aun en su posesión. Alcanza su apogeo cuando la inteligencia acepta el conocimiento de las realidades sobrenaturales que descubre la Revelación.
Muchos hombres, es verdad, no llegan a esas cimas del conocimiento. Algunos no poseen las capacidades necesarias, a causa de algún defecto de su herramienta intelectual. Otros no se benefician con la enseñanza de la Revelación; pueden, sin embargo, alcanzar los linderos de lo sobrenatural por medio de sólo la filosofía natural.
Muchos se extravían en la ruta, al hacer un mal uso de su inteligencia. Y el mal uso de la inteligencia proviene, del mal uso de otra facultad espiritual: la voluntad libre. El hombre tiene en efecto el poder de determinarse libremente por la verdad y el bien y suele acontecer que haga mal uso de ese poder y elija el error y el mal.

martes, 2 de julio de 2019

¿ SERÁ VERDAD QUE EN TIEMPOS PASADOS LA IGLESIA CATÓLICA PROHIBIÓ LA LECTURA DE LA SAGRADA BIBLIA?


No, no es verdad. Lo que la Iglesia afirmó en el pasado es que su lectura no era estrictamente necesaria para todos (Clemente XI, año 1713, Denzinger 1429) ni conveniente para las personas impreparadas (Pío VII, año 1816, Denzinger 1604), puesto que pueden fácilmente caer en la herejía, «porque no han nacido las herejías, sino porque las Escrituras buenas son entendidas mal» (San Agustín).

Y es precisamente lo que ahora está pasando con las sectas y nuevos movimientos religiosos, que se meten a interpretar las Escrituras sin ninguna preparación, cayendo en un sinfín de errores, como fácilmente podemos comprobar, y arrastrando tras sí a otra gente.
Al mismo tiempo, la Iglesia ha afirmado siempre la enorme utilidad de la Biblia para alimentar la propia fe y piedad. He aquí las palabras del papa Gregorio XVI, tomadas de la Encíclica «Inter Praecipuas» del 16 de mayo de 1844.
Cosa averiguada es para vosotros que ya desde la edad primera del hombre cristiano, fue traza propia de los herejes, repudiada la palabra divina recibida y la autoridad de la Iglesia, interpolar por su propia mano las Escrituras o pervertir la interpretación de su sentido. Y no ignoráis, finalmente, cuánta diligencia y sabiduría son menester para trasladar fielmente a otra lengua las palabras del Señor; de suerte que nada por ello resulta más fácil que el de esas versiones, multiplicadas por medio de las sociedades bíblicas, se mezclen gravísimos errores por inadvertencia o mala fe de tantos intérpretes; errores, por cierto, que la misma multitud y variedad de aquellas versiones ocultan durante largo tiempo para perdición de muchos. Poco o nada, en absoluto, sin embargo, les importa a tales sociedades bíblicas que los hombres han de leer aquellas Biblias interpretadas en lengua vulgar caigan en estos o aquellos errores, con tal de que poco a poco se acostumbren a reivindicar para sí mismos el libre juicio sobre el sentido de las Escrituras, a despreciar las tradiciones divinas que, tomadas de la doctrina de los Padres, son guardadas en la Iglesia Católica y a repudiar en fin el magisterio mismo de la Iglesia (Denzinger 1630).
A este fin, esos mismos socios bíblicos no cesan de calumniar a la Iglesia y a esta Santa Sede de Pedro, como si de muchos siglos acá estuviera empeñada en alejar al pueblo fiel del conocimiento de las Sagradas Escrituras; siendo así que existen muchísimos y clarísimos documentos del singular empeño que aun en los mismos tiempos modernos han mostrado los Sumos Pontífices y, siguiendo su guía, los demás prelados católicos porque los pueblos católicos fueran más intensamente instruidos en la Palabra de Dios, ora escrita, ora legada por Tradición ... (Denzinger 1631).
Lo que la Iglesia siempre ha recalcado, es que se trate de buenas traducciones, «aprobadas por la Sede Apostólica o publicadas con notas tomadas de los Santos Padres de la Iglesia o de varones doctos y católicos» (Gregorio XVI, encíclica citada, Denzinger 1632).

domingo, 30 de junio de 2019

SACRAMENTO DE LA INICIACIÓN CRISTIANA


 Hoy Domingo Tercero de Pentecostés celebró la Sta. Misa en nuestra Capilla Virgen de Luján en Vedia, el Padre Emilio Fattore que nos está visitando por unos días. Inmediatamente finalizada la Misa El P. Emilio procedió a realizar el Bautismo de su sobrino que lleva su mismo nombre y del cual fungieron como Padrinos el Sr. Juan Manuel Sangiacomo y la Sra. Jimena Gonzalez, después de la ceremonia compartimos un agradable almuerzo en el salón de nuestra Casa Religiosa seguido de un improvisado campeonato de metegol.


sábado, 29 de junio de 2019

EL PEOR CASTIGO ES LA PÉRDIDA DE LA FE A MANOS DE UN CLERO APÓSTATA


"Aparecerá una multitud de falsos profetas, que engañarán a muchos". (San Mateo XXIV, 11)


Muchos han creído que el peor castigo que Dios puede mandar por los pecados de un pueblo es la guerra o una epidemia, pero esos son sólo azotes terrenales. El peor castigo es de naturaleza espiritual, como es la Apostasía generalizada y la obediencia a un “clero” que se apartó de la Fe católica (que es lo que actualmente vemos, cortesía del Vaticano II).

San Juan Eudes escribió proféticamente sobre los sacerdotes apóstatas, y el peligro que representan para la Fe:

San Juan Eudes
“La mayor señal de la ira de Dios sobre un pueblo y el más terrible castigo que sobre él pueda descargar en este mundo, es permitir que, en castigo de sus crímenes, venga a caer en manos de pastores que más lo son de nombre que de hecho, que más ejercitan contra él la crueldad de lobos hambrientos que la caridad de solícitos pastores, y que, en lugar de alimentarle cuidadosamente, le desgarren y devoren con crueldad; que en lugar de llevarle a Dios, le vendan a satanás; en lugar de encaminarle al cielo, le arrastren con ellos al infierno; y en lugar de ser la sal de la tierra y la luz del mundo, sean su veneno y sus tinieblas”. (El Sacerdote, San Juan de Eudes, ed. Vizcaína, Bilbao 1936, Capítulo II, p. 29).

viernes, 28 de junio de 2019

FESTIVIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS


“Te pido que el primer viernes después de la octava del Corpus se celebre una fiesta especial para honrar a mi Corazón, y que se comulgue dicho día para pedirle perdón y reparar los ultrajes por él recibidos durante el tiempo que ha permanecido expuesto en los altares”, expresó el Señor a Santa Margarita en junio de 1675.

“También te prometo que mi Corazón se dilatará para esparcir en abundancia las influencias de su divino amor sobre quienes le hagan ese honor y procuren que se le tribute”, añadió.
Más adelante Santa Margarita junto a  Claudio de la Colombiere, su director espiritual, propagarían los mensajes del Sagrado Corazón de Jesús.
Posteriormente, el Beato Pío IX en 1856 extendió oficialmente la Fiesta del Sacratísimo Corazón de Jesús a toda la Iglesia. En 1899, el Papa León XIII publicó la encíclica “Annum Sacrum” sobre la consagración del género humano al Sagrado Corazón de Jesús, que se realizó ese mismo año.
Asimismo Pío XI en 1928 escribió la “Miserentissimus Redemptor”, encíclica que trata de la reparación que todos debemos al Sagrado Corazón. Mientras que el Papa Pío XII en 1956 publicó la encíclica “Haurietis Aquas” en referencia al culto al Sagrado Corazón.
Muchos grupos, movimientos, órdenes y congregaciones religiosas, desde antiguo, se han puesto bajo la protección del Sagrado Corazón de Jesús. En Roma se encuentra la Basílica del “Sacro Cuore” (Sagrado Corazón) construida por San Juan Bosco por encargo del Papa León XIII y con donaciones de fieles y devotos de varios países.
En España son tres los Santuarios importantes dedicados al Sagrado Corazón de Jesús, la Basílica de la Gran Promesa en Valladolid, El Monumento al Sagrado Corazón de Jesús, en el Cerro de los Ángeles, ubicado en la localidad madrileña de Getafe y en Barcelona el Templo Expiatorio del Tibidabo.

Promesas dadas por el Sagrado Corazón a Santa Margarita:

Jesús le prometió a Santa Margarita de Alacoque, que si una persona comulga los primeros viernes de mes, durante nueve meses seguidos, le concederá lo siguiente:

1. Les daré todas las gracias necesarias a su estado (casado(a), soltero(a), viudo(a) o consagrado(a) a Dios).
2. Pondré paz en sus familias.
3. Los consolaré en todas las aflicciones.
4. Seré su refugio durante la vida y, sobre todo, a la hora de la muerte.
5. Bendeciré abundantemente sus empresas.
6. Los pecadores hallarán misericordia.
7. Los tibios se harán fervorosos.
8. Los fervorosos se elevarán rápidamente a gran perfección.
9. Bendeciré los lugares donde la imagen de mi Corazón sea expuesta y venerada.
10. Les daré la gracia de mover los corazones más endurecidos.
11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón y jamás será borrado de Él.
12. La gracia de la penitencia final: es decir, no morirán en desgracia y sin haber recibido los Sacramentos.

lunes, 24 de junio de 2019

FESTIVIDAD DEL CORPUS CHRISTI 2019



Ayer Domingo 23 de Junio la Santa Iglesia Católica en Argentina conmemoró la Festividad del Corpus Christi, por tal motivo el P. Mauricio celebró la santa Misa cantada seguida de la exposición, adoración y bendición con el Santísimo Sacramento.
Corpus Christi ("Cuerpo de Cristo") o Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, antes llamada Corpus Domini ("Cuerpo del Señor"), es una fiesta de la Iglesia católica destinada a celebrar la Eucaristía. Su principal finalidad es proclamar y aumentar la fe de los creyentes en la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento, dándole públicamente el culto de adoración (latría) el jueves posterior a la solemnidad de la Santísima Trinidad, que a su vez tiene lugar el domingo siguiente a Pentecostés (es decir, el Corpus Christi se celebra 60 días después del Domingo de Resurrección). Específicamente, el Corpus Christi es el jueves que sigue al Domingo de la Santísima Trinidad, pero ha sido trasladada al domingo siguiente para adaptarse al calendario laboral.
La fiesta surgió en la Edad Media, cuando en 1208 la religiosa Juliana de Cornillon promueve la idea de celebrar una festividad en honor al Cuerpo y la Sangre de Cristo presente en la Eucaristía. Así, se celebra por primera vez en 1246 en la diócesis de Lieja (Bélgica).
En el año 1263, mientras un sacerdote celebraba la misa en la iglesia de la localidad de Bolsena (Italia), al romper la Hostia consagrada brotó sangre, según la tradición.1​ Este hecho, muy difundido y celebrado, dio un impulso definitivo al establecimiento como fiesta litúrgica del Corpus Christi. Fue instituida el 8 de septiembre de 1264 por el papa Urbano IV, mediante la bula Transiturus hoc mundo. A Santo Tomás de Aquino se le encargó preparar los textos para el Oficio y Misa propia del día, que incluye himnos y secuencias, como Pange Lingua (y su parte final Tantum Ergo), Lauda Sion, Panis angelicus, Adoro te devote o Verbum Supernum Prodiens.
En el Concilio de Vienne de 1311, Clemente V dará las normas para regular el cortejo procesional en el interior de los templos e incluso indicará el lugar que deberán ocupar las autoridades que quisieran añadirse al desfile.
En el año 1316, Juan XXII introduce la Octava con exposición del Santísimo Sacramento. Pero el gran espaldarazo vendrá dado por el papa Nicolás V, cuando en la festividad del Corpus Christi del año 1447, sale procesionalmente con la Hostia Santa por las calles de Roma.
En muchos lugares es una fiesta de especial relevancia. En España existe el dicho popular: Tres jueves hay en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión, lo que da idea del arraigo de esta fiesta.
Las celebraciones del Corpus suelen incluir una procesión en la que el pan consagrado se exhibe en una custodia.



domingo, 23 de junio de 2019

SACRAMENTO DEL MATRIMONIO EN LA IGLESIA DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA EN LA CIUDAD DE TAMPA FL,



Ayer Sábado 22 de Junio el Rev. Padre Emilio Fattore, cura capellán de la Iglesia Inmaculado Corazón de Maria en la Ciudad de Tampa Fl, USA, bendijo la unión matrimonial de Jackson y Marissa Harp.

El matrimonio es una sabia institución del Creador para realizar su designio de amor en la humanidad.

La unión conyugal tiene su origen en Dios, quien al crear al hombre lo hizo una persona que necesita abrirse a los demás, con una necesidad de comunicarse y que necesita compañía. “No está bien que el hombre esté solo, hagámosle una compañera semejante a él.” (Gen. 2, 18). “Dios creó al hombre y a la mujer a imagen de Dios, hombre y mujer los creó, y los bendijo diciéndoles: procread, y multiplicaos, y llenad la tierra y sometedla”.(Gen. 1, 27- 28). Desde el principio de la creación, cuando Dios crea a la primera pareja, la unión entre ambos se convierte en una institución natural, con un vínculo permanente y unidad total (Mt. 19,6). Por lo que no puede ser cambiada en sus fines y en sus características, ya que de hacerlo se iría contra la propia naturaleza del hombre. El matrimonio no es, por tanto, efecto de la casualidad o consecuencia de instintos naturales inconscientes.
El matrimonio es una sabia institución del Creador para realizar su designio de amor en la humanidad. Por medio de él, los esposos se perfeccionan y crecen mutuamente y colaboran con Dios en la procreación de nuevas vidas.
El matrimonio para los bautizados es un sacramento que va unido al amor de Cristo su Iglesia, lo que lo rige es el modelo del amor que Jesucristo le tiene a su Iglesia (Cfr. Ef. 5, 25-32). Sólo hay verdadero matrimonio entre bautizados cuando se contrae el sacramento.

El matrimonio se define como la alianza por la cual, - el hombre y la mujer - se unen libremente para toda la vida con el fin de ayudarse mutuamente, procrear y educar a los hijos. Esta unión - basada en el amor – que implica un consentimiento interior y exterior, estando bendecida por Dios, al ser sacramental hace que el vínculo conyugal sea para toda la vida. Nadie puede romper este vínculo.





martes, 18 de junio de 2019

EL PADRE CASTELLANI Y LA DEMOCRACIA



El “sufragio universal” es una farsa porque desde su comienzo alimentó en su seno un sofisma: la “soberanía del pueblo”, que es hoy el gobierno de los marrulleros y los charlatanes.
O sea, la soberanía del Anonimato, la Irresponsabilidad, las Elecciones, el Dinero y...el Extranjero. Vean la muy voceada “Libertad de Prensa”; en ella se ha concretado la “Libertad de expresión”, una de las “Libertades de perdición”, que dijo Pío IX: cuanto más hablan della, menos existe. Será tonto por demás un presidentito destos para dejar que un cagatinta anónimo le discuta o condene una medida suya; allá va el secuestro de una edición, o la suspensión del diario o simplemente la supresión. Por tanto se guardan muy bien de ofender al tiranuelo de turno. Tienen libertad para hablar contra Dios, pero no para pintar bigotes de foca a un Testa Hinchada No Coronada.
En ningún momento del mundo ha habido menos libertad que ahora; y eso que la mayoría de los Estados de hoy han nacido a los gritos de “Libertad, Libertad, Libertad”; y lo siguen cantando”.

R. P. Leonardo castellani, Seis ensayos y tres cartas, Págs. 141/42 y nota.

lunes, 10 de junio de 2019

CREDO ATANASIANO O SÍMBOLO "QUICUMQUE"


Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe católica; y el que no la guardare íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre.

De la Revista Roma
Ahora bien, la fe católica es que veneremos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad; sin confundir las personas ni separar las sustancias. Porque una es la persona del Padre, otra la del Hijo y otra [también] la del Espíritu Santo; pero el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo tienen una sola divinidad, gloria igual y coeterna majestad. Cual el Padre, tal el Hijo, tal [también] el Espíritu Santo; increado el Padre, increado el Hijo, increado [también] el Espíritu Santo; inmenso el Padre, inmenso el Hijo, inmenso [también] el Espíritu Santo; eterno el Padre, eterno el Hijo, eterno I también] el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no son tres eternos, sino un solo eterno, como no son tres increados ni tres inmensos, sino un solo increado y un solo inmenso. Igualmente, omnipotente el Padre, omnipotente el Hijo, omnipotente [también] el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres omnipotentes, sino un solo omnipotente. Así Dios es el Padre, Dios es el Hijo, Dios es [también] el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres dioses, sino un solo Dios. Así, Señor es el Padre, Señor el Hijo, Señor [también] el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres Señores, sino un solo Señor. porque así como por la cristiana verdad somos compelidos a confesar como Dios y Señor a cada persona en particular; así la religión católica nos prohíbe decir tres dioses y señores. El Padre, por nadie fue hecho ni creado ni engendrado. El Hijo fue por solo el Padre, no hecho ni creado, sino engendrado. El Espíritu Santo, del Padre y del Hijo no fue hecho ni creado ni engendrado, sino que procede.
Hay, consiguientemente, un solo Padre, no tres Padres; un solo Hijo, no tres hijos; un solo Espíritu Santo, no tres espíritus santos; y en esta Trinidad, nada es antes ni después, nada mayor o menor, sino que las tres personas son entre sí coeternas y coiguales, de suerte que, como antes se ha dicho, en todo hay que venerar lo mismo la unidad en la Trinidad que la Trinidad en la unidad. El que quiera pues, salvarse, asi ha de sentir de la Trinidad.
Poro es necesario para la eterna salvación creer también fielmente en la encarnación de nuestro Señor Jesucristo. Es, pues, la fe recta que creemos y confesamos que nuestro Señor Jesucristo, hijo de Dios, es Dios y hombre. Es Dios engendrado de la sustancia del Padre antes de los siglos, y es hombre nacido de la madre en el siglo: perfecto Dios, perfecto hombre, subsistente de alma racional y de carne humana. Igual al Padre según la divinidad, menor que el Padre según la humanidad. Más aun cuando sea Dios y hombre, no son dos, sino un solo Cristo, y uno solo no por la conversión de la divinidad en la carne, sino por la asunción de la humanidad en Dios; uno absolutamente, no por confusión de la sustancia, sino por la unidad de la persona. Porque a la malicia que el alma racional y la carne es un solo hombre; así Dios y el hombre son un solo Cristo. El cual padeció por nuestra salvación, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos; está sentado a la diestra de Dios Padre omnipotente, desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos, y a su venida todos los hombres han de resucitar con sus cuerpos y dar cuenta de sus propios actos, y los que obraron bien, irán a la vida eterna; los que mal, al fuego eterno.
Esta es la fe católica y el que no la creyere fiel y firmemente, no podrá salvarse.

Visto en: www.catolicosalerta.com.a

martes, 4 de junio de 2019

¿PORQUE NO RESPETAR LA IGNORANCIA DE LAS PERSONAS ATREVIDAS E INCULTAS? -De autor Anónimo-


Muchos me preguntan, ¿por qué no respeto los pensamientos, ideales y opiniones de las personas?, hay una justificación que utilizan mucho las personas ignorantes y poco o nada cultas: "Dios es misericordioso, y Dios no se fija en el exterior sino en el interior, en el corazón del hombre, yo no necesito saber todo los dogmas católicos para saber que estas mal, pues eres muy prejuicioso, estas muy acostumbrado a que las personas hagan lo que tu digas y eso esta mal."

Dejen que responda a estos idiotas; en primer lugar, ¿como una persona que ignora del tema puede hacer un juicio de descalificación sobre alguien que si sabe sobre el tema y sobre lo que esta hablando?: Es como ir con un medico, que tiene la especialidad en Neurología y nos diagnostique Alzheimer o a un familiar, pero como nosotros a pesar de la realidad y de las verdades contundentes que nos muestra el medico y lo sustentan pruebas, nosotros tal como bestias irracionales, le decimos al medico que esta mal, que tu no necesitas conocer de medicina ni mucho menos de neurología para saber que el medico esta errado. A este tipo de comentarios se les llama "Argumento ad hominem" que, traducido del latín, significa ‘Argumento contra el hombre’ (la persona) y se trata de una de las falacias más famosas y utilizadas en múltiples discusiones cuando una de las partes en lugar de rebatir lo que la parte contraria dice y argumentar su postura con algo demostrable que le dé la razón lo que hace es ofender al contrincante para desprestigiarlo o como suele decirse, da golpes bajos. Numerosos son los ejemplos que, casi a diario, podemos ver en cualquier medio de comunicación o red social en el que, en el trascurso de un debate o discusión, una de las partes ataca al contrario (o a un tercero) utilizando argumentos con los que intenta desacreditarlo, ya sea porque desconoce sobre el tema y ya no tiene argumentos sólidos que proporcionar o por no comprender el tema que se esta discutiendo. No solo es utilizado en discusiones, sino que en cualquier conversación entre dos personas conocidas una de ellas en un momento dado no esté de acuerdo con algo de lo que expresa la otra y traté de tener razón con ese tipo de falacia.
En segundo lugar, la mayoría de las personas que discuten conmigo y no aceptan la verdad que les enseño, dicen que ellos leen la Biblia y que solo ellos conocen al Dios misericordioso que no ve ni color de piel, en estatus social, ni mucho menos religión, Dios es Padre de todos y que el no es como yo lo presento. Bueno veo que estas personas no se dan cuenta que están hablando con una persona que no solo lee la Biblia, sino que la he estudiado junto con los comentarios y estudios de San Jerónimo y de los Santos Padre de la Iglesia. En ninguna parte de la Biblia enseña o dice que Dios respeta religiones o nos mande a respetar los pensamientos errados y equivocados de los herejes, paganos y de los que no son cristianos. 

San Pablo Anatemiza a los que predican el evangelio de Cristo de forma diferente a la que al iglesia siempre había enseñado o predicado:
-Me maravillo como así de tan ligero abandonáis lo que os llamó a la gracia de Jesucristo, para seguir otro evangelio: Más no es que haya otro evangelio, sino que hay algunos, que os traen alborotados y quieren transtornar el evangelio de Cristo nuestro Señor. Pero Aun cuando nosotros mismo o un ángel del cielo si posible fuese os predique un evangelio diferente del nosotros les hemos anunciado, sea anatema (maldito). Os lo he dicho ya, y os lo repito: Cualquiera que os anunciaré un evangelio diferente del que habéis recibido, sea anatema (maldito). [Gálatas I, 6-9]

San Pablo en el libro de los Hechos de los Apóstoles, nos relata que de la misma Iglesia se levantaran hombres voraces que se llevaran con herejías [modernismo, protestantismo, masonería, indiferentismo, ignorancia] a los mismos fieles tras de ellos.
-Porque se que después de mi partida os han de asaltar lobos voraces [masoneria, ateo], que destrocen el rebaño. Y de entre vosotros mismos se levantaran hombres que sembraran doctrinas perversas, con el fin de atraerse a sí discípulos. [Hechos XX, 29.30]

El mismo San Pablo por inspiración Divina en su primera epístola a los Corintios, nos relata que las falsas religiones del mundo, no son seguidores del Dios omnipotente, sino que son seguidores y adoradores de demonios, por lo cual ni las debemos de respetar ni mucho menos ser tolerantes.
-¿Más que? ¿digo yo que lo sacrificado a los ídolos haya contraído alguna virtud? ¿o que el ídolo sea algo? No, sino que las cosas que sacrifican los gentiles o paganos, las sacrifican a los DEMONIOS, y no a Dios. Y yo no quiero que tengáis ninguna sociedad ni por sombra con los demonios: no podéis beber él cáliz del Señor, y el cáliz de los demonios: no podéis tener parte de la mesa del Señor, y en la mesa de los demonios. ¿Por ventura queremos irritar con celos al Señor? ¿Somos acaso más fuertes que él? Todo me es lícito, si, pero no todo es conveniente. [I Corintios X, 19-22].

Lo propio escrito por San Pablo, esta sustentado por las revelaciones que Dios dio desde el Antiguo Testamento.
-Quemaréis en el fuego sus ídolos... [Deuteronomio VII, 25.]

-Yo soy el Señor (Yahvé): esté es mi Nombre: la gloria mía no la cederé a otro, ni el honor mío a los vanos simulacros de los ídolos. [Isaías XLII, 8].

-Yo soy, yo soy el Señor, y no hay otro Salvador que Yo [Isaías XLIII, 11]

Creo que con estos pequeños ejemplos quedo claro el punto al que quiero ir, no existe en ninguna parte de la Biblia, la falsa misericordia de Dios, que predican ahora e Modernismo, Dios no nos envía a ser ecumenistas con los herejes, cismáticos, paganos, y protestantes, sino que nos envía a convertirlos, a evangelizarlos, a destruirlos, puesto que son enemigos de Dios, y por ende no podemos respetarlos. Bien dice el pensador Nicolás Gómez Dávila: "El hombre culto tiene la obligación de ser intolerante."

viernes, 31 de mayo de 2019

✠ BEATÆ MARIÆ VIRGINIS REGINÆ ✠ Oración de S.S. Pío XII a María Reina


Desde lo profundo de esta tierra de lágrimas, en que la humanidad dolorida se arrastra trabajosamente; en medio de las olas de este nuestro mar perennemente agitado por los vientos de las pasiones, elevamos los ojos a ti, Madre amadísima, para reanimarnos contemplando tu gloria y para saludarte como Reina y Señora de los cielos y de la tierra, como Reina y Señora nuestra.
Con legítimo orgullo de hijos, queremos exaltar ésta tu realeza y reconocerla como debida por la excelencia suma de todo tu ser, dulcísima y verdadera Madre de Aquel que es Rey por derecho propio, por herencia y por conquista.
Reina e impera, Madre y Señora, señalándonos el camino de la santidad, dirigiéndonos y asistiéndonos, a fin de que nunca nos apartemos de él.
Lo mismo que ejercitas en lo alto del cielo tu primacía sobre las milicias angélicas, que te aclaman por su Soberana, y sobre las legiones de los santos, que se deleitan con la contemplación de tu refulgente belleza, así también reina sobre el género humano, particularmente abriendo las sendas de la fe a cuantos todavía no conocen a tu divino Hijo.
Reina sobre la Iglesia, que profesa y celebra tu suave dominio y acude a ti como refugio seguro en medio de las adversidades de nuestros tiempos. Mas reina especialmente sobre aquella parte de la Iglesia que está perseguida y oprimida dándole fortaleza para soportar las contrariedades, constancia para no ceder a injustas presiones, luz para no caer en las asechanzas del enemigo, firmeza para resistir a los ataques manifiestos, y en todo momento, fidelidad inquebrantable a tu reino.
Reina sobre las inteligencias, a fin de que busquen solamente la verdad; sobre las voluntades, a fin de que persigan solamente el bien; sobre los corazones, a fin de que amen únicamente lo que Tú misma amas.
Reina sobre los individuos y sobre las familias, al igual que sobre las sociedades y naciones; sobre las asambleas de los poderosos, sobre los consejos de los sabios, lo mismo que sobre las sencillas aspiraciones de los humildes.
Reina en las calles y en las plazas, en las ciudades y en las aldeas, en los valles y en las montañas, en el aire, en la tierra y en el mar, y acoge la piadosa oración de cuantos saben que tu reino es reino de misericordia, donde toda súplica encuentra acogida, todo dolor consuelo, alivio toda desgracia, toda enfermedad salud, y donde, como a una simple señal de tus suavísimas manos, de la muerte misma brota alegre vida.
Concede que quienes ahora te aclaman en todas las partes del mundo y reconocen como Reina y Señora, puedan un día en el cielo gozar de la plenitud de tu reino, en la visión de tu Hijo divino, el cual, con el Padre y el Espíritu Santo, vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
Detalle de “Madonna in gloria” por Carlo Dolci

martes, 28 de mayo de 2019

DE MUCHÍSIMA ACTUALIDAD .... Carta del Papa Pío IX a los obispos de Italia: el fiel eco de la Tradición



En una carta apostólica dirigida a los cardenales, arzobispos y obispos de Italia, el Papa Pío IX se expresa en el lenguaje más puro de la Tradición de la Iglesia señalando dos errores que prevalecen entre los cristianos. Dos males que hay que condenar firmemente.

Primer error: olvidar la unidad católica
Es "un error muy grave" que debe mencionarse y condenarse, escribe el soberano pontífice. Un error "que engaña a algunos católicos que creen que es posible alcanzar la vida eterna viviendo en el error, en el alejamiento de la verdadera fe y la unidad católica. Esto es absolutamente contrario a la doctrina católica".
Lo que está en juego es la salvación del alma. El vicario de Cristo explica primero el caso de la ignorancia invencible, a menudo invocado y a veces distorsionado, el cual debe entenderse bien: "Hay, por supuesto, quienes se encuentran en una situación de ignorancia invencible con respecto a nuestra santísima religión. Observando con sinceridad la ley natural y los preceptos que Dios ha grabado en todos los corazones, dispuestos a obedecer a Dios, viven una vida honesta y recta, y pueden, con la ayuda de la luz y la gracia divina, alcanzar la vida eterna. Pues Dios, que manifiestamente ve, escudriña y sabe la mente, ánimo, pensamientos y costumbres de todos, no consiente en modo alguno, según su suma bondad y clemencia, que nadie sea castigado con eternos suplicios, si no es reo de culpa voluntaria.
Si bien solo Dios escudriña los corazones, eso no echa por tierra la necesidad de pertenecer a la única Iglesia fundada por Cristo para salvarnos, ni la necesidad de la fe divina y católica de creer en el verdadero Dios y la religión divinamente revelada.
Continuar: https://verdadcatolica.blogspot.com/2019/06/de-muchisima-actualidad-carta-del-papa.html

miércoles, 22 de mayo de 2019

LEÍDO PARA USTED: "EL AMANECER DE LOS NIÑOS" de Fray Mario José Petit de Murat


“Enseñanzas y consejos, advertencias y consuelos, todas las palabras que pueden dirigirse a los padres sobre la crianza de los hijos son incursiones en un terreno cubierto de obstáculos, expectativas, temores, delicias y costumbres que hacen imposible, o ridícula, la pretensión de establecer un manual de comportamientos. 

No siempre los consejos son escuchados ni las advertencias recordadas: muy pocos son capaces de arrimarse a los padres, ingresar en el corazón sensible del hogar, con la prudencia de quien sabe y no descuida que allí acontece, entre un hombre y una mujer, entre ellos dos y sus hijos, una intimidad profunda e inviolable, un misterio grande de amor y participación en la obra creadora del Padre. 
Fray Mario José Petit de Murat, sesenta años atrás, con una sabiduría y una delicadeza exquisitas, pero sin dudar a la hora de la sentencia filosa y el ejemplo preciso, habló sobre estos temas a un auditorio tucumano que es, en lo esencial, el de todas las épocas, tal vez muy especialmente de la nuestra. El hombre y la mujer como esposos fieles y padres sensatos, convocados a la inteligencia del amor. Como sembradores, en fin, que además de permanecer atentos a los peligros, trabajan en el bien de la cosecha y depositan en el don del cielo la esperanza del trigo amanecido. 
La nueva edición de este libro amable y sin edad, que acompañó a tantos matrimonios, servirá especialmente a quienes empiezan a ponerse en camino de formar su propio hogar, y será a la vez enseñanza inmejorable para todos aquellos padres que, ya sea hace poco o hace mucho, comprometen su destino en la crianza de los hijos.” (Contratapa)
Para conseguir el libro en esta dirección: Teléfono: (011) 4382 - 2798
Teléfono Celular: (011) 15 - 3109 - 3578
E - Mail: libreriaaccion@uolsinectis.com.ar
Dirección: Solis 282 - C.A.B.A. - Buenos Aires - Argentina
Codigo Postal: 1078
[Páginas: 182] (Precio: $300)
[Medidas: 14 x 20 cm]

martes, 14 de mayo de 2019

LOS SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y MARÍA .... LA INFINITA PROFUNDIDAD DE UN CULTO INCOMPRENDIDO



La incomprensión por parte de muchos cristianos de la verdadera naturaleza y de la infinita profundidad del culto al Sagrado Corazón de Jesús y al Corazón Inmaculado de María, constituye un lamentable defecto que priva a la vida espiritual de uno de los medios más hermosos y perfectos de comunión con el amor divino. El culto del Sagrado Corazón es una de las manifestaciones más acabadas de la Ley del Amor instituida por la Nueva Alianza, por la que el Verbo Encarnado nos mereció la gracia divina. Porque la Nueva Alianza, más aún que la Antigua, se manifiesta como un pacto no fundado en sentimientos de servidumbre, no fundado en el temor, sino apoyado en la amistad que debe reinar en las relaciones entre Padre e hijos. Porque la Ley fue dada por Moisés, pero la gracia fue traída por Jesucristo" (Jn. I, 16-17). 
Introducidos, pues, por estas palabras del discípulo amado, que durante la Cena había recalado su cabeza sobre el pecho de Jesús (Jn. 21, 25), en el mismísimo Misterio de la infinita caridad del Verbo Encarnado, nosotros también podemos experimentar el feliz cumplimiento del voto que formulaba San Pablo: "Que Cristo habite por la Fe en nuestros corazones, que estéis arraigados y cimentados en la caridad para que podáis.. . conocer el amor de Cristo hacia nosotros, que sobrepuja todo conocimiento" (Efesios 3, 17-19). 
Continúe leyendo: 
https://verdadcatolica.blogspot.com/2019/05/los-sagrados-corazones-de-jesus-y-maria.html

domingo, 12 de mayo de 2019

SANTO BAUTISMO


El pasado Sábado 27 de Abril fue regenerada por medio de las aguas bautismales la niña Melek Eylül Arango, hija del sr. Marcos Ariel Arango y la sra. Dalma Gisella Lagorio; fungiendo como padrinos el sr. Leonardo Anibal Sosa y la srta. Jennifer Luján Lagorio. El sacramento fue administrado por el P. Gustavo Peña.
Por medio de este Sacramento que es el primero y de iniciación Cristiana, se nos borra el pecado original con el cual todos nacemos heredado de nuestros primeros padres Adán y Eva, se nos hace hijos de Dios y miembros de la Iglesia de Cristo y se nos abren la puertas del Cielo.



viernes, 3 de mayo de 2019

NUNCA HEMOS DE AVERGONZARNOS DE NUESTRA FE ...


¿Cuántas veces nos avergonzamos de nuestra fe? Cuando los sacerdotes nos avergonzamos de la sotana o del traje eclesial, cuando "para agradar a los hombres" pasamos por una Iglesia sin hacer el signo de la cruz, cuando tenemos miedo de manifestarnos públicamente como cristianos, deberíamos recordar las palabras de Nuestro Señor Jesucristo cuando dijo: "cualquiera que me niega delante de los hombres, yo lo negaré delante del Padre que está en los cielos" (Mt 10, 33)
Hay veces que tenemos miedo de mostrarnos como católicos, ya que queremos ser "correctos delante de un mundo sin fe". No olvidemos nunca que lo que es sabiduría para los hombres es necedad delante del Omnipotente. Puede ser "muy sabio" delante del mundo mostrarse como "católico tolerante", que está en contra del aborto pero respeta otras opiniones. Sin embargo, es preferible llamar las cosas con su nombre, llamar al aborto GENOCIDIO Y ASESINATO DE UN SER INDEFENSO NO NACIDO, y así quedar como un intolerante ante cierto grupo de personas, ya que de lo contrario el Padre Celestial será intolerante con cada uno de nosotros. Y será intolerante con TODA JUSTICIA, ya que mientras el mundo pide tolerancia para opiniones asesinas (como son las abortistas), pocos tienen misericordia y compasión con todos los niños que son asesinados por ese terrible crímen.
Nos avergonzamos de ser católicos porque para mucha gente del mundo eso significa "defender curas pedófilos" (lo cual es una gran mentira), "estar en contra de la ciencia" (una patraña más grande aún), y tantas otras leyendas negras que por desconocimiento de la historia terminamos creyendo sin filtro.
Yo estoy orgulloso de ser católico, pues esto significa pertenecer a la única y verdadera religión (aún reconociéndo que soy indigno de esa gracia y que no por ser católico soy más santo que otras personas. Es más, me reconozco un gran pecador). Ser católico significa servir al único Señor que merece ser servido, el Dios Uno y Trino. Ser Católico significa tener a la Virgen María por Madre, sabiendo que de su mano (si no la soltamos) vamos camino al cielo. Ser católico significa perdonar al pecador arrepentido (cosa que el mundo no hace. El mundo condena, pero no redime), ver el rostro de Jesús en el prójimo, defender la vida humana desde la concepción, defender el matrimonio única y exclusivamente entre hombre y mujer sin mezclas raras, etc. En definitiva, ser católico significa seguir a un Dios que se hizo hombre, murió en la cruz por mis pecados y resucitó al tercer día, ser católico significa luchar contra el demonio quien es el PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO, abandonar el pecado y vivir SOLO PARA DIOS.
Por lo tanto, que Dios nos de la gracia de NUNCA AVERGONZARNOS DE NUESTRA FE. Es más, debemos estar ORGULLOSOS DE LA MISMA, puesto que es la única fe que realmente salva, AQUELLA FUNDADA EN JESUCRISTO, ÚNICO SALVADOR DEL GÉNERO HUMANO.
Este orgullo no debe ser motivo de soberbia, sino de mucha humildad, ya que es un don que hemos recibido gratuitamente, y debemos DARLO GRATUITAMENTE. Hemos recibido más que otras personas, y es por eso que en el día del juicio seremos juzgados con más severidad, pues a quien más se le dio, más se le pedirá. Agradezcamos al Señor por la gracia de pertenecer a la Santa Iglesia Católica, pero seamos conscientes de la gran responsabilidad que tenemos, pues delante del Altísimo no tenemos excusas. Si nuestra vida no es coherente con nuestra fe, nuestro castigo será aún mayor.
No estamos solos en esta lucha, pues de la mano del Omnipotente y de Nuestra Madre Celestial, TODO ES POSIBLE. Pongamos nuestra voluntad para ser cristianos con los mismos sentimientos de Cristo Jesús, pero sobre todas las cosas, PONGAMOS NUESTRA CONFIANZA EN EL DIVINO MAESTRO. El Señor comenzó su obra en nosotros, y si somos fieles, él la llevará a termino.
Visto en: catolicidad.com

miércoles, 27 de marzo de 2019

EL RECUERDO DE UN PENSADOR INCLASIFICABLE, Por: Carlos Bukovac



Un 15 de marzo de 1981 fallecía el Padre Leonardo Castellani, para muchos, un verdadero genio intelectual y literario. Nació el mismo año que Borges, en la ciudad de Reconquista; no obstante, pese a su enorme talento, no tuvo la misma suerte que Jorge Luis en cuanto a su fama. Su obra es inmensa y de lo más variada. Hace algunos años, fue escrita una biografía suya de dos tomos por el Dr. Sebastián Randle, un fabuloso libro, pero sólo para fanáticos del jesuita santafesino. Valga entonces este artículo para acercar a los lectores a la figura de este gran argentino.

viernes, 22 de marzo de 2019

LA SANTIDAD DE LA ÚNICA IGLESIA DE CRISTO: QUE NO ES OTRA QUE LA CATÓLICA, APOSTÓLICA, ROMANA


Los católicos profesamos en el Credo que la Iglesia es “una, santa, católica y apostólica”. Estas cuatro propiedades, o notas, representan aspectos importantes del misterio de la Iglesia. Sin embargo, su verdadero significado suele ser poco conocido y la teología postconciliar lo distorsiona con frecuencia.

La teología atribuye numerosas "propiedades" a la Iglesia: las cuatro notas recién citadas, pero también la visibilidad, la indefectibilidad, la infalibilidad, la romanidad y la jerarquía. Estos son elementos inseparables de la verdadera Iglesia, la cual no puede existir sin ellos. La primera propiedad que consideraremos es la santidad, que corresponde al fin o propósito de la Iglesia.

miércoles, 20 de marzo de 2019

✠ LA “LECTIO DIVINA” Y LA “CATENA AUREA” ✠


(Imagen: Un fraile en su celda del Convento de Saint Maximin, circa 1940)
“La Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura constituyen un solo depósito sagrado de la Palabra de Dios”. 

La “Catena Aurea” de Santo Tomás de Aquino atesora la triple riqueza de ser la concatenación de los más selectos comentarios de los Santos Padres al Evangelio, haber sido estos escogidos por la inteligencia y sabiduría del Doctor Angélico y haber sido escrita a pedido del Vicario de Cristo. Santo Tomás de Aquino cita multiples veces a 57 Padres Griegos y 22 Padres Latinos para exponer el sentido literal y el sentido místico, refutar los errores y confirmar la fe católica. “Esto es deseable, escribe, porque es del Evangelio de donde recibimos la norma de la fe católica y la regla del conjunto de la vida cristiana” (Catena Aurea, I, 468). 
La Catena Aurea nos hace entrever la perennidad y actualidad de Santo Tomás también como exegeta ya que no cae en la trampa de una explicación histórica y positiva como la exegesis que acapara la atención hoy, sino que partiendo del sentido literal llega al tesoro inagotable del sentido espiritual. Santo Tomás nos guía a descubrir que la Sagrada Escritura enseña a cada alma en particular todo lo que necesita para su santidad ya que Dios es el sujeto de la Escritura y su causa eficiente, formal y ejemplar, como también final.

lunes, 4 de marzo de 2019

DOMINGO DE QUINCUAGÉSIMA Y TONSURA CLERICAL


Quinquagesima es uno de los nombres utilizados en la liturgia católica para hacer referencia al domingo anterior al Miércoles de Ceniza. También se denomina domingo de quinquagesima, quinquagesimae, esto mihi, domingo de carnaval o domingo antes de Cuaresma.
El nombre «quinquagesima» viene del latín quinquagesimus (quincuagésimo). Esto es en referencia a los cincuenta días antes del día de Pascua empleando un sistema de conteo inclusivo contando ambos domingos (un conteo normal sólo incluiría uno de ellos). Dado que los cuarenta días de ayuno cuaresmal no incluyen domingos, el primer día de la Cuaresma o también llamado Miércoles de Ceniza, suceden al domingo de quincuagésima sólo tres días.
El nombre «esto mihi» deriva del principio del introito para el domingo: «Esto mihi in Deum protectorem, et in locum refugii, ut salvum me facias» (Salmos 31:3).
En un marco de tenue júbilo, por la preparación al sagrado tiempo de Cuaresma ayer Domingo tres de Marzo y en la capilla de nuestra Casa Religiosa, el seminarista Juan José Rodriguez Beltran recibió la tonsura clerical.
Tonsura (Latín tondere, "cortar el pelo") un rito sagrado instituido por la Iglesia por el cual un cristianobautizado y confirmado es recibido en el orden clerical mediante el recorte de su pelo y la investidura con la sobrepelliz. La persona así tonsurada se convierte en partícipe de los privilegios y obligaciones comunes del estado clerical y está preparada para la recepción de órdenes. La tonsura en sí misma no es una ordenación propiamente dicha, ni una orden verdadera. Es más bien una simple adscripción de una persona al servicio divino en cosas tales como las que son comunes a todos los clérigos. Históricamente la tonsura no estaba en uso en la Iglesia primitiva durante la época de la persecución. 
Incluso después, San Jerónimo (in Ezech., XLIV) desaprueba el que los clérigos se afeiten sus cabezas. De hecho, entre los griegos y romanos tal costumbre era una señal de esclavitud (Vea artículo CABELLO (EN LA ANTIGÜEDAD CRISTIANA). Debido a esta misma razón los monjes adoptaron la costumbre de afeitarse la cabeza. Hacia fines del siglo V, o comienzos del VI, la costumbre pasó al clero secular.
Como un rito sagrado, la tonsura estaba originalmente unida a la primera ordenación recibida, como en la Iglesia Griega se une todavía a la orden de lector. En la Iglesia Latina comenzó como una ceremonia aparte alrededor del final del siglo VII, cuando los padres ofrecían a sus hijos jóvenes al servicio de Dios. El ordinario del candidato debe concederle la tonsura, aunque los abades mitrados pueden concederla a sus propios súbditos. No se prescribe ninguna edad especial para su recepción, pero el receptor debe haber aprendido los rudimentos de la fe y ser capaz de leer y escribir. La ceremonia puede ser realizada en cualquier tiempo o lugar.
En cuanto a la tonsura monástica, algunos escritores han distinguido tres clases: (1) la romana, o la de San Pedro, en la cual se afeita toda la cabeza excepto un círculo de pelo; (2) la oriental, o de San Pablo, en la cual se afeita toda la cabeza; (3) la celta, o de San Juan, en la que sólo se afeita una media luna de pelo al frente de la cabeza. En Bretaña, los oponentes sajones a la tonsura celta la llamaban la tonsura de Simón el Mago.
Según el Derecho Canónico, todos los clérigos están obligados a usar la tonsura bajo ciertas penas. Pero sobre este tema, Taunton dice: "En los países de habla inglesa, a partir de una costumbre surgida en los días de la persecución, y con una prescripción de más de tres siglos, el afeitado de la cabeza, la corona sacerdotal, parece haber caído en desuso con el consentimiento tácito de la Santa Sede. Ningún concilionacional o provincial lo ha ordenado, ni siquiera cuando trata sobre la vestimenta clerical; y la Santa Sede no ha insertado la ley al corregir los decretos de aquellos concilios".

Tomado de: http://ec.aciprensa.com
Bibliografía: TAUNTON, The Law of the Church (Londres, 1906), s.v.; GASPARRI, De sacra ordinatione, I (París, 1893); WERNZ, Jus Decretalium, II (Roma, 1899).

Fuente: Fanning, William. "Tonsure." The Catholic Encyclopedia. Vol. 14. New York: Robert Appleton Company, 1912. 22 Nov. 2016



sábado, 2 de marzo de 2019

LA ENTRONIZACIÓN EN EL HOGAR DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS


Es una práctica profundamente cristocéntrica que ha sido fomentada por numerosos santos a lo largo de los siglos. Bajo “la luz de la sagrada Escritura, la expresión ‘Corazón de Cristo’ designa el misterio mismo de Cristo, la totalidad de su ser, su persona considerada en el núcleo más íntimo y esencial: Hijo de Dios, sabiduría increada, caridad infinita, principio de salvación y de santificación para toda la humanidad. El ‘Corazón de Cristo’ es Cristo, Verbo encarnado y salvador, intrínsecamente ofrecido, en el Espíritu, con amor infinito divino-humano hacia el Padre y hacia los hombres sus hermanos”.
Entre las múltiples costumbres devotas relacionadas con el Sagrado Corazón está la tradicional ‘entronización’ o ‘consagración’ del hogar (y del corazón) a Jesús. En particular, Jesús prometió a santa Margarita María Alacoque que “bendeciré los hogares en los que se muestre y venere una imagen de Mi Corazón”.
Además, santa Margarita María Alacoque escribió una oración personal de consagración que puede usarse cuando uno mismo o una familia se consagra al Sagrado Corazón.
Me entrego al Sagrado Corazón de nuestro Señor Jesucristo, consagro sin reservas, mi persona, mi vida, mis obras, mis dolores y sufrimientos. Este es mi propósito inmutable: ser enteramente Suyo y hacer todas las cosas por Su amor. Al mismo tiempo renuncio de todo corazón a todo aquello que Le desagrade.
Sagrado Corazón de Jesús, quiero tenerte como único objeto de mi amor. Sé pues, mi protector en esta vida y garantía de la vida eterna. Sé fortaleza en mi debilidad e inconstancia. Sé propiciación y desagravio por todos los pecados de mi vida. Corazón lleno de bondad, sé para mí el refugio en la hora de mi muerte y mi intercesor ante Dios Padre. Desvía de mí el castigo de Su justa ira. Corazón de amor, en Ti pongo toda mi confianza. De mi maldad todo lo temo. Pero de Tu Amor todo lo espero. Erradica de mí, Señor, todo lo que Te disguste o me pueda apartar de Ti. Que Tu amor se imprima tan profundamente en mi corazón que jamás Te olvide yo y que jamás me separe de Ti.
Señor y Salvador mío, te ruego, por el amor que me tienes, que mi nombre esté profundamente grabado en tu Sagrado Corazón; que mi felicidad y mi gloria sean vivir y morir en Tu servicio. Amén.
Sea cual sea el método que uses para consagrar tu hogar al Sagrado Corazón, el énfasis debe recaer en la preparación espiritual. No es simplemente una actividad en la que colocas una imagen de Jesús en un lugar notorio de tu hogar. Similar a la consagración al Inmaculado Corazón de María, se centra en unir el corazón al de Jesús para que sea uno con Él en todas las cosas.