EN EL 800 ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE NUESTRO SANTO PATRÓN

Caballero y religioso, patriarca y rey, su mayor título de gloria era el de haber vivido siempre bajo la mirada de Dios y al servicio de Su Divina Majestad

San Luis IX, rey y patrón de Francia, como así también de Ntra. Soc. Religiosa, es una de esas almas fecundas en santidad bajo aspectos variados. La amplitud de sus empresas y la diversidad de las facetas de su vida inspiraron a un famoso escritor francés a afirmar que en él “no sabemos qué admirar más si el caballero, el religioso, el patriarca, el rey o el hombre".

Puede ser considerado, ante todo, un hombre que quería vivir bajo la mirada de Dios. Raramente se vio persona tan compenetrada de pertenecer más al Cielo que a la Tierra. Al punto de que Joinville, su fiel amigo y biógrafo, resumía así su vida: “Este santo hombre amó a Dios con todo su corazón y lo imitó en sus obras".

martes, 21 de octubre de 2014

UN TEXTO DE BILLOT SOBRE LOS SACRAMENTOS QUE IMPRIMEN CARÁCTER


Visto en:
 http://engloriaymajestad.blogspot.com.ar/

Cardenal Louis Billot, De Sacramentis, vol. 1, Thesis XIII (1931, 7 edición).


Artículo Sexto: “No todos los sacramentos imprimen carácter sino sólo tres déllos, por medio de los cuales el hombre adquiere un nuevo status con respecto a aquellas cosas que pertenecen al culto público en la Iglesia de Dios”.

“… la razón teológica concuerda con esto (a saber, que los tres sacramentos que imprimen carácter en el alma son el Bautismo, la Confirmación y el Orden) ya que el carácter se imprime sólo en aquellos sacramentos por los cuales el hombre es comisionado a aquellas cosas que en la Iglesia deben ser hechas públicamente. De aquí se sigue que la Penitencia y la Extremaunción no pueden imprimir carácter ya que estos sacramentos están sólo para curar algunos defectos accidentales, como son los pecados después del Bautismo, y por medio déllos el hombre es restituido simpliciter al status primitivo.

De la misma manera el Matrimonio tampoco imprime carácter ya que, si bien por medio deste sacramento marido y mujer están comisionados para engendrar hijos y educarlos para rendir culto a Dios de forma tal que provea a la perpetuidad de la Iglesia, sin embargo este oficio no es público sino doméstico, relacionado solamente dispositive a las acciones jerárquicas, y esta es la razón por la cual no se adquiere, por medio del Matrimonio, un nuevo status relacionado a aquellas cosas que pertenecen al culto público en la Iglesia de Cristo.

Con respecto a la Eucaristía se deben considerar dos cosas: la acción sacramental misma que consiste en la consagración de la materia y el uso del sacramento. No hay dudas que en la consagración no se imprime carácter ya que esa acción no pone nada en el alma, sino que por el contrario, su acción termina en la materia externa y desta forma no consagra al que rinde culto a Dios, sino que es más bien el culto supremo, el sacrificio de la Iglesia. Con respecto a su uso debemos decir que no imprime carácter en razón de la gran perfección del sacramento, que no ordena al hombre a hacer o recibir algo más con respecto a las cosas santas, sino que, como dice el Dionisio, es la consumación y fin de todas ellas.
En conclusión debemos decir que los otros tres sacramentos imprimen carácter ya que comisionan ex officio a las cosas divinas, sea para darlas a otros (Orden), para recibirlas (Bautismo) o para defenderlas de los que la atacan (Confirmación)”.

1º MISA DEL PADRE MATTHIAS HEPPEL EN LA IGLESIA INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA DE TAMPA Y OTRAS FOTOS ....










Padre Gustavo desde el coro entona la Misa de Angelis

P. Emilio acompaña al neo-cura durante el tradicional besamanos
Mons. Montelongo durante la Misa y es acolitado por el P. Emilio y el Hno. Albert

P. Gustavo ejecutando el órgano durante la Misa


lunes, 20 de octubre de 2014

DEL FRUTO QUE SE SACA DE LA ORACIÓN Y MEDITACIÓN ... POR SAN PEDRO DE ALCÁNTARA -Franciscano-

San Pedro de Alcántara y Sta. Teresa de Jesús

Porque este tratado breve habla de oración y meditación, será bien decir en pocas palabras el fruto que de este santo ejercicio se puede sacar, porque con más alegre corazón se ofrezcan los hombres a él.
Notoria cosa es que uno de los mayores impedimentos que el hombre tiene para alcanzar su última felicidad y bienaventuranza, es la mala inclinación de su corazón, y la dificultad y pesadumbre que tiene para bien obrar; porque a no estar ésta de por medio, facilísima cosa le sería correr por el camino de las virtudes y alcanzar el fin para que fue criado. Por lo cual dijo el Apóstol (Rom.7,23): Huélgome con la ley de Dios, según el hombre interior; pero siento otra ley e inclinación en mis miembros, que contradice a la ley de mi espíritu. Y me lleva tras sí cautivo a la ley del pecado. Ésta es, pues, la causa más universal que hay de todo nuestro mal. Pues para quitar esta pesadumbre y dificultad y facilitar este negocio, una de las cosas que más aprovechan es la devoción. Porque (como dice Santo Tomás) no es otra cosa devoción sinos una prontitud y ligereza para bien obrar, la cual despide de nuestra ánima toda esa dificultad y pesadum y nos hace prontos y ligeros para todo bien. Porque es una refección espiritual, un refresco y rocío del cielo, un soplo y aliento del Espíritu Santo y un afecto sobrenatural; el cual, de tal manera regla, esfuerza y transforma el corazón del hombre, que le pone nuevo gusto y aliento para las cosas espirituales, y nuevo disgusto y aborrecimiento de las sensuales. Lo cual nos muestra la experiencia de cada día, porque al tiempo que una persona espiritual sale de alguna profunda y devota oración, allí se le renuevan todos los buenos propósitos; allí son los favores y determinaciones de bien obrar; allí el deseo de agradar y amar a un Señor tan bueno y dulce como allí se le ha mostrado, y de padecer nuevos trabajos y asperezas, y aun derramar sangre por Él; y, finalmente, reverdece y se renueva toda la frescura de nuestra alma.
Y si me preguntas por qué medios se alcanza ese poderoso y tan notable afecto de devoción, a esto responde el mismo santo doctor diciendo: que por la meditación y contemplación de las cosas divinas; porque de la profunda meditación y consideración de ellas redunda este afecto y sentimiento acá en la voluntad, que llamamos devoción, el cual nos incita y mueve a todo bien. Y por eso es tan alabado y encomendado este santo y religioso ejercicio de todos los santos; porque es medio para alcanzar la devoción, la cual, aunque no es más que una sola virtud, nos habilita y mueve a todas las otras virtudes, y es como un estímulo general para todas ellas. Y si quieres ver cómo esto es verdad, mira cuán abiertamente lo dice San Buenaventura (en De vita Christi) por estas palabras:
Si quieres sufrir con paciencia las adversidades y miserias de esta vida, seas hombre de oración. Si quieres alcanzar virtud y fortaleza para vencer las tentaciones del enemigo, seas hombre de oración. Si quieres mortificar tu propia voluntad con todas sus aficiones y apetitos, seas hombre de oración. Si quieres conocer las astucias de Satanás, y defenderte de sus engaños, seas hombres de oración. Si quieres vivir alegremente y caminar con suavidad por el camino de la penitencia y del trabajo, seas hombre de oración. Si quieres ojear de tu ánima las moscas importunas de los vanos pensamientos y cuidados, seas hombre de oración. Si la quieres sustentar con la grosura de la devoción y traerla siempre llena de buenos pensamientos y deseos, seas hombre de oración. Si quieres fortalecer y confirmar tu corazón en el camino de Dios, seas hombre de oración. Finalmente, si quieres desarraigar de tu ánima todos los vicios y plantar en su lugar las virtudes, seas hombre de oración; porque en ella se recibe la unción y gracia del Espíritu Santo, la cual enseña todas las cosas. Y demás de esto, si quieres subir a la alteza de la contemplación y gozar de los dulces abrazos del Esposo, ejercítate en la oración, porque éste es el camino por donde sube el ánima a la contemplación y gusto de las cosas celestiales. Ves, pues, de cuánta virtud y poder sea la oración? Y para prueba de todo lo dicho (dejado aparte el testimonio de las Escrituras Divinas), esto basta agora por suficiente probanza que habemos oído y visto, y vemos cada día muchas personas simples, las cuales han alcanzado todas estas cosas susodichas y otras mayores mediante el ejercicio de la oración. Hasta aquí son palabras de San Buenaventura. Pues ¿qué tesoro, qué tienda se puede hallar más rica, ni más llena que ésta? Oye también lo que dice a este propósito otro muy religioso y santo Doctor', hablando de esta misma virtud: En la oración (dice él), se alimpia el ánima de los pecados, apaciéntase la caridad, certifícase la fe, fortalécese la esperanza, alégrase el espíritu, derrítense las entrañas, purifícase el corazón, descúbrese la verdad, véncese la tentación, huye la tristeza, renuévanse los sentidos, repárase la virtud enflaquecida, despídese la tibieza, consúmese el orín de los vicios, y en ella no faltan centellas vivas de deseos del cielo, entre los cuales arde la llama del divino amor. ¡Grandes son las excelencias de la oración! ¡Grandes son sus privilegios! A ella están abiertos los Cielos. A ella se descubren los secretos, y a ella están siempre atentos los oídos de Dios. Esto basta ahora para que en alguna manera se vea el fruto de este santo ejercicio.

jueves, 16 de octubre de 2014

NUEVO SACERDOTE PARA LA IGLESIA EN EE.UU.


El pasado Sábado 11 de Octubre día de la Maternidad Divina de María Virgen, recibió la ordenación sacerdotal el diácono Matthias Heppel, la ceremonia se realizó en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús de la ciudad de Orlando Fl. Acompañaron al nuevo sacerdote durante la Sta. Misa el Padre Gustavo y el Padre Emilio de Nuestra Sociedad Religiosas; Dios bendiga al nuevo cura.















lunes, 13 de octubre de 2014

CRÓNICA DE LA VII JORNADAS DE CULTURA CATÓLICA VEDIA BS.AS. 2014



Queridos lectores y visitantes como ya lo habíamos venido anunciando, este pasado fin de semana del 11 y 12 de Octubre se realizaron las VII Jornadas de Cultura Católica en nuestra Casa Religiosa de la ciudad de Vedia Bs.As. Argentina y que nos acompañaron dos días realmente primaverales. El Sábado 11 de Octubre festividad de la Maternidad divina de María, dio comienzo a las 17,30 hs. La Jornada con la exposición del Santísimo Sacramento del altar y el rezo del Sto. Rosario, dado que estamos en el mes dedicado a esta mariana devoción, seguidamente el sacerdote impartió la bendición con Jesús Sacramentado; al finalizar este acto de piedad, adoración y reparación, el P. Mauricio dirigió a los presentes unas palabras de apertura y bienvenida, en dónde nos recordó dos importantes efemérides del día: 1º La Maternidad de la Virgen Santísima y 2º El gran acontecimiento que justo un día como hoy, pero 80 años atrás, la Iglesia en Argentina celebraba el XXXII Congreso Eucarístico Internacional de Buenos Aires realizado en Octubre de 1934. 






Seguidamente nos reunimos para compartir la merienda y también poder saludarnos entre los asistentes y presentarnos entre aquellos que nos veíamos por primera vez, durante esta media hora de recreación aprovechamos a intercambiar anécdotas en un clima de cristiana camaradería.




A las 19,30 hs, nos trasladamos al salón parroquial Isabel la Católica en dónde el Lic. en psicología Ignacio Berdejo Bolivar, venido del país trasandino, disertó sobre la posibilidad de construir una psicología católica en una sociedad hostil a la moral cristiana y a las máximas del Evangelio. Fue una exposición magistral en dónde todos los asistentes escucharon atentamente al disertante y al finalizar se extendió por más de una hora y media el debate, entre preguntas, consultas e intercambios de opiniones; realmente fue muy constructiva esta conferencia. Y a las 22,00 hs. Compartimos una fraternal cena y edificante sobremesa.







El Domingo 12 de Octubre, desde temprano comenzaron las confesiones y luego el rezo del Sato. Rosario y a las 9;30 hs. dio comienzo la Santa Misa cantada en honor a Ntra. Sra. del Pilar y conmemorando así el 522 Aniversario del descubrimiento de América y de la llegada del Evangelio de la Vida a estas tierras. El órgano fue ejecutado por el prof. Juan Manuel Novarino y acolitó durante la ceremonia el sr. Cristian Jacobo venido de la Ciudad de Córdoba; al finalizar la Misa se procedió a compartir el desayuno y eso de las 11,00 hs. dio comienzo la conferencia dictada por el organista J.M. Novarino dónde nos habló sobre la importancia y vigencia de la música en la liturgia católica y la decadencia del canto sagrado. También esta exposición dio para compartir un interesante intercambio de opiniones y así tener un conocimiento más exacto de cómo hemos de apreciar la belleza y el esplendor de la oración oficial de la Iglesia.







A las 13,00 hs. En punto dio comienzo al almuerzo de camaradería en dónde degustamos y compartimos un rico asado con buen vino y buena música folclórica, de manera particular agradecemos a la Flia. Quiroga Cubero por haberse hecho cargo en todo del almuerzo. Luego siguió una larga sobremesa como todos los años.







Agradecimientos:
Los miembros de la SRSLRF agradecemos a todos los asistentes a estas VII Jornadas de Cultura Católica, de manera particular queremos agradecer las oraciones de muchas personas que han estado rezando por el éxito de estos eventos de formación, agradecemos a los conferencistas que prepararon con esmeros sus disertaciones, a las personas que hicieron el sacrificio de llegarse de lugares muy lejanos como ser a los diesertantes, a la flia. Grumwal-Bonaterra, a la Sra. Judiith Napal, al Dr. Ezequiel Quiroga, al sr. Cristian Jacobo, al Dr, Pelayo y a su Sra. a la Flia, Sosa-Benedit, al sr. Mauro Seimandi. Como así también agradecemos a todos nuestros amigos y bienhechores que colaboraron económicamente; a los padres Emilio y Gustavo desde USA que estuvieron atentos a que no faltara nada, al sr. J.M. Sangiacomo, al sr. Juan Fattore, a la flia. Grumwal-Bonaterra, a la flia, Murgia-Dani, a Cristian Jacobo y a su Sra. madre y a todos en  general Muchas gracias por colaborar con esta obreade apostolado cristiano y a todos los esperamos para la próximas Jornadas si Dios lo permite.