BIENVENIDOS

¿Es la primera vez que visita nuestro blog? Entonces ¡Sea usted muy bienvenido! Este es un blog netamente religioso, dónde publicamos todas las actividades de Nuestra Sociedad Religiosa y algunas noticias de la Iglesia en general.

Is it this the first time visiting our blog? You are very Welcome! This is a religious blog in where we publish all our Religious Society activities and some news from the Church in general.

martes, 15 de febrero de 2011

PADRE JOSÉ GABRIEL DEL ROSARIO -EL CURA BROCHERO-

26 de enero de 1914 en su lecho de muerte partio para la casa del Padre mientras decia apretando el crucifijo entre sus manos: 'Yo me fío de la Misericordia de Dios'. 'Cristo lavó mis pecados en su sangre...', decía Brochero y esto es lo que siempre recordaba en su corazón cuando pensaba en Cristo. Por eso decía a sus paisanos haciéndoles mirar la cruz de la Capilla de la Casa de Ejercicios: 'En la cruz está nuestra salud y nuestra vida... la fortaleza del corazón, el gozo del espíritu... la esperanza del cielo... ¿Tendremos valor para mirar al Salvador sin conmovernos y sin resolvernos a seguirlo, aunque sea caminando por el medio de la amargura, y aunque sea derramando nuestra sangre gota a gota hasta exhalar el alma?'. (Plática sobre la última Cena de Jesús).

BREVE BIOGRAFÍA DEL CURA BROCHERO
El Venerable Siervo de Dios José Gabriel del Rosario Brochero nació en los aledaños de Santa Rosa de Río Primero (Córdoba, Argentina) el 16 de marzo de 1840. Era el cuarto de 10 hermanos, que vivían de las tareas rurales de su padre. Creció en el seno de una familia de profunda vida cristiana. Ingresó al Colegio Seminario Nuestra Señora de Loreto el 5 de marzo de 1856 y fue ordenado sacerdote el 4 de noviembre de 1866.
Desempeñó su ministerio sacerdotal durante la epidemia de cólera que desbastó Córdoba.A fines de 1869 asumió su extenso Curato de San Alberto, de 4.336 kilómetros cuadrados, con poco más de 10.000 habitantes que vivían en lugares distantes, sin caminos y sin escuelas, incomunicados por las Sierras Grandes de más de 2.000 metros de altura. Elestado moral y la indigencia material de sus habitantes eran lamentables. El corazón apostólico del P. Brocherono se desanima, sino que desde ese momento dedicará su vida toda no sólo a llevar el Evangelio sino a educar y promocionar a sus habitantes.
En 1870 comenzó a llevar a hombres y mujeres a Córdoba, para hacer los Ejercicios Espirituales. Recorrerlos 200 km. requería tres días a lomo de mula, con unacaravana de quinientas personas. Al regresar, después de nueve días de silencio, oración y penitencia, sus feligreses iban cambiando de vida, seguían el Evangelio y buscaban el desarrollo de la zona.
En dos años, con sus feligreses, construyó la Casa de Ejercicios de Villa del Tránsito (localidad que hoy lleva su nombre). Fue inaugurada en 1877 con tandas que superaron las 700 personas, pasando por la misma, durante el Ministerio parroquial del Venerable Cura Brochero, más de 70.000 personas. También construyó la casa para las religiosas, el Colegio de niñas y la residencia para los sacerdotes.
Construyó más de 200 kilómetros de caminos y varias iglesias, fundó pueblos y se preocupó por la educación de todos. Solicitó ayuda ante las autoridades y obtuvo mensajerías, oficinas de correo y estafetas telegráficas. Proyectó el ramal ferroviario que atravesaríael Valle de Traslasierra uniendo Villa Dolores y Soto (provincia de Cordoba, Argentina)para sacar a sus queridos serranos del 'abandono de todos, pero no de Dios', como solía repetir.
Predicó el Evangelio asumiendo el lenguaje de sus feligreses para hacerlo comprensible a sus oyentes.
Celebró los sacramentos, llevando siempre lo necesario para la Misa en su mula 'Malacara'. Ningún enfermo quedaba sin los sacramentos, para lo cual ni la lluvia ni el frío lo detenían. 'Ya el diablo me va a robar un alma', decía.
Se entregó por entero, especialmente a los pobres y alejados, a quienes buscó para acercarlos a Dios.Días después de su muerte, un diario no católico de Córdoba escribe: 'El Cura Brochero contrajo la enfermedad que lo ha llevado a la tumba, porque visitaba durante mucho tiempo y hasta abrazaba a un leproso abandonado por ahí'. Debido a su enfermedad renunció al Curato. Murió leproso y ciego el 26 de enero de 1914.
'La vida la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí'. (Gál. 2, 20)Dice Jeremías 15-16: 'Cuando se presentaban tus palabras, yo las devoraba. Tus palabras eran mi gozo y la alegría de mi corazón'. La fe del Cura Brochero creció porque él cultivó, a lo largo de toda su vida, un profundo y vivo amor a la Palabra de Dios y fue constante en su simple fidelidad de oración de cada día.
Brochero fue un hombre de fe. Vivió gozosamente el Misterio cristiano. Y vivió la alegría de su Sacerdocio.Solamente así se puede entender su vida y su ministerio sacerdotal. Gracias a su fe, 'enamorado' del Señor en la Eucaristía y de sus feligreses ('amorosos', los llama en una de sus cartas), su entrega fue total, permanente y alegre. Su vida de fe se nutrió de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, la Misa diaria, aún en sus largos viajes, y en su habitación de enfermo, su Rosario, el Breviario que llevaba a la cintura, según testigos, y que rezaba diariamente. 'Vivía según la fe', anota un testigo. De ahí su caridad pastoral y su muerte en cruz. En ella encontró sostén y fortaleza en su larga enfermedad y, gracias a ella, él pudo decir antes de morir: 'Yo me fío de la Misericordia de Dios'.
Sin una fe así, como donación personal a Cristo y, al mismo tiempo, heróica, hubiera sido imposible llevar a cabo toda la obra que cumplió. (No hubiera sido un 'Instrumento' apto...). Y supo inculcar, además, comoviejo 'doctrinero' y tesonero 'catequista', a sus fieles, ese espíritu de Fe, que aún perdura, extendiéndose a toda su Provincia y a la Argentina.

ORACIÓN (para uso privado):
Señor, de quien procede todo don perfecto: Tú dispusiste que el P. Brochero fuese pastor y guía de una porción de tu Iglesia, y lo esclareciste por su celo misionero, su predicación evangélica y una vida pobre y entregada; te suplicamos que completes tu obra, glorificando a tu Siervo con la corona de los Santos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
(PadreNuestro, Ave María y Gloria).
Fuente: http://www.ejerciciosive.com.ar/pag_res1.asp?id=123

6 comentarios:

  1. Que vida la del cura Brochero, lo raro de todo esto es que todavía no lo hayan hecho santo, mientras que al custionado Josemaría Escriva de Balaguer lo hicieron tan rápido, se ve que llevo vida más mortificvad y santa que la de Brochero, así mismo la de la Teresa de Calcuta, mujer qie se prestó por ambicion a las jugadas del gobierno mundial y que recibia anualmente mucho dinero de su "amiga" la princesa de Gales que murió en un accidente cuando viajaba junto a su amante, o el tan mentado J.P.II que en mayo lo beatificaran en momentos en que el papa polaco es custionado por encubrir al pedófilo de Maarciel Maciel fundador de los millonarios de Cristo. Así están las cosas en la Iglesia...
    Juan Pablo

    ResponderEliminar
  2. He visitado repetidas veces Villa Cura Brochero en las sierras de Córdoba, y es admirable la obra misionera y solidaria que este cura ha hecho en esas zonas, los caminos montañosos y deserticos; quiera Dios que pronto lo veamos en lso altares.
    Mariela Gómez

    ResponderEliminar
  3. Para mí este es un santo excepcional, un gran santo por más que la iglesia no lo haya proclamado como tal, más vale que nada que ver con los "santos" modernos que desde el Vaticano quieren meternos por las narices. Creo que todos los curas deberían tomar ejempo de el cura Brochero,la mayoría de los curas de hoy en día, si no tienen vacaciones no puede vivir, si no viajan a europa nos son plenos y si el auto, la computadpra, el lunes etc,etc.
    Viva el Cura Brochero un santo gaucho.
    Fernando

    ResponderEliminar
  4. Realmente esun gran santo el cura Brochero, es verdad él arreaba a los paisanos de tras-lasierras para los ejercicios espirituales, e hizo mucho bien; yo he realizado varios ejercicios con los padres del I.V.E. y ellos los predican al estilo del cura Brochero, a mí me hacen mucho bien para poder seguir creciendo en la vida espiritual.
    María Agustina Fernandez

    ResponderEliminar
  5. Conocí la casa en la Villa, no la del curato sino la casa en dónde el cura vivió sus últimos años en las sierras cordobesas, ahora es un museo, pero en ese lugar todo te habla de Dios, su patio sus zaguanes, es hermoso se los recomiendo.
    Francisco

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas son las capillas que el padre Brochero construyo junto a los paisanos en las altas cumbres de Córdoba, llevó el agua a muchas casas y rancheríos, era realmente un hombre de Fe, cosa que es mu difícil encontrar ahora, Dios quiera que lo podamos ver pronto en los altares.
    El Caminante

    ResponderEliminar