Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

miércoles, 18 de mayo de 2022

DOCE NOS ORARE -Enséñanos a orar -


«Toda apostasía en la religión tiene su origen en el abandono de la oración.» Así escribía San Juan Berchmans. Y, consecuencia de lo que escribía, hacía su propósito :«Si hago bien mi oración, perseveraré en mi vocación. Si hago bien mi oración...: aquí está el secreto de mi perseverancia. Pero para hacer bien mi oración es preciso saber orar. Los Apóstoles habían sentido íntimamente la necesidad de hacer oración. ¡El Maestro se la había inculcado tantas veces! Y les daba constantemente ejemplo de ello. Oraba antes de hacer sus milagros. Y oraba después de ellos. Oraba en medio de las preocupaciones del día. Y se retiraba por la noche a orar en el silencio y en la soledad. Oraba siempre. Y oraba en todas partes. Y no se cansaba de repetir: Orad, orad siempre; es necesario orar y no desfallecer en la oración. Orad con constancia. Orad con confianza. Los Apóstoles se habían convencido de que era necesario orar. Y querían saber orar.



Piden humildemente al Maestro que les enseñe.
Yo tengo también, y mucho más que ellos, necesidad de orar.
Yo también estoy íntimamente convencido de la necesidad de orar.
Y yo también vengo a pedirte humildemente, Señor, que me enseñes a orar.
Porque tengo todos los días señalado un tiempo para la oración.
Hace ya muchos años que ese tiempo lo consagro fielmente, a pesar de las dificultades, a la oración. Pero tengo que confesar, Señor, que en tantos años no he aprendido todavía a orar.
No sé orar. No sé aprovecharme, como es debido, de ese tiempo precioso que se me concede para la oración.
Estoy aquí, en mi reclinatorio, arrodillado, y mi aspecto puede, quizá, parecer recogido y devoto. Mas yo bien sé, Señor, y Tú lo sabes también, que, en realidad, muchas veces no estoy allí más que con el cuerpo, mientras mi imaginación hace viajes fantásticos o, planea proyectos imposibles, o se entretiene en el recuerdo de cosas que hace ya tiempo pasaron...
¿Quién podrá decir, Señor, todo lo que esa «loca de la casa» hace y deshace mientras los minutos destinados a mi oración van pasando en el reloj?... Como el autor de la Imitación, tengo que decir: «Yo confieso, Señor, que acostumbro estar muchas veces distraído.»
Esas distracciones me afligen, me atormentan, me desalientan.
¡Señor, enséñame a orar!
En otras ocasiones, mientras creía dedicar a mi oración el tiempo señalado, me he encontrado con que no hacía otra cosa que estudiar un asunto que me parecía oscuro, o preparar un trabajo que traía entre manos... ¿Y el fruto de mi oración?
Algunas veces tengo que luchar contra la pesadez de este cuerpo, soñoliento y perezoso; otras veces, el ruido de las calles llenas de movimiento en que me veo obligado a vivir; otras, las preocupaciones de mi trabajo..., y así, Señor, unas veces por una causa y otras por otra, mi oración, o, mejor dicho, el tiempo destinado a mi oración, se evapora como el humo..., y me parece que no ha dejado en mi alma ningún fruto.
¡Señor, enséñame a orar!
Porque la oración me es necesaria.
Sin ella no puedo perseverar.
Ayuda mi debilidad. Ilumina mi entendimiento. Fortalece mi voluntad.
Aparta de mí esas inquietudes que me perturban.
Haz que en la soledad y en el silencio me consagre a hablar contigo, a contarte mis miserias, a hacerte participante de mis alegrías y de mis tristezas, a renovar delante de Ti mis propósitos, a pedirte por mí y por todos...
¡Enséñame a orar!
Enséñame a meditar en los misterios de tu vida, en el ejemplo de tus virtudes, en tu amor para conmigo, en tus triunfos y en tus glorias... Enséñame a meditar en tu Madre Santísima María, en tus santos, en las verdades que Tú mismo nos predicaste.
¡Señor, enséñame a orar!

domingo, 15 de mayo de 2022

DOMINGO IV DESPUÉS DE PASCUAS Y VISITA DEL PADRE EMILIO FATTORE -SRSLRF-

Con mucha alegría y felicidad tenemos en estos días la  visita del Padre Emilio venido desde U.S.A.. Este Domingo cuarto de Pascuas ha celebrado la Santa Misa en nuestra Capilla Virgen de Luján juntamnte a fieles, algunos venidos de otro lugares para compartir un rato con él. Las imágenes que siguen son a manera de ilustración de una hermosa jornada cristiana. 








lunes, 9 de mayo de 2022

INGENIERO ROBERTO MATEO GOROSTIAGA R.I.P., EN EL XIX ANIVERSARIO DE SU PASO A LA ETERNIDAD


HOY SE CUMPLEN DIECINUEVE AÑOS DE LA MUERTE DEL INGENIERO MATEO ROBERTO GOROSTIAGA, CABALLERO CATÓLICO Y GRAN BENEFACTOR DE LA TRADICIÓN CATÓLICA EN NUESTRA AMADA ARGENTINA, CON QUIEN EL TRADICIONALISMO DE ESTAS LATITUDES TIENE CONTRAÍDA UNA INCALCULABLE DEUDA, YA QUE SU FUNDAMENTAL Y DESIGUAL LUCHA POR LA MISA CATÓLICA Y EL SACERDOCIO CATÓLICO NOS HAN PERMITIDO MANTENER ESTAS QUE SON LAS LLAVES DE BÓVEDA DE LA ESTRUCTURA JERÁRQUICA QUE SE EXPRESA CON MERIDIANA CLARIDAD EN EL CUATRILEMA CARLISTA: DIOS, PATRIA, FUEROS, REY.
FUE EL QUIEN HIZO POSIBLE LA PRIMER VISITA DEL ARZOBISPO FRANCÉS MARCEL LEFEBVRE Y LUEGO LA INSTALACION DE LA FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PÍO X EN BUENOS AIRES, CON SU  PRIORATO “SAN PÍO X”, Y ASIMISMO  EL SEMINARIO NTRA. SRA. CORREDENTORA A LAS AFUERA DE LA CIUDAD DE LA REJA EN EL PARTIDO DE MORENO.
TAMBIÉN FUE QUIEN GESTIONO LA VISITA DEL OBISPO BRASILERO MONSEÑOR ANTONIO DE CASTRO MAYER A BUENOS AIRES.
EL INGENIERO GOROSTIAGA BRINDÓ APOYO A MUCHOS SEMINARISTAS PARA QUE PUDIERAN CONCLUIR SUS ESTUDIOS EN ECÔNE SUIZA, QUE LUEGO FUERON LOS PRIMEROS SACERDOTES DE LA FRATERNIDAD EN AMERICA DEL SUR.
FUNDÓ DOS EDITORIALES PARA DIFUNDIR LA CULTURA CATOLICA Y LAS BUENAS LETRAS, SIENDO UN GRAN IMPULSOR DE LA PROPAGANDA CATOLICA, Y ARTIFICE DE CURSOS DE CULTURA CATÓLICA, PRESIDENTE DE UNA VOCE ARGENTINA, REDACTOR Y LUEGO DIRECTOR DE LA REVISTA ROMA Y GESTOR Y PROMOTOR DE LA CRUZADA DEL ROSARIO.
GRAN DEFENSOR DE LA MISA DE SIEMPRE, FUE TERCIARIO FRANCISCANO Y GRAN DEVOTO DE LA SANTÍSIMA VIRGEN. TODO LO QUE HIZO —A VECES DIFERENCIANDOSE DEL RESTO— LO REALIZÓ POR SU PERSEVERANTE LUCHA POR LA RESTAURACIÓN DE LA TRADICION Y EL AMOR Y FIDELIDAD A LA SANTA MADRE IGLESIA.
OREMOS POR EL ETERNO Y MERECIDO DESCANSO DE UN CABALLERO CATÓLICO QUE LIBRO EL BUEN COMBATE.
NUESTRA COMUNIDAD RELIGIOSA AGRADECE DE MANERA PARTICULAR, POR EL APOYO ESPIRITUAL Y MATERIAL CON QUE EL ING. GOROSTIAGA ENTREGÓ LE HICIERA AL PADRE MAURICIO MARÍA -MIEMBRO DE NUESTRA SOCIEDAD RELIGIOSA- PARA PODER CONCLUIR SUS ESTUDIOS Y ASÍ LLEGAR A RECIBIR LA ORDENACIÓN SACERDOTAL, DIOS PAGUE TANTA GENEROSIDAD.


Aquí le dejamos una breve reseña de su vida tomada de: https://es.metapedia.org/

Mateo Roberto Gorostiaga Victorica (28 de octubre de 1922, Buenos Aires, Argentina - 9 de mayo de 2003, Buenos Aires, Argentina) fue un empresario y político argentino, destacado por su militancia a favor de la defensa y difusión de las tradiciones católicas, y por su lucha contra el comunismo y la masonería.

Biografía

Juventud

Gorostiaga nació en el seno de una familia perteneciente al patriciado argentino. Cursó sus estudios primarios y secundarios en la Escuela Argentina Modelo, y se recibió de ingeniero civil en la Universidad de Buenos Aires. En 1947 contrajo matrimonio con Carmen Ruíz Guiñazú, con la que tendría cuatro hijos.

Muy joven se incorporó a la Empresa Argentina de Cemento Armado, fundada por su padre. Fue también miembro del Centro Argentino de Ingenieros y de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa. Su ferviente devoción católica lo hizo convertirse en terciario franciscano.

Ciudad Católica

En 1959 Gorostiaga, siguiendo el consejo del Padre Georges Grasset, fue uno de los fundadores de la versión argentina de la organización francesa Cité Catholique. Lo acompañaron en la iniciativa el intelectual Juan Carlos Goyeneche, el militar Juan Francisco Guevara y el empresario Robert Pincemin.

El grupo, apadrinado por el Cardenal Antonio Caggiano, fue muy influyente en todo el espectro de las derechas argentinas durante la primera mitad de la década de 1960, publicando la revista Verbo, a la cual Gorostiaga dirigió.

Por esa época Gorostiaga publicó también una serie de reputados artículos en los que repudiaba tanto al comunismo como al liberalismo y proponía construir un orden social cristiano, que promoviese el desarrollo de una economía basada en la Doctrina Social de la Iglesia (los textos serían recogidos y ampliados en el libro Cristianismo o revolución de 1977).

SEPAC

Cuando en 1966 se produce el golpe de Estado que lleva a la presidencia al General Juan Carlos Onganía, Gorostiaga fue convocado para colaborar con el proceso socioeconómico y político que impulsaba el gobierno.

En consecuencia se puso al frente de la Secretaría de Estado de Promoción y Asistencia a la Comunidad (SEPAC), la cual dependía del Ministerio de Bienestar Social -que era en ese entonces dirigido por el empresario católico Roberto J. Petracca.

Como el trabajo social era una pieza clave en el gobierno de Onganía para combatir a la subversión, Gorostiaga suspendió sus actividades profesionales y le cedió la dirección de la revista Verbo a Adalberto Zelmar Barbosa y la conducción de la Ciudad Católica a Carlos Alberto Sacheri para dedicarse a tiempo completo a sus tareas de funcionario público. Su ambición era organizar un sistema corporativista de gran escala, en el que la idea marxista de la lucha de clases se volviera irrisoria.

De todos modos un conflicto entre católicos y liberales dentro del gobierno hizo que Gorostiaga se viese obligado a renunciar a su cargo en 1967.

Mecenas católico

Fuera del gobierno, Gorostiaga retomó sus actividades empresariales, dedicándose especialmente a incursionar en el ámbito de la construcción.

A su fortuna la invirtió en el cumplimiento de su apostolado católico. Por ello fundó la revista Roma a fines de 1967, una publicación que asumió la tarea de alertar a sus lectores sobre los nefastos frutos del Concilio Vaticano II y defender a la tradición católica contra las manipulaciones promovidas por la masonería infiltrada entre las filas del clero.

Otro de sus proyectos en el ámbito de la propaganda católica fue la creación de las editoriales Iction y Dictio. La primera estaba dedicada a publicar obras que contribuyesen a fortalecer el crecimiento espiritual, mientras que la segunda tenía por propósito difundir libros que preconizasen la imposición política del Reinado Social de Cristo.

Fue por su iniciativa que se consiguió la consagración de la Argentina al Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María el 30 de noviembre de 1969. Además lanzó una Campaña Nacional por el Rezo del Santo Rosario, mediante la cual repartió gratuitamente miles de rosarios a lo largo y ancho del territorio argentino, y contribuyó con la construcción de la Capilla "María Mediadora de todas las Gracias" y del Oratorio "Primacía y Realeza de Cristo y de María".

De corazón generoso, el empresario colaboró económicamente con la formación de seminaristas tradicionalistas y la manutención de sacerdotes que fuesen auténticos custodios de la fe. Fue presidente de la filial argentina de Una Voce, una organización internacional dedicada a difundir la misa tridentina.

De la FSSPX al Cónclave de Asís

En 1975, junto con miembros de la rama argentina de Tradición, Familia y Propiedad, Gorostiaga constituyó la Comisión de Defensa de la Fe de Siempre, a la cual se adhirieron organizaciones como la Agrupación Nacional de Familias Católicas y la Corporación Nacional de Profesionales Católicos, grupos como la Falange de la Fe, la Cruzada Tradicionalista Santo Tomás Moro, el Círculo San Atanasio, la Guardia de San Miguel y los Caballeros de María Reina, y personalidades como Olga Moreno, Álvaro Ramírez Arandigoyen, Ricardo Curutchet, y los sacerdotes Raúl Sánchez Abelenda y Hervé Le Lay.

Gorostiaga, en su rol de presidente de la coordinadora de católicos tradicionalistas, obró como anfitrión de Monseñor Marcel Lefebvre durante su recordada visita a la Argentina en 1977 en la que el prelado francés estuvo a punto de ser víctima de un atentado (el empresario llegó a ceder un galpón de la EACA para que el Arzobispo realizase una misa en la ciudad de Buenos Aires, pero la policía la prohibió, arguyendo que las leyes de la época impedían la realización de reuniones multitudinarias sin autorización expresa por parte de algún funcionario gubernamental). El vínculo entre el ingeniero y la Fraternidad Sacerdotal San Pío X fue muy fuerte, llegando a colaborar en la erección del Seminario de Nuestra Señora Corredentora en la localidad bonaerense de La Reja.

Sin embargo Gorostiaga rompería con Lefebvre en 1985, decepcionado con el prelado francés por no adherir al sedevacantismo que él profesaba.

Sitiéndose obligado a acabar con la vacancia del trono de San Pedro, Gorostiaga financió la propuesta de Monseñor José López Gastón de organizar un cónclave papal en el año 1994 en la ciudad italiana de Asís. Al mismo asistieron muchos laicos y clérigos sedevacantistas. Allí se escogió como Papa al sacerdote sudafricano Victor von Pentz, quien asumió su pontificado con el nombre de Lino II (y que renunciaría al cargo en 2007).

Gorostiaga falleció en Buenos Aires en el año 2003, a los 80 años de edad.

Revista Roma

La revista Roma, que circuló entre 1967 y 1994, fue una publicación de gran interés para los católicos tradicionalistas de habla hispana. Entre las plumas que colaboraron con la redacción estuvieron las de los sacerdotes Alfonso de GalarretaAlberto Ignacio EzcurraMoisés CarmonaAntônio de Castro MayerAlberto García Vieyra, Jose Luis Torres-Pardo y Alfonso M. Buteler, las de los intelectuales Rafael GambraBuenaventura Caviglia Cámpora, Juan Antonio Widow, Tomás Tello, Juan Alfredo Casaubon y Wigand Siebel, la del científico Julio Garrido, la del empresario Federico Bracht, y la de los teólogos Homero Johas y Araí Daniele. Además la revista publicó numerosas páginas clásicas de la teología católica.

El director de Roma desde su creación fue el abogado Andrés de Asboth, un hombre perteneciente a la nobleza de Hungría en el exilio. Sin embargo, cuando en 1985 el ingeniero Gorostiaga se alejó de la FSSPX, de Asboth se mantuvo fiel a la organizacion lefebvrista, por lo que renunció a la dirección de Roma y creó Roma Aeterna, su propia publicación que editó hasta mediados de la década de 1990.

Bilbliografía

  • Naturaleza y fin de la empresa comunista. Buenos Aires: Iction, 1968.
  • Organización profesional corporativa. Buenos Aires: Roma, 1973.
  • La necesaria descentralización profesional y municipal. Buenos Aires: Roma, 1976.
  • Cristianismo o revolución: para una restauración cristiana de la patria. Buenos Aires: Iction, 1977.
  • La misa, la obediencia y el Concilio Vaticano II. Buenos Aires: Fundación, 1979.
  • Economía para la Argentina de hoy. Buenos Aires: Dictio, 1982.

TAMBIÉN EN U.S.A. FUE CONMEMORADA NTRA. SRA. DE LUJÁN



miércoles, 4 de mayo de 2022

A MANERA DE AGRADECIMIENTO... ¿POR QUÉ LOS NIÑOS DEBEN APRENDER EL CATECISMO?

 Con gran alegría hemos recibido ayer, en el día en que la Iglesia conmemoraba la Festividad del hallazgo de la Santa Cruz, los cien libritos de Catecismo de primeras nociones, enviados caritativa y generosamente por un sacerdote amigo y colega de la FSSPX, a quien le agradecemos infinitamente.


Dios creó al hombre para que alcance, después de esta vida, la eterna salvación. “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma?” (Mt. 16,26)

Para salvar el alma, son necesarias cuatro cosas:

Ø Creer lo que Dios nos ha revelado, contenido en el Credo.
Ø Hacer lo que Dios nos manda para merecer el cielo, es decir, cumplir los Mandamientos.
Ø Recibir lo que Dios nos ofrece: los Sacramentos que nos dan la gracia, anticipo de la vida eterna.
Ø Pedir a Dios con la Oración lo necesario para salvarnos. “el que reza se salva, el que no reza se condena” (San Alfonso).
Todo esto es lo que los niños aprenden en el Catecismo. El Catecismo les abre a los niños las puertas del cielo y les muestra el camino para llegar a él.
Y es muy importante que lo aprendan siendo niños, pues por lo general, la felicidad o desgracias eternas dependen de la primera edad. El niño que se educa en la virtud, la va a conservar hasta el fin; y si por desgracia cayera en una mala vida, a la hora de la muerte va a saber cómo y a quién pedir perdón.
Por eso, piensen los padres la enorme responsabilidad que tienen. No sólo deben enviar sus hijos al Catecismo, sino también darles ejemplo de vida cristiana. El día de mañana tendrán que dar cuenta ante Dios de la formación de sus hijos.
Enviándolos al catecismo, los padres hacen a sus hijos el mayor bien: les dan los medios para su eterna felicidad.
También los padres cristianos en su ancianidad encontrarán en sus hijos bien educados, un “bastón” en quién apoyarse.



(Padre Emilio S.R.S.L.R.F. con el grupo de Catecismo  de la Capilla Inmaculado Corazón de María en FL. U.S.A.)

lunes, 2 de mayo de 2022

ELLOS TIENEN LOS TEMPLOS, NOSOTROS LA FE... : CARTA DE SAN ATANASIO (UN TEXTO DE MUCHA ACTUALIDAD PARA HOY EN QUE LA SECTA APOSTATA DEL VATICANO SEGUNDO HA USURPADO TODOS LOS TEMPLOS QUE HASTA HACE CINCUENTA AÑOS PERTENECIAN A LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA)





"Que Dios os consuele. He sabido que no sólo os entristece mi exilio, sino sobre todo el hecho de que los otros, es decir los arrianos. se han apoderado de los templos por la violencia y entre tanto vosotros habéis sido expulsados de esos lugares. Ellos entonces poseen los templos. Vosotros en cambio la tradición de la Fe apostólica. Ellos, consolidados en esos lugares, están en realidad al margen de la verdadera Fe, en cambio vosotros, que estáis excluidos de los templos, permanecéis dentro de esa Fe. Confrontemos pues qué cosa sea más importante, el templo o la Fe, y resultará evidente desde luego, que es más importante la verdadera Fe. Por tanto, ¿quién ha perdido más, o quién posee más, el que retiene un lugar, o el que retiene la Fe? El lugar ciertamente es bueno, supuesto que a11í se predique la Fe de los Apóstoles, es santo, si allí habita el Santo. (¿No es para hoy esta carta?}. Vosotros sois los dichosos que por la Fe permanecéis dentro de la Iglesia, descansáis en los fundamentos de la Fe, y gozáis de la totalidad de la Fe, que permanece inconfusa. Por tradición apostólica ha llegado hasta vosotros, y muy frecuentemente un odio nefasto ha querido desplazarla, pero no ha podido; al contrario, esos mismos contenidos de la Fe que ellos han querido desplazar, los han destruido a ellos. Es esto en efecto lo que significa afirmar: "TU ERES EL HIJO DE DIOS VIVO". Por tanto, nadie prevalecerá jamás contra vuestra Fe, mis queridos hermanos, y si en algún momento Dios os devolviere los templos, será menester el mismo convencimiento: que la Fe es más importante que los templos.

Y precisamente una Fe tan viva suple para vosotros, por ahora, la devolución de los templos. No es que yo hable sin respaldo de la Escritura, por e1 contrario, os digo con énfasis que os conviene confrontar sus testimonios. Recordad precisamente que el templo era Jerusalén, y que el templo no estaba en el desierto cuando los enemigos lo invadieron. Los invasores venidos de Babilonia habían irrumpido como juicio de Dios, que probaba o que corregía y que, precisamente por medio de estos enemigos ávidos de sangre imponía castigo a los que lo ignoraban. Los extranjeros, pues, se posesionaron del lugar, pero éstos, en el lugar, negaban a Dios. Justamente porque no sólo no tenían respuestas adecuadas, ni las proferían, sino que estaban excluidos de la verdad. Por tanto ahora también, ¿de qué les sirve tener los templos? Si efectivamente, los tienen, pero eso a los ojos de quienes se mantienen fieles a Dios indica que son culpables, porque han hecho cueva de ladrones y casas de negocios, o sitios de disputas vanas lo que antes era un lugar santo, de modo que ahora les pertenece a quienes antes no les era lícito entrar. Muy queridos, por haberlo oído de quienes han llegado hasta aquí, sé todo esto y muchas otras cosas peores; pero, repito, cuanto mayor es el empeño de éstos por dominar la Iglesia, tanto más están fuera de ella. Creen estar dentro de la verdad, aunque en realidad están excluidos de ella, prisioneros de otra cosa, mientras la Iglesia, desolada, sufre la devastación de estos supuestos benefactores".

Hasta aquí La carta de San Atanasio, del año 356 exactamente.

martes, 26 de abril de 2022

PARA TENER BIEN EN CUENTA...

 

En el año 1970, como directa consecuencia de las “reformas” del Concilio Vaticano II, La Misa Católica fue totalmente cambiada. El rito, el latín, la reverencia y gran parte de la doctrina católica fueron lanzadas por la ventana. A esto le siguió el actual desastre. La asistencia a Misa disminuyó, se cambió la fe, decayeron las vocaciones sacerdotales y religiosas, vertiginoso fue el aumento de católicos que abandonaron la fe de sus mayores para pasar a engrosar las filas de las sectas protestantes, sin sentir ninguna resistencia de parte de un clero gangrenado por las ideas modernistas y revolucionarias.
Los sacerdotes de nuestra Sociedad Religiosa tratan de permanecer fieles a la verdadera Misa de Siempre —a la Iglesia, al Catecismo y a la devoción milenaria y verdadera, perenne y permanente, que no puede cambiar. Tratan a la Santa Misa y al Cuerpo y Sangre de Cristo como lo que son ― las cosas más sublimes y sagradas del Universo, es por eso que no permiten que los fieles reciban la sagrada Comunión en la mano y el único que la distribuye es el sacerdote que para eso tiene las manos consagradas por el Obispo desde el día de su ordenación sacerdotal. Predican solamente las verdades eternas de la fe católica —no baratas pavadas sentimentaloides, futilezas ni falso ecumenismo claudicante. En nuestras capillas se celebra la Misa según el antiguo y venerable rito latino, cuyas oraciones centrales han sido las mismas desde los días en que nuestros antesesores en la fe emergieron de las catacumbas. Como católicos, tenemos el derecho de escuchar la pura y santa doctrina. Quien quiera creer lo que los católicos siempre creyeron y adorar a Dios como lo hicieron siempre los católicos, debe asistir a Misa a nuestras capillas, y si no pueden por habitar en otros lugares, deben contactarnos para que le indiquemos los lugares en dónde se celebra la Misa Católica.

sábado, 23 de abril de 2022

DOMINGO IN ALBIS, PRIMERO DESPUÉS DE PASCUA Año Litúrgico – Dom Prospero Gueranger ...


CADA DOMINGO ES UNA PASCUA. — Vemos hoy Sábado a los neófitos clausurar su Octava de la Resurrección. Antes que nosotros habían participado del admirable misterio del Dios resucitado, y antes que nosotros debían acabar su solemnidad. Este día es, pues, el octavo para nosotros, que celebramos la Pascua el Domingo y no la anticipamos a la tarde del Sábado. Nos recuerda las alegrías y grandezas del único y solemne Domingo que reunió a toda la cristiandad en un mismo sentimiento de triunfo. Es el día de la luz que oscurece al antiguo Sábado; en adelante el primer día de la semana es el día sagrado; le señaló dos veces con el sello de su poder el Hijo de Dios. La Pascua está, pues, para siempre fijada en Domingo y como dejamos dicho en la “mística del Tiempo Pascual”, todo domingo en adelante será una Pascua.
Nuestro divino resucitado ha querido que su Iglesia comprendiese así el misterio; pues, teniendo la intención de mostrarse por segunda vez a sus discípulos reunidos, esperó, para hacerlo, la vuelta del Domingo. Durante todos los días precedentes dejó a Tomás presa de sus dudas; no quiso hasta hoy venir en su socorro, manifestándose a este Apóstol, en presencia de los otros, y obligándole a renunciar a su incredulidad ante la evidencia más palpable. Hoy, pues, el Domingo recibe de parte de Cristo su último título de gloria, esperando que el Espíritu Santo descienda del cielo para venir a iluminarle con sus luces y hacer de este día, ya tan favorecido, la era de la fundación de la Iglesia cristiana.

LA APARICIÓN A SANTO TOMÁS. — La aparición del Salvador al pequeño grupo de los once, y la victoria que logró sobre la infidelidad de un discípulo, es hoy el objeto especial del culto de la Santa Iglesia. Esta aparición que se une a la precedente, es la séptima; por ella Jesús entra en posesión completa de la fe de sus discípulos. Su dignidad, su prudencia, su caridad, en esta escena, son verdaderamente de un Dios.
Aquí también, nuestros pensamientos humanos quedan confundidos a la vista de esa tregua que Jesús otorga al incrédulo, a quien parecía debía haberle curado sin tardanza de su infeliz ceguera o castigarle por su insolencia temeraria. Pero Jesús es la bondad y sabiduría infinita; en su sabiduría, proporciona, por esta lenta comprobación del hecho de su Resurrección, un nuevo argumento en favor de la realidad de este hecho; en su bondad, procura al corazón del discípulo incrédulo la ocasión de retractarse por sí mismo de su duda con una protesta sublime de dolor, de humildad y de amor. No describiremos aquí esta escena tan admirablemente relatada en el trozo del Evangelio que la Santa Iglesia va en seguida a presentarnos. Limitaremos nuestra instrucción de este día a hacer comprender al lector la lección que Jesús da hoy a todos en la persona de santo Tomás. Es la gran enseñanza del Domingo de la Octava de Pascua; importa no olvidarla, por que nos revela, más que ninguna otra, el verdadero sentido del cristianismo; nos ilustra sobre la causa de nuestras impotencias, sobre el remedio de nuestras debilidades.

LA LECCIÓN DEL SEÑOR. — Jesús dice a Tomás: “Has creído porque has visto; dichosos los que no vieron pero creyeron”. Palabras llenas de divina autoridad, consejo saludable dado no solamente a Tomás, sino a todos los hombres que quieren entrar en relaciones con Dios y salvar sus almas. ¿Qué quería, pues, Jesús de su discípulo? ¿No acababa de oírle confesar la fe de 1a. cual estaba ya penetrado? Tomás, por otra parte, ¿era tan culpable por haber deseado la experiencia personal, antes de dar su adhesión al más asombroso de los prodigios? ¿Estaba obligado a creer las afirmaciones de Pedro y de los otros, hasta el punto de tener que, por no darlas asentimiento, faltaba a su Maestro? ¿No daba prueba de prudencia absteniéndose de asentir hasta que otros argumentos le hubiesen revelado a él mismo la realidad del hecho? Sí, Tomás era hombre prudente, que no se fiaba demasiado; podía servir de modelo a muchos cristianos que juzgan y razonan como él en las cosas de la fe. Y con todo eso, ¡cuán abrumadora, aunque llena de dulzura, es la reprensión de Jesús! Se dignó prestarse, con condescendencia inexplicable, a que se verificase lo que Tomás había osado pedir: ahora que el discípulo se encuentra ante el maestro resucitado, y que grita con la emoción más sincera: “¡Oh, tú eres mi Señor y mi Dios!” Jesús no le perdona la lección que había merecido. Era preciso castigar aquella osadía, aquella incredulidad; y el castigo consistirá en decirle: “Creíste, Tomás, porque viste.”
Nota de C. A.: Debido a las primeras palabras del Introito, a este domingo también se le llama “de Cuasimodo” – Quasi modo geniti infantes… Como niños recién nacidos…