Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

CONMEMORACIÓN DE LOS FIELES DIFUNTOS

Ayer recordábamos la fiesta de todos los Santos, los que ya gozan del Señor. Hoy recordamos a los que se purifican en el purgatorio, antes de su entrada en la gloria. Bienaventurados los que mueren en el Señor, nos recuerda el Apocalipsis. Y añade: Nada manchado puede entrar en el cielo.
El Purgatorio es la mansión temporal de los que murieron en gracia, hasta purificarse totalmente. Es el noviciado de la visión de Dios, dice el P. Fáber. Es el lugar donde se pulen las piedras de la Jerusalén celestial. Es el lazareto en que el pasajero contaminado se detiene ante el puerto, para poder curarse y entrar en la Patria.
Pero en el Purgatorio hay alegría. Y hay alegría, porque hay esperanza. Del lado que caiga el árbol, así quedará para siempre, dice un sabio refrán. Y en el Purgatorio sólo están los salvados. En la puerta del infierno escribió Dante: «Dejad toda esperanza los que entráis». En la del purgatorio vio Santa Francisca Romana: «Esta es la mansión de la esperanza».
Es una esperanza con dolor: el fuego purificador. Pero es un dolor aminorado por la esperanza. El lingote de oro es arrojado al fuego para que se desprendan las escorias. Así hay que arrancar las escorias del alma, para que, como un vaso perfecto, pueda presentarse en la mesa del rey.
La ausencia del Amado es un cruel martirio, pues el anhelo de todo amante es la visión, la presencia y la posesión. Si las almas santas ya sufrieron esta ausencia en la tierra -«que muero porque no muero», clama Santa Teresa-, mucho mayor será el hambre y sed y fiebre de Dios que sientan las almas ya liberadas de las ataduras corporales.
Las almas del Purgatorio ya no pueden merecer. Pero Dios nos ha concedido a nosotros el poder maravilloso de aliviar sus penas, de acelerar su entrada en el paraíso. Así se realiza por el dogma consolador de la comunión de los santos, por la relación e interdependencia de todos los fieles de Cristo, los que están en la tierra, en el cielo o en el Purgatorio. Con nuestras buenas obras y oraciones -nuestros pequeños méritos podemos aplicar a los difuntos los méritos infinitos de Cristo.
Ya en el Antiguo Testamento, en el segundo libro de los Macabeos, vemos a Judas enviando una colecta a Jerusalén para ofrecerla como expiación por los muertos en la batalla. Pues, dice el autor sagrado, es una idea piadosa y santa rezar por los muertos para que sean liberados del pecado.
Los paganos deshojaban rosas y tejían guirnaldas en honor de los difuntos. Nosotros debemos hacer más. «Un cristiano, dice San Ambrosio, tiene mejores presentes. Cubrid de rosas, si queréis, los mausoleos, pero envolvedlos, sobre todo, en aromas de oraciones».
De este modo, la muerte cristiana, unida a la de Cristo, tiene un aspecto pascual: es el tránsito de la vida terrena a la vida eterna. Por eso, a lo que los paganos llamaban necrópolis -ciudad de los muertos- los cristianos llamamos cementerio -dormitorio o lugar de reposo transitorio-. Así se entiende que San Francisco de Asís pudiese saludar alegremente a la descarnada visitante: «Bienvenida sea mi hermana la muerte». Y con más pasión aún Santa Teresa: «¡Ah, Jesús mío! Ya es hora de que nos veamos».
Este es el sentido de la Conmemoración de los fieles difuntos. Como Conmemoración litúrgica solemne, la estableció San Odilón, abad de Cluny, para toda la Orden benedictina. Las gentes recibieron con gusto la iniciativa. Roma la adoptó y se extendió por toda la cristiandad. (En visita al cementerio de Vedia)





7 comentarios:

  1. Espero que tengan un buen y santo dia recordando en sus misas a todos los fieles difuntos, muy buenas las fotos,que Dios los bendiga. Fr Emilio

    ResponderEliminar
  2. Una pregunta, y va con respeto ¿reciben algún dinero ustedes de lavandina ayudín?
    pregunto`porque en el cementerio sale la propaganda en primera plana.
    Estela de Carloto

    ResponderEliminar
  3. No Estela, no recibimos dinero alguna de Ayudín lavandina, solo que el cementerio tiene esas botellitas para que la gente traslade agua a los floreros de sus muertos.
    Por otra parte no creo que vos seas la que creo que sos, ja-ja, si sos mandanos unos pesos ya que a vos te sobran y esos sí que son del pueblo.
    P.Mauricio

    ResponderEliminar
  4. Gracias P.Emilio, esta tarde vamos al cementerio con unos fieles a realizar unos responsos y llevar flores ya que tenemos muchísimas, en el pasquín de Vedia no sale horario alguno sobre si la secta del vaticano segundo realiza algúna parodia de misa hoy en esa necrópolis, espero no encontrarlos ja-ja.
    P.Mauricio

    ResponderEliminar
  5. Me gustaría saber el nombre -si se puede- del gorrito ese que llevan los sacerdotes católicos en la cabeza, siempre me pareció algo cómico, pero lindo.
    Mariela Gomez

    ResponderEliminar
  6. SÍ, EL NOMBRE DEL GORRITO NEGRO ES BONETE O TRICORNIO, TENGO ENTENDIDO QUE EN ARGENTINA NO ERA OBLIGATORIO, AUNQUE HE VISTO FOTOS VIEJAS EN DONDE MUCHOS CURAS LO USABAN, EN EUROPA Y EN U.S.A. LO USAN SIEMPRE, ALGUNOS DICEN QUE QUEDÓ EN DESUSO CON PAULO VI, NO ESTOY MUY SEGURO DE ESA VERSIÓN, DE TODAS MANERAS NO ES IMPORTANTE. NOSOTROS LO USAMOS PORQUE LO TENEMOS, AL PADRE EMILIO NO LE GUSTA Y SIEMPRE ME DICE PARA QUE LO USO, SI AQUI NO ES OBLIGATORIO.
    POR ÚLTIMO, LOS TRES CUERNITOS QUE DECORAN EL BONETE SON EN HONOR A LAS TRES PERSONAS DIVINAS, AUNQUE OTROSDICEN QUE ES POR LAS TRES VIRTUDES TEOLOGALES, YO NO SABRÍA DECIRTE Y NO TIENE MAYOR IMPORTANCIA YA QUE ES OTRO MAMUECHE INVENTADO POR LOS CURAS.
    P.MAURICIO

    ResponderEliminar
  7. Excelentes las fotos. Saludos en Cristo Rey!

    ResponderEliminar